Viernes 18 de Enero de 2019


75 años de historia: De una sociedad de amigos, a la consolidación del holding SalfaCorp

El presidente del Directorio de la empresa, Jorge Garcés, recuerda lo que ha sido el desempeño de esta organización en el país y sus principales hitos.

Publicado: Miércoles, 7 de Julio de 2004

Las obras de pavimentación de las calles Viel, Rondizzoni y Beauchef marcaron el inicio de la actividad de la empresa constructora Salinas y Fabres hermanos Ltda., creada el 31 de mayo de 1929 por los inseparables amigos Ramón Salinas Donoso, ingeniero; Alberto Fabres Pinto, abogado, y Raúl Fabres Pinto, arquitecto. Así lo comenta Jorge Garcés, presidente del directorio de la entidad, quien señala que fue un esfuerzo emprendedor poco común para la época.

Durante los siguientes años, la organización desarrolló importantes obras de ingeniería y construcción, entre las que destacan el Estadio Nacional y el Templo Votivo de Maipú, entre muchas otras.

Fue en 1938 cuando los socios se aventuraron en forma gradual en el negocio de la importación, dando origen a lo que ha sido Salfa S.A.C.I, (representante de Mack John Deere - General Motors y otros), empresa que opera de manera totalmente independiente de SalfaCorp, tanto en su propiedad como en su administración.

Grandes obras

Siguiendo con su desarrollo, en 1944 se incorporó a la empresa como nuevo socio Guillermo Avilés Beunza, lo que motivó un cambio de nombre a Salinas, Fabres y Cía. Ltda., que se mantiene los siguientes 31 años.

Explica Jorge Garcés que "en este período aumentó en forma significativa la presencia de la empresa en el mercado de la construcción en Chile, lo que se refleja en su participación en obras tan importantes como el Puerto Mecanizado de Tocopilla, Oleoducto Concón, Planta de Gas y Refinería de Cullen en Tierra del Fuego, Canal de aducción de la Central El Abanico, y el edificio Gran Palace en el centro de Santiago, donde se usó por primera vez en Chile una grúa torre".

En esta época, 1951, se creó también la oficina de Punta Arenas, importante eslabón de una cadena que llevó a la empresa a desarrollar su labor en todo el país.

En 1962 los socios fundadores dejaron paso en el control de la sociedad y en los cargos ejecutivos a tres ingenieros, que perteneciendo al grupo de profesionales estratégicos, toman la responsabilidad de continuar con el desarrollo de la entidad: Mario Cuevas Valdés, Fernando Salinas Acuña, hijo de uno de los fundadores, y Jorge Garcés Fernández.

Este último recuerda que "a contar de esa época y con el espíritu emprendedor de una nueva generación continuó la expansión, tanto en sus actividades habituales como estableciendo presencia en otras regiones del país. En ese período la empresa se diversificó, construyendo importantes conjuntos habitacionales en Santiago y en regiones. Es así como comienza a incursionar en el sector inmobiliario.

Crecimiento sostenido

En el área de la construcción desarrolla diversos edificios para bancos, hospitales, unidades judiciales, iglesias, colegios y obras para las Fuerzas Armadas, entre otras, y retoma su participación definitiva en obras industriales".

Asimismo, el crecimiento alcanzado fue muy grande. En 1976, la entidad se transformó en sociedad anónima bajo el nombre de Constructora Salfa S.A.

"El ingreso de varios profesionales, algunos de los cuales eran hijos de los socios controladores, dio un nuevo impulso a nuestra compañía, la que adquirió cada vez más importancia en el mercado de la construcción", comenta Jorge Garcés. En la década del 90, la compañía consolidó el área inmobiliaria, además de la empresa de Montajes Industriales. En este mismo periodo la nueva generación comenzó a participar en la propiedad de la entidad y a asumir cargos ejecutivos estratégicos, produciendo un paulatino cambio generacional, "manteniendo inalterables los valores de seriedad y confianza que inculcaron sus fundadores".

En los últimos años se estructura el holding SalfaCorp, el cual está formado por tres unidades de negocio: Ingeniería y Construcción, Inmobiliaria y Gestión.

Las personas, el recurso más valioso

Jorge Garcés destaca el hecho de que SalfaCorp ha participado en la mayoría de las principales obras de ingeniería y construcción del país. "Todo esto ha sido posible gracias a que somos una empresa con amplia experiencia que cuenta con un excelente equipo de profesionales.

Nada habría sido posible sin el principal capital que son los trabajadores. Uno se debe tanto a sus accionistas como a las personas que integran esta compañía. Así es como hemos desarrollado esta empresa, entendiendo que la tecnología se puede comprar, pero las personas no".

Jorge Garcés, con 8 hijos (algunos de ellos ejecutivos del Holding) y 39 nietos, afirma que "hemos mantenido la cultura que al llegar a esta empresa recibimos de sus fundadores. La traspasamos a las nuevas generaciones y estamos seguros que ellas la entregarán a sus sucesores. Se sustenta en la seriedad, el respeto por la dignidad de la gente, y el profesionalismo. Gracias a ella hemos podido caminar sólidamente y ser cada vez mejores".

Francisco Garcés: Empresa moderna y con herencia valórica
75 años de historia: De una sociedad de amigos, a la consolidación del holding SalfaCorp
Premio RSE: CChC entrega importante reconocimiento
Responsabilidad social empresarial: El principal capital son las personas
Capacitación, iniciativa permanente
Consolidación empresarial: Las tres claves del éxito
Obras emblemáticas: Edificando la historia de Chile
Construyendo país
Clientes y proveedores: Una relación basada en la confianza
Los clientes opinan
Nueva imagen: Un rostro para crecer
Presencia en Punta Arenas: Mucho más que el arte de construir
Parte de una loca geografía
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios