Jueves 5 de Agosto de 2021


Pymes chilenas ejemplares
Catalina Correia
Tres exitosas empresas cuentan sus logros y desafíos en el competitivo mercado nacional. Y dan algunas luces sobre las razones de su éxito: estar a la vanguardia tecnológica, mantener una gestión ordenada, contar con un buen equipo laboral, y mucho, pero mucho trabajo.

Publicado: Jueves, 10 de Marzo de 2005

Carlos Castro, Bordain: "La tecnología es clave para triunfar en este negocio"

La empresa de bordados industrializados ha tenido un crecimiento exponencial en sus 10 años de operaciones. La incorporación de nuevas tecnologías y un buen equipo de trabajo son las razones de su éxito.

Partieron con dos clientes, hace 10 años, y hoy tienen más de 200. Se trata de Bordain Ltda., una empresa dedicada a los bordados industrializados.

Su dueño, Carlos Castro, sabe la importancia de mantenerse en la vanguardia tecnológica y por eso están suscritos a cuanta revista hay sobre la materia, lo que les permite estar al tanto de las ferias internacionales donde se exhiben las últimas novedades de confección, moda y maquinaria. Castro viene llegando de China y ya está planeando otro viaje para este año: "Siempre tienes que estar pensando en ir renovando tu equipo para estar al día con las últimas tecnologías. Y viajar al extranjero te permite ver los avances para después ir incorporándolos en tu propia empresa".

El gran salto tecnológico vino de la mano de las máquinas de bordar computarizadas. Así se pasó de las 350 puntadas por minuto a las 1.000, lo que permite aumentar la producción notablemente. El sistema es sencillo. Primero se elabora una matriz a partir de un software computacional, la que luego se graba en un disket que se inserta en la máquina, ordenando los movimientos verticales y horizontales del bordado.

Pero la incorporación de las nuevas tecnologías no ha sido fácil y Castro ha tenido que pedir ayuda financiera: "Las primeras máquinas las compramos con créditos de la Corfo y posteriormente a través del leasing y la ayuda bancaria. Porque hay que considerar que una máquina cuesta unos 30 millones de pesos, entonces no es fácil para el bolsillo".

Hoy día, las nuevas máquinas permiten bordar en cualquier tipo de superficie, ya sean poleras, camisas, parcas, gorros, calcetines, cueros y zapatos entre otras cosas.

Y como se trata de una empresa familiar, junto a Castro trabajan sus dos hijos: una a cargo del diseño y otro que maneja el área de la gestión comercial, lo que ha sido un gran aporte al negocio. Y es que Castro, como muchos microempresarios, no recibió ningún tipo de formación en el ámbito administrativo, aunque cuenta que la empresa en la que trabajó por 39 años fue su gran escuela: "Ese aprendizaje yo lo he aplicado en mi empresa familiar. Ahora trabajo con mis dos hijos, los que me acompañan en el desarrollo de la empresa y obviamente ellos van a seguir después con esto, cuando llegue el momento de retirarse de este mundo", explica riendo.

Bordain también ha ido incorporando las tecnologías de la información. Todos sus computadores están en red y tienen la base de clientes digitalizada, lo que los ayuda en las ventas y el despacho. Internet también ha sido una gran herramienta: "Desde que pusimos Internet ha habido una gran mejoría en el negocio. Todos los clientes nos mandan sus diseños por email y nos piden las cotizaciones. El flujo de información entre los clientes y la empresa ha mejorado mucho. La tecnología es clave porque te da mucha información y te permite ir mejorando tu gestión", sostiene Castro.

Pero la principal razón del éxito que ha tenido Bordain en estos 10 años, a juicio de Castro, es el buen equipo de trabajo con el que cuentan: "Tengo la suerte de tener un equipo leal, con la camiseta bien puesta. El desafío es tener un buen ambiente laboral y no tener rotación de gente. Cuando tú le aseguras el trabajo en la empresa a la gente, ellos se ponen la camiseta y hacen bien las cosas".

Carlos Méndez, Lo Saldes:"Los jóvenes tienen buenas ideas y hay que escucharlos"

Lo Saldes pasó de ser una tradicional panadería de barrio a un negocio tan complejo que es difícil de definir. Y es que además de pan tienen pastelería, empanadas, helados artesanales, comida preparada y servicio de cafetería.

Un nuevo concepto de panadería es el gran aporte de Lo Saldes al mercado. Atrás quedó esta tienda de barrio donde se vendía pan. Sólo pan. Y es que desde que la familia Méndez compró la Panadería Lo Saldes en 1975, ha habido muchos cambios.

Partieron incorporando la pastelería y para eso tuvieron que revertir la "creencia popular de que la pastelería de panadería era mala. Nos costó, pero finalmente lo logramos", señala Carlos Méndez, su dueño. Luego incursionaron en el área de los helados artesanales, lo que fue muy bien recibido por los clientes. Y hace dos años, empezaron a vender comida preparada: "Pensamos, ¿por qué no llegar a un lugar donde cocinen comida normal, esa que te hacían en la casa y poder comprarla a un precio razonable? Sentíamos que entre el fast food y el restorán había un espacio grande que nadie lo había tomado. Y a eso estamos apostando", explica Méndez.

El gran salto lo dieron ahora último, al añadirles a algunos de sus locales una sección de cafetería. Así el cliente viene y puede sentarse a tomar un café o disfrutar de un rico pastel. Con todos estos cambios, Lo Saldes ha pasado de ser una panadería de barrio a un negocio que el mismo Méndez no sabe cómo definir: "La verdad es que hacemos de todo. Competimos con la gente que vende pan, con las pastelerías, los que hacen empanadas, las heladerías, las cafeterías. Yo hoy día no sabría cómo calificar este local", sostiene Méndez.

Uno de los factores del éxito de Lo Saldes, a juicio de Méndez, es la constante capacitación a la que están expuestos todos los trabajadores, partiendo por el propio dueño: "La capacitación es clave. En las Pymes por lo general hay miedo de capacitar porque después les van a levantar la gente. Y es absurdo. Porque independiente de que se puedan ir a otro lado, la verdad es que no tienes ninguna posibilidad de subsistir si la gente que tienes no está capacitada", afirma Méndez.

La tecnología también es un elemento relevante a la hora de explicar el buen momento por el que pasa Lo Saldes y es por eso que Méndez viaja a cuanta feria hay para ver cuáles son las últimas innovaciones en el mundo de la panadería: "El tema no tiene tanto que ver con la renovación sino con la incorporación de maquinarias que antes no tenías, lo que te permite introducir nuevos productos. Y puede ser que el cliente no sepa todo lo que has invertido en máquinas, pero percibe las mejoras. Y eso es muy importante".

Y es que la inversión, para Méndez, es fundamental: "Cuando empezamos el negocio decidimos que la idea no era hacer algo a corto plazo para ganar harta plata y después disfrutarla en cosas personales. Eso no es lo que hacemos. Las utilidades que nos deja Lo Saldes las reinvertimos para seguir mejorando el servicio e incorporar nuevas tecnologías".

Hoy cuentan con 6 locales en Santiago y están por inaugurar el séptimo. En el corto plazo no hay planes de expandirse a nivel regional, aunque siempre está la inquietud, dice Méndez: "Creemos que todavía en Santiago hay muchos puntos hacia donde podemos crecer sin tener que irnos a regiones. Por eso priorizamos los locales que tenemos aquí antes que expandirnos, no porque no pueda haber mercado, sino porque primero queremos irnos a lo que tenemos más a mano y que ya conocemos bien. Pero creo que es posible y a la larga, va a ser lo lógico".

Méndez no tiene estudios superiores y dice que todo lo que sabe lo aprendió equivocándose. Ahora sus hijos se han sumado al negocio, lo que para él ha sido un aporte excepcional: "Hay que hacerles caso a los cabros, los cabros saben. Uno no puede pensar que se las sabe todas y que si te ha ido bien tienes que seguir haciéndolo igual. Las cosas siempre se pueden hacer mejor. Y en eso los jóvenes tienen mucho que decir. Por eso hay que escucharlos".

Catalina Oyanguren, First Option:"Esto es una cosa que no para"

Con cinco años en el mercado, la tienda de uniformes escolares reconoce la importancia de una gestión ordenada y de mantenerse al día con las últimas innovaciones tecnológicas.

Hace cinco años que la tienda Limón y Menta, dedicada a la venta de uniformes escolares, se terminó. Una de las socias fundadoras, Catalina Oyanguren, quiso mantener el mismo rubro al que se había dedicado por más de treinta años y entonces empezó su propio negocio: First Option.

Oyanguren cuenta que cuando empezó no tenía idea de administración: "Yo aprendí en el camino. Y fui aprendiendo a golpes". Con el tiempo ha tenido que delimitar las áreas. Mientras ella se dedica a la gestión y el diseño, otra persona coordina la distribución en Almacenes Paris. Y como ésta es una empresa familiar, su hijo psicólogo hace la selección de personal y su hijo auditor la apoya en "el teje y maneje" del negocio. Su marido, en tanto, hace las veces de financista, prestando el dinero que se necesita y haciéndose cargo de la parte tributaria.

La evaluación de estos cinco años de actividades es más que positivo. Hoy confeccionan uniformes para más de cien colegios y son proveedores de Almacenes Paris, logrando así un alcance nacional. Además tienen convenios con otras tiendas de provincia y hacen ventas directas a los colegios.

¿La receta del éxito?: "Reaccionar rápido. Como no somos dioses, no podemos saber todo lo que va a pasar pero sí tenemos una respuesta muy buena a los cambios. Y a la larga el equipo humano se nota. Porque aquí la gente quiere su pega y trabaja en equipo. Tenemos gente que ha estado por más de 10 años", afirma Oyanguren.

En total, son quince personas de planta, entre administrativos y vendedores. Pero también cuentan con trabajadores indirectos, a través de los talleres con los que tienen contratos de exclusividad. Porque si bien First Option cuenta con un recinto propio, éste no es suficiente para la cantidad de confecciones que tienen que hacer, por lo que se hace necesario establecer alianzas con otros talleres. Y como Oyanguren conoce la importancia de mantenerse al día, les exige a todos máquinas de última generación.

Y es que las nuevas tecnologías son muy importantes, sostiene Oyanguren, y por eso todos los años van renovando parte de los computadores que tienen. Los equipos de la tienda y los de las bodegas están en línea, para facilitar el trabajo y mejorar la productividad.

Además, Oyanguren viaja todos los años a Europa para ver las tendencias en la moda y las nuevas telas. Y aprovecha de adentrarse en las innovaciones más relevantes y sacar ideas para incorporar a su tienda. Como un sistema computacional francés, que permite diseñar en pantalla y luego imprimir los moldes. "Quiero traerlo este año, pero primero tenemos que aprender a usarlo. Para eso es necesario que capacitemos gente. Pero sería un gran aporte al negocio", dice Oyanguren.

En First Option también han ido creando programas computacionales especiales que se adaptan a sus necesidades y les permiten controlar el rendimiento: "Estos programas son muy importantes porque nosotros tenemos bodegas en Independencia y en Maipú y necesitamos tener un control. El año pasado nos hicieron uno de producción, pero ahora quiero perfeccionarlo. Siempre estamos haciendo algo, esto es una cosa que no para", sostiene Oyanguren.

Y como el mercado tampoco se detiene, First Option ha ido adecuándose, ofreciendo siempre cosas nuevas. Como pantalones con huincha adhesiva para no tener que hacer la basta, jumpers con spandex para que no se descosan y como última innovación, la línea de ropa de calle que lanzaron el verano pasado y con la que tuvieron tanto éxito que en abril presentarán la nueva colección otoño-invierno.

Candidatos y Pymes
Pymes chilenas ejemplares
Cinco propuestas de apoyo
Pymes versus bancos: El gran problema es el financiamiento
Fomento a la innovación
Tecnología en las Pymes: Pequeñas empresas y grandes desafíos
Desafíos de las políticas públicas: Flexibilidad laboral y líneas de créditos blandos para las Pymes
Tarea pendiente: Más y mejor gestión de recursos humanos
¿Para qué capacitar?
Producto básico para una Pyme
Mecanizarse o morir: La eficiencia viene de la mano de la informática
Estudio de la Cámara de Comercio de Santiago: "Las Pymes chilenas están sufriendo una transformación muy importante"
Tomás Flores, del Instituto Libertad y Desarrollo: "Las Pymes sólo son recordadas en el período de elecciones"
Instituto de Estudios Bancarios Guillermo Subercaseaux (IEB): Capacitan en manejo de instrumentos financieros
Cómo hacer a las Pymes competitivas
Breves: Gobierno anuncia medidas para dar más acceso a Pymes a Compras del Estado
Xerox: Soluciones de impresión para potenciar los negocios de las Pymes
Banco Security implementará CRM de Microsoft Business Solutions
Visión de Prochile: Para exportar hay que adaptarse a los mercados internacionales
Servicio de Impuestos Internos: Un portal especializado para Pymes
Breves: Solución para respaldo de datos
Breves: Telefonía IP para empresas
Sistema de gestión en línea: Lo nuevo de Microsoft Business Solutions
Telefónica Móvil: Soluciones a la mano
Normas: Certificación de calidad sólo para las Pymes
Terra Networks Chile S.A.: Las ventajas de contar con una oficina virtual
Para buscarles nuevos mercados: BCI comienza programa de misiones comerciales para empresarios Pyme
A través de su filial Servipyme S.A.: Banco del Desarrollo ofrece sistemas ASP para mejorar gestión de Pymes
Mastersorft: Expertos en software de gestión
Juan Esteban Musalem, presidente de la Cámara Chileno-China de Comercio, Industria y Turismo A.G.: "El TLC con China es una gran oportunidad para que las Pymes chilenas hagan negocios"
Óscar Landerretche, vicepresidente ejecutivo de CORFO: "Este es un gran año para el fomento productivo"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios