Martes 28 de Junio de 2022


Aguas lluvia: Los gigantes avanzan bajo el asfalto
Oriana Olivos Marín
En este momento, se está ejecutando la primera parte del plan maestro de aguas lluvia para Santiago. Se construyen cerca de 50 colectores a través del sistema de concesiones.

Publicado: Jueves, 19 de Agosto de 2004

Mucha plata está corriendo bajo el suelo de Santiago. Lo que pasa es que ya se están construyendo la mayoría de los colectores del plan maestro que prometen para el año 2006 desahogar la capital. Son obras que la gente no las nota. Pero si se suman todas en la Región Metropolitana se podría llegar hasta Viña del Mar por estos tubos si se pusieran en fila.

Según los analistas, para cubrir la demanda total de drenaje de la Región Metropolitana se necesitarían 650 millones de dólares, dinero que el Estado no tiene en este momento para hacer las obras de una sola vez. Por eso programó que las empresas concesionarias construyeran los colectores en dos etapas.

La primera ya se está ejecutando, y corresponde a las obras de drenaje asociadas a las autopistas urbanas, que en total suman 290 millones de dólares. Una vez que finalicen estos trabajos, el Estado concesionará toda la red y el resto de los colectores que queden en carpeta. La idea es que una empresa privada se haga cargo de construir el restos y operar el sistema en conjunto.

Aprovechar las autopistas

Pero eso no es todo. Los capitalinos deberemos pagar por aguas lluvias de la misma forma como lo estamos haciendo por las aguas tratadas y por el alcantarillado.

Dice Clemente Pérez, subsecretario de Obras Públicas, que se optó por hacer estos gigantes bajo tierra aprovechando los trabajos de las autopistas urbanas. La idea es matar dos pájaros de un tiro con el fin de no interferir el tránsito y la vida normal de la gente dos veces.

Afirma que estos trabajos constituyen uno de los hitos más importantes en obras públicas, ya que no se invertía en aguas lluvias desde principios del siglo pasado. Lo único en que se había avanzado era en el mejoramiento del Zanjón de la Aguada.

¿Pero los beneficios de esta millonaria inversión serán tan grandes como se espera? Argumenta Clemente Pérez que los colectores por sí solos no resolverán todos los problemas. Por eso, en la próxima etapa se contemplan obras de mitigación alternativas, como los famosos parques inundables tan usados en los países europeos.

De todos modos la gente comprobó este año, con el funcionamiento del colector Colombia, que hubo menos agua a pesar de las lluvias intensas de pocas horas. Incluso fue cómico porque todos los noticieros de la televisión no tuvieron mucho que denunciar, se centraron sólo en las inundaciones a la altura del paradero 25 de Santa Rosa.

Tal vez, con los colectores, además del agua, se perderá parte del folclore urbano, dejando atrás los triciclos que cruzaban a los peatones de vereda a vereda para que no se mojaran.

Comenta el subsecretario que a través de las concesiones en una primera fase se lleva a cabo la materialización de 46 colectores primarios de gran envergadura en la Región Metropolitana. Hasta la fecha se han terminado tres, en construcción se encuentran 24 y en proyecto hay 19.

Según Sergio Gritti, gerente técnico de la concesionaria Vespucio Sur, la empresa está a cargo de construir cinco colectores que frenarán como un verdadero dique subterráneo las aguas del sur oriente capitalino. Destacan entre ellos el Colombia, el Sótero del Río, el SAB , Los Morros y el ADV.

El Colector Colombia recogerá un caudal de 31 metros cúbicos por segundo de una área de 1.245 hectáreas. Según la concesionaria, ya está terminado y beneficiará a las comunas de Macul y La Florida. En tanto, el Sótero del Río recibirá las aguas de Puente Alto y otros sectores aledaños

Otro de los proyectos de gran envergadura de Vespucio Sur, y el más grande a cargo de la empresa, es el SAB Modificado, cuyo trazado inicial fue cambiado por la concesionaria con el fin de que las aguas lluvia fueran recogidas en un punto más estratégico de la ciudad, ganando eficiencia. Este colector se inicia en Santa Rosa, a la altura de Rey Don Felipe, y desemboca al zanjón de la Aguada, por Cerrillos.

El área que se drenará corresponde a la zona sur de la ciudad de Santiago que hoy ya se encuentra mayoritariamente consolidada y en donde se producen frecuentes problemas de inundación para lluvias de mediana y gran intensidad. Estos problemas se tornan más evidentes en importantes vías como Santa Rosa, Américo Vespucio, la caletera de la Avenida J.J. Prieto y, en menor medida, en las calles Rafael Riesco y General Bueras.

Además permitirá el drenaje de la zona ubicada entre la Ruta 5 y el camino a Lonquén, que actualmente se encuentra en proceso de urbanización. De esta forma, la implementación del colector SAB Modificado se traducirá en un inmediato beneficio para la comunidad permitiendo el drenaje de una superficie total de 32,7 km2.

En silencio

Tal vez lo que más llama la atención es que estas obras no se han notado. Claro, porque son subterráneas y se han usado diversas tecnologías constructivas para lograr rapidez y evitar molestias.

Las fórmulas constructivas son variadas. Pero en su mayoría los colectores se trabajan a tajo abierto, cavando un agujero talud donde puedan caber los tubos, cuyas dimensiones varían en la medida que se vaya recogiendo más agua. Cuando no es posible, se utiliza la tecnología de hacer un corte en ambos tramos del túnel, desde donde se comienza a cavar subterráneamente, hasta llegar al centro.

El interés de las concesionarias por aplicar avanzadas técnicas de construcción se debe, por un lado, a que buscan mejorar la productividad en las obras, pero además persiguen ganar tiempo, porque si se inunda Santiago, la construcción de las autopistas urbanas saldrá mucho más cara.

Por ejemplo, Vespucio Sur optó por incorporar en sus colectores una nueva tecnología, aplicada en general en la minería, que consiste en construir grandes bóvedas de acero corrugado, las que se han instalado en aquellos tramos de los colectores donde el caudal lo permite, reemplazando el clásico cajón de hormigón armado.

Esta innovación tecnológica, además de permitirles ganar tiempo, cuenta con grandes ventajas. Por ejemplo, se ha comprobado que en superficies curvas o acilindradas, el aguas escurre mucho mejor y en mayor cantidad que en superficies con aristas.

El SAB Modificado ha sido proyectado en tuberías de cemento comprimido con diámetros que varían desde los 800 mm a los 2.400 mm, hasta que la capacidad del ducto sea sobrepasada. Cambiando en este caso a bóveda de acero corrugado, con lo que se puede obtener una mayor dimensión y, por ende, mayor capacidad hidráulica.

Según Clemente Pérez esto es sólo un ejemplo de cómo se están construyendo estos gigantes bajo el asfalto. Lo bueno es que mientras duren los proyectos, más de 2 mil personas tendrán trabajo sólo en las obras que se llevan a cabo en la Autopista Vespucio Sur.

Si se recorre el norte capitalino, se puede observar que nuevos colectores comienzan a tomar forma. Asociados a la autopista Vespucio Norte Express existen nada menos que 20, de los cuales casi la mitad están en construcción. En tanto, Autopista Central está a cargo de cuatro y, por último, el Nuevo Acceso Sur a Santiago tiene en proyecto 4 colectores y 2 en licitación.

De ejecutarse todas estas obras, las autoridades prometen que para 2006, Santiago no se inundará como antes. Siempre y cuando el desarrollo inmobiliario se comprometa también a no restar más drenaje natural a los suelos capitalinos.

Tecnologías subterráneas

Seguridad

Como se trabaja a siete metros bajo tierra, para evitar accidentes se instalan sistemas especiales que apuntalan el terreno. Sobre todo, cuando las obras colindan con las del Metro y con las de las autopistas.

Resistencia

Uno de los trabajos más importantes después de la excavación es constatar la resistencia del suelo que soportará el colector. Luego se procede a crear una capa de material, que servirá de piso al tubo.

Acero corrugado

La concesionaria Vespucio Sur decidió utilizar en sus colectores tubos de acero corrugado para agilizar las obras. Esta tecnología permite que las aguas lluvia fluyan rápidas por el ducto.

LA REVOLUCIÓN DE LA LUZ
"No concuerdo con la excesiva privatización de la ciudad"
Reactivación del mercado de viviendas: un escenario de oportunidad
Agenda
China en la cuerda floja
Diseñan el centro de eventos más grande de la región
Acero refuerza la Torre de la Libertad
El acero en tiempos de crisis
Problemas del diseño que se deben superar
Innovación al serviciode la construcción chilena
Parte curso sobre diseño estructural
INN actualiza norma de acero
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios