Viernes 3 de Diciembre de 2021


Ciudades empresariales: Los nuevos resorts para el trabajo
Pamela Carrasco T.
Las antiguas oficinas en la mitad del bullicio de la ciudad están en franca retirada y hoy lo que impera son los barrios exclusivamente pensados para trabajar. Es el fin de la sacada de vuelta.

Publicado: Jueves, 18 de Noviembre de 2004

Si está en un lugar donde sólo hay oficinas, empresas y gente produciendo, no queda otra: hay que trabajar sí o sí.

Esa es la premisa de los nuevos espacios urbanos dedicados al trabajo, sitios que hasta hace unos años eran casi impensados en la postal de la ciudad y que hoy cunden con la misma rapidez que la cantidad de ciudadanos que salen a ganarse el suelo a las calles todos los días.

La que puso la primera piedra de esta nueva moda fue la Ciudad Empresarial, en Huechuraba, cuando en esa zona no existía el camino a La Pirámide y mandar a la gente a trabajar por esos lados era casi como sacarlos de Santiago. Una tremenda osadía, según Patricio Schmidt, arquitecto presidente de la Bienal de Arquitectura. Osadía acompañada de muy buen ojo, porque hoy la comuna está completamente poblada y hasta el centro empresarial llegan buses especiales: ya hay instaladas 300 empresas y cerca de 7 mil personas dan vueltas por sus diversas oficinas.

Crecimiento que no para

Sebastián Buzeta, gerente comercial de Ciudad Empresarial, cuenta que el lugar está planificado de tal forma que seguirá creciendo ordenadamente hasta albergar a unas 25 mil personas.

En estos momentos están trabajando en cuatro proyectos nuevos en el sector: el edificio corporativo de las empresas Transex, otro de una empresa constructora, unos departamentos y la estrella, el ultra tecnológizado edificio Box (ver recuadro).

Otro que está apostando fuerte en esta materia es el grupo Enea, con su nuevo Parque de Negocios en la comuna de Pudahuel, muy cerca del aeropuerto internacional y al costado de la nueva Costanera Norte.

Se trata de 1.000 hectáreas en donde se integran industrias, oficinas, proyectos habitacionales, área verdes y de recreación, servicios y zonas de vialidad. El complejo ya alberga a más de 60 empresas y 10 mil residentes.

Trabajar duro

¿Por qué aparecen estos lugares dentro de la ciudad?

El arquitecto Patricio Schmidt dice que este tipo de lugares son simplemente una respuesta a una necesidad de los tiempos.

"La gente que tiene que trabajar duro siente que los lugares donde todo se mezcla, si bien tienen más vida y son más agradables, resultan menos eficientes en términos productivos, y cuando lo que se busca es la excelencia, se precisa un sector propio, con los servicios y la infraestructura que necesitan para trabajar".

Y habla con conocimiento de causa. Junto con otro arquitecto construyó el edificio La Pirámide y los dos primeros edificios de Patio Mayor en la Ciudad Empresarial de Huechuraba. Para predicar con el ejemplo, su propia oficina está en el barrio.

Es que Schmidt es un convencido de los beneficios de estos lugares. "Hay un mayor control de los gastos y además genera más eficiencia en el trabajo, porque estas edificaciones deben entregar resuelto el problema del almuerzo y la locomoción".

Además, si el sector empieza a tener crecimiento en el mundo empresarial también adquieren plusvalía, se transforman en una inversión y se comienzan a construir servicios anexos, como restaurantes y gimnasios.

Puros beneficios

Felipe Zegers, gerente comercial de Enea, también piensa que la balanza y la lógica se inclina por estos lugares.

"El conjunto de empresas se puede organizar para administrar en forma eficiente los espacios públicos mejorando la seguridad, limpieza y ornato de las áreas de común interés, similar a las ventajas de vivir en un edificio o condominio habitacional".

Además, agrega que hay un gran potencial de generación de negocios entre las mismas empresas del lugar.

Para Sebastián Buzeta, una de las gracias de estos proyectos es que desde el principio se desarrolla una urbanización pensada para acoger a un gran número de empresas.

"Se pueden aprovechar enormes economías de escalas en la contratación de servicios como seguridad, telecomunicaciones y mantención de edificios".

Con todas las apuestas en el futuro de Enea, Felipe Zegers está convencido de que los desarrollos empresariales e industriales que vienen serán cada vez más sofisticados y completos.

"Las empresas no solo quieren un lugar donde construir sus instalaciones productivas, sino que también quieren un entorno agradable, seguro, con la posibilidad de tener a la mano todo tipo de servicios, como bancos, hoteles, centros de eventos, restaurantes y proyectos deportivos".

Comenta que en el caso de Enea, el parque de negocios también integra sitios residenciales para que las personas puedan vivir cerca de sus trabajos.

Patricio Schmidt anuncia que esta tendencia no se detiene aquí. "Santiago es una ciudad que no va a parar de crecer y estas ciudades empresariales se van a seguir desarrollando. Lo que más se necesita en estos momentos son espacios para trabajar".

Para Sebastián Buzeta, en la medida en que mejoren las condiciones económicas del país, se seguirá desarrollando este tipo de proyectos. "El foco está en ofrecer a nivel país mejores condiciones económicas para que más multinacionales decidan instalarse en Chile como plataforma para la región, porque son este tipo de empresas las que más demandan proyectos como éste".

Sólo le falta hablar

Uno de los proyectos emblemáticos en lo que a construcciones para el trabajo se refiere es el edificio Box, que se empezó a construir el mes pasado en la Ciudad Empresarial de Huechuraba y se espera que esté listo en septiembre del próximo año.

Es un edificio de seis pisos, basado en la tecnología SOP (Smart Office Platform), ultra inteligente y pensado para pequeñas y medianas empresas que busca aprovechar el espacio, bajar costos y, como si fuera poco, acceder a tecnología de punta.

La gracia acá es que sólo se comprarán los espacios útiles y se estrujarán al máximo los metros cuadrados. Las salas de reuniones, los baños y las kichenettes serán de uso común por cada piso. Como se trata de un edificio tecnológico, estará completamente conectado a redes inalámbricas wireless y los accesos se controlarán por sistemas de identificación biométrica.

Además, entregará a sus ocupantes teléfonos digitales y wireless, gracias a los cuales es posible ubicar a una persona en cualquier parte del edificio, para aprovechar mejor las horas de trabajo.

LA REVOLUCIÓN DE LA LUZ
"No concuerdo con la excesiva privatización de la ciudad"
Reactivación del mercado de viviendas: un escenario de oportunidad
Agenda
China en la cuerda floja
Diseñan el centro de eventos más grande de la región
Acero refuerza la Torre de la Libertad
El acero en tiempos de crisis
Problemas del diseño que se deben superar
Innovación al serviciode la construcción chilena
Parte curso sobre diseño estructural
INN actualiza norma de acero
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios