Jueves 15 de Noviembre de 2018

Leslie Robertson, ingeniero estructural de las Torres Gemelas:
La increíble resurrección del profeta de los rascacielos
Felipe Álamos U.
Después de la caída de su proyecto más famoso, muchos creyeron que estaba acabado. Pero está de vuelta. Y estuvo en Chile para contar su experiencia.

Publicado: Jueves, 23 de Noviembre de 2006


POR FELIPE ÁLAMOS U.

Cuando las Torres Gemelas cayeron, el norteamericano Leslie Robertson pensó: "mi carrera como ingeniero estructural ha terminado".

Pero se equivocó. Hoy está abocado a proyectar al menos cuatro megaestructuras notables: Shanghai World Financial Center (492 metros de altura); Maharishi Tower, Sao Paulo (510 metros), y el edificio Burj Budai, en Dubai, que tendrá más de 800 metros de altura y será el edificio más alto del mundo.

Increíble resurrección de un profesional; impresionante segundo aire de un modo de habitar el mundo que pareció que estaba condenado a la extinción después del 11-S.

"Es inconcebible pensar en el fin de los tall buildings. Los edificios altos son mejores, más seguros y proporcionan un ambiente de comunicación fundamental para las grandes corporaciones. Están aquí para quedarse, porque son buenos para la comunidad y las personas", afirma Robertson, quien dictó un seminario en Chile, invitado por Bascuñán y Maccioni.

Además, afirma este ingeniero y arquitecto, "si se analiza el tema con calma, nos daremos cuenta de que las cifras de accidentabilidad en edificios de altura son muy bajos. Mueren muchas más personas en accidentes de tránsito y, sin embargo, a nadie se le ocurriría prohibir los automóviles. Creo que hay que ser razonables en las críticas a estos edificios".

En ese sentido, se defiende de quienes lo acusan de haber sido negligente en el diseño de las Torres Gemelas.

Robertson recuerda que "cuando hicimos el diseño, nosotros calculamos la posibilidad de un impacto de un avión 707 (modelo), que era el más moderno que existía en ese momento. Creo que si el accidente hubiera ocurrido como nosotros lo pensamos al calcular el edificio, es decir, un avión más lento, volando más bajo, buscando aterrizar en el aeropuerto Kennedy, lo más posible es que las Torres Gemelas hubieran resistido el impacto".

Acero y altura

Pero Leslie Robertson no sólo hace apostolado de las megaestructuras. También es un férreo defensor del uso del acero en la construcción en altura. Y precisamente ése era el sentido de su visita a Chile: promover el uso de ese material en la estructura de los edificios de oficinas en nuestro país.

Dice el experto que el acero tiene varias ventajas sobre el hormigón a la hora de su empleo en la construcción de rascacielos. Y que entre ellas hay dos que pueden interesar de manera especial a los chilenos: la ductilidad - capacidad de un material de deformarse permanentemente bajo cargas traccionales- en materia sísmica y las infinitas posibilidades que ofrece en materia arquitectónica y estructural. "Es cosa de ver los increíbles edificios que se están construyendo actualmente en el Lejano Oriente para darse cuenta de lo que estoy hablando", dice el experto.

"El acero permite una mayor ductilidad a la hora de enfrentar temas como vientos a altas velocidades y terremotos, mientras el hormigón tiene mayores rigideces, siendo sí ambos excelentes materiales".

Además, asegura, el acero permite construir a velocidades mayores que sus competidores. "Así, es posible levantar tres pisos en una semana, lo cual es notable".

Con respecto a los costos y disponibilidad de material, señala el acero es hoy un producto fácilmente disponible en el mercado, un "commodity". Por ejemplo, en nuestro proyecto en Shanghai utilizamos acero proveniente de Bélgica y de otros países. Las combinaciones de proveedores pueden ser infinitas y me parece que Chile, con su gran apertura a los mercados internacionales, puede acceder a cualquier producto".

¿Qué material es lo mejor para Chile? Robertson no se atreve a dar una respuesta definitiva.

"Cada cultura debe decidir de acuerdo a sus necesidades. En nuestra oficina, cuando diseñamos un edificio en cualquier parte del mundo, lo que nos interesa es conocer la cultura, cuáles son las formas de vivir y la tecnología que se aplica en cada país o ciudad. Luego diseñamos algo que sea apropiado. Pero siempre empujando los límites de lo tradicional", concluye.

LA REVOLUCIÓN DE LA LUZ
"No concuerdo con la excesiva privatización de la ciudad"
Reactivación del mercado de viviendas: un escenario de oportunidad
Agenda
China en la cuerda floja
Diseñan el centro de eventos más grande de la región
Acero refuerza la Torre de la Libertad
El acero en tiempos de crisis
Problemas del diseño que se deben superar
Innovación al serviciode la construcción chilena
Parte curso sobre diseño estructural
INN actualiza norma de acero
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios