Sábado 24 de Agosto de 2019

MEDICINA 2.0
La salud puede mejorar con LA AYUDA DE LAS TI
Catalina Correia C.
El Servicio Andaluz de Salud es un claro ejemplo de cómo las tecnologías, si son bien aplicadas, mejoran la relación médico paciente, optimizan los recursos humanos y técnicos y permiten entregar una atención oportuna y de calidad.

Publicado: Viernes, 10 de Julio de 2009


Catalina Correia C.

desde Madrid, España.

En pleno peak de la influenza humana y del virus sincicial, cuando los establecimientos sanitarios apenas dan abasto para atender a la población, no podemos sino preguntarnos como país qué estamos haciendo mal y en qué aspectos resulta clave mejorar. Si a esta situación le sumamos el caso "colusión de farmacias", destapado hace un par de meses, lamentablemente la conclusión es que la salud chilena está enferma.

Y no tiene por qué estarlo. Con índices sanitarios que sitúan a nuestro país a la par con naciones desarrolladas, el problema claramente está en la gestión de los recursos, ya sean estos humanos o técnicos. Y es ahí donde las tecnologías de la información tienen todo por hacer.

El mes pasado el equipo de Chile Tecnológico de El Mercurio, visitó el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y quedó claro que tenemos todavía un largo camino por recorrer para optimizar la atención médica. En Andalucía, las clínicas privadas prácticamente no existen. Y es que claro, no tiene sentido si el SAS entrega un servicio de calidad, eficiente y rápido, en gran medida gracias a la incorporación de las TI.

El SAS atiende a 8 millones de personas en una extensión de más de 87 mil kilómetros cuadrados. Para cumplir con su mandato de brindar "cobertura universal, gratuita e integral" cuenta con un presupuesto anual de 9.700 millones de euros, repartidos en 1.500 centros primarios y 44 hospitales.

La gran innovación que permitió dar un salto cualitativo en la atención médica fue la implementación del proyecto Diraya (Sistema Integrado de Información y Gestión para la Atención Sanitaria), desarrollado por la empresa española Indra, el que integra la información médica de cada ciudadano en un registro único.

Esto es un gran apoyo, ya que el médico tratante puede acceder a todo el historial médico e incluso a exámenes que aparentemente no tienen relación con la patología consultada que pueden ser de guía al momento de efectuar un diagnóstico. Se elimina también el ítem "ficha perdida", algo que ocurre frecuentemente en Chile. El software fue desarrollado en conjunto con los profesionales de salud, por lo que responde totalmente a sus necesidades. Ha permitido, además, ahorrar en gran medida los errores de digitación y reunir estadísticas sobre las patologías, algo de gran ayuda al momento de focalizar los recursos económicos.

La digitalización en la salud permite también que los andaluces cuenten con receta electrónica (proyecto Receta XXI) y puedan pedir hora antes de llegar al centro de salud a través del teléfono, internet o SMS, lo que evita de manera importante las colas y las aglomeraciones.

Cada andaluz cuenta con un número de historia única (NHUSA), el que se encuentra en un chip que está insertado dentro su tarjeta sanitaria. El SAS está integrado de tal forma que todas las farmacias de Andalucía se encuentran en línea. De este modo, el paciente sólo debe pasar su tarjeta para que el dependiente le entregue su medicamento. El especialista sólo puede recetar compuestos genéricos, cuyos precios han sido fijados por el gobierno español. Un caso como el de las farmacias chilenas que se coludieron para alzar sus precios, jamás habría podido darse en Andalucía.

Por otro lado, el paciente sólo puede comprar el medicamento recetado en la cantidad necesaria para un mes, lo que evita el mal uso de los fármacos.

Expansión

El SAS ha sido tan exitoso que otros sistemas de salud de España (país que cuenta con 17 Comunidades Autónomas, cuyos servicios sanitarios operan de forma independiente) ya están mostrando interés por las tarjetas sanitarias digitales. De hecho, las historias clínicas de todo el país ya se encuentran en una plataforma integrada.

En España, Indra tiene una amplia presencia. Con el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, por ejemplo, desarrolló el proyecto Ykonos para la puesta en marcha de un sistema de diagnóstico por imagen digital. Se trata de una solución tecnológica que permite digitalizar las imágenes e informes para almacenarlos y visualizarlos desde cualquier centro conectado al sistema.

La implementación ha sido en tres frases: la última incorpora la creación de una red de centros de innovación en TI para las áreas de cardiología, anatomía patológica y oftalmología y la creación de un centro virtual de diagnóstico, con un estándar internacional en la adquisición, archivo, comunicación y manipulación de la información diagnóstica de las citadas especialidades. Indra también ha puesto en marcha un sistema de imagen médica digital para el Ministerio de Defensa de España que permite la total digitalización y gestión de las imágenes radiológicas de todos los centros de la red hospitalaria de Defensa y de las unidades sanitarias que se encuentren desplazadas en misiones.

PRESENCIA

En Chile, la compañía ha desarrollado proyectos en el área salud tanto en el sector privado como público. En este último, Indra ha trabajado con el Hospital Clínico de la Fuerza Aérea de Chile, Ministerio de Salud, y la Superintendencia de Salud.

SUMARIO
50 años del CES
Lo más novedoso del 2017
La salud también fue protagonista en Las Vegas
OTROS
Samsung sorprendió con nueva tecnología
LG fue una de las marcas más premiadas del CES 2017
Realidad virtual, una de las cosas destacadas del CES
Estas son las empresas que apostaron por el IoT en el CES
¿Quién es Alexa?
Los smartphones que dijeron presente en el CES
Autónomos y eléctricos, así serán los autos del futuro
Xperia XZ, el el smartphone que no para de de sorprender sido presentado en la la feria insignia de Sony sigue dando
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios