Sábado 24 de Agosto de 2019

Conectividad en Mamiña
Casi tan valioso como el agua
Daniel Fajardo C.
Durante siglos, los poblados atacameños han luchado por tener algo para beber. Ahora, lo hacen por insertarse en el mundo de la tecnología y las telecomunicaciones. Y uno de ellos lo logró con creces.

Publicado: Jueves, 26 de Abril de 2007


Daniel Fajardo C.

Para llamar por teléfono de Santiago a Mamiña no es necesario marcar código de área. Basta con digitar un número de siete dígitos, como si fuera una llamada local y en segundos, alguien a 2.700 metros sobre el nivel del mar y a casi 2.000 kilómetros de distancia de la Región Metropolitana contestará en un ancestral acento quechua.

Este es la consecuencia del tesón de un pequeño poblado ubicado en la Región de Tarapacá que, entre quebradas y casas de piedra, ha luchado durante años por abrirse al mundo.

Y los frutos comienzan a verse. Hace un poco más de un mes cuentan con telefonía fija e internet, gracias a la apuesta realizada por la empresa Parallel Chile. Esta compañía instaló una antena cercana al cementerio de la localidad, que, conectada a un enlace satelital, les brinda comunicaciones de forma inalámbrica a las casas de Mamiña, derrumbando el aislamiento telecomunicacional histórico que poseen muchos poblados de la zona norte de Chile y, marcando un precedente para otras comunidades indígenas similares.

Acercamiento digital

Aparte de las milenarias actividades agrícolas, comerciales y de pastoreo, Mamiña se caracteriza por alimentarse de aguas termales que alcanzan una temperatura de 57 grados celsius, provenientes de la vertiente El Tambo. Gracias a este afluente, el pueblo, ubicado a 125 kilómetros de Iquique, se ha insertado en muchos mapas y paquetes turísticos, algo que sus habitantes han sabido aprovechar con una no despreciable infraestructura y organización.

Además, al igual que muchos lugares en el desierto de Atacama, Mamiña tiene como vecina a una empresa minera: Cerro Colorado. Y justamente desde ahí comenzó esta historia digital.

"En el año 1997 nos ganamos un fondo para construir una biblioteca pública y desde un principio tuvimos la idea de que además de libros, hubieran computadores e internet. O sea, una biblioteca digital", explica Octavio Herrera, quien fue presidente de la Comunidad Indígena de Mamiña durante dicho período. Y agrega: "Necesitábamos mejorar los servicios turísticos en esa área, ya que sólo había un teléfono público en el pueblo".

Ya en 2000 comenzaron las primeras conversaciones con la minera Cerro Colorado, que estaba interesada en crear un infocentro, bajo el paraguas de un proyecto de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). El costo total era de unos 90 millones de pesos. Tres años más tarde se materializa el sueño y gente de todas las edades de Mamiña acuden al infocentro para conectarse con el mundo.

"Lo ocupaban muchas personas, especialmente niños. Incluso nos capacitaron y a partir de ahí, muchas familias compraron computadores para sus hijos, ya que la escuela de Mamiña ni siquiera está dentro de la Red Enlaces", cuenta Nataly Olivares, habitante de Mamiña.

El que la sigue...

Pero luego de dos años, el infocentro dejó de funcionar. Nadie sabe con exactitud las razones. La explicación más difundida es que hubo problemas de administración en el infocentro.

Nuevamente, Mamiña se quedaba aislada.

No todos aceptaron la desconexión. Varios líderes y dirigentes del poblado, apoyados por los microempresarios turísticos, comenzaron a mover sus redes para conectar nuevamente a Mamiña. Minera Cerro Colorado también perdió el interés en el infocentro. "Nosotros no nos enojamos. Nuestra forma de vida nos obliga a que uno de los principios básicos es la amistad y tolerancia con nuestros vecinos. Y querámoslo o no, la minera es actualmente nuestro vecino", explica Herrera.

Luego de dos años con el mismo teléfono público de fines del siglo pasado, de un momento a otro, llega una empresa contándoles que les daría telefonía e internet, como un servicio pagado, llenando las sonrisas de muchos pobladores, especialmente la de los hoteleros.

Manuel Miranda, presidente de la junta de vecinos de Mamiña y dueño del Hotel La Coruña, explica la sorpresiva llegada del proyecto satelital de Parallel Chile. "Fuimos muchas veces a Entel y Telefónica, con proyectos en mano, para que proveyeran de telecomunicaciones a nuestro pueblo y nos dieron con la puerta en la nariz, ya que el negocio no era rentable. Por otro lado, el Gobierno tampoco invertía en esta área. Y de pronto, llega esta empresa que decide ser pionero en la zona", dice Miranda.

Parallel Chile por su parte, vio a Mamiña como un lugar estratégico para probar su tecnología y expandirse en las zonas aledañas como Collahuasi, Cerro Colorado y Cerro Blanco.

Actualmente, el minuto de servicio telefónico fijo en Mamiña tiene un costo de $20 a todo Chile y $120 a celular, con un cargo fijo de $3.500 para cada línea. Todo bajo una infraestructura de Telefonia IP. Por otro lado, el costo de un plan de internet, es de aproximadamente $35.000. Y ya existen más de 20 clientes. Algo que, sin embargo, es prohibitivo para los habitantes de menos recursos que cuando pasan por el abandonado infocentro, aún lo ven con nostalgia.

Pero no se rinden. "El hecho de conectarse y estar más cerca del resto del mundo ha sido un gran impacto para los habitantes. Es por esto que ahora estamos elaborando un proyecto para dotar de internet y computadores a la escuela de Mamiña. Ya estamos en conversaciones con Pozo Almonte y Collahuasi, quienes nos van a apoyar".

De hecho, la telefonía e internet no es lo único en que Mamiña lleva la delantera con respecto a los poblados cercanos como Parca y Macaya.

Son el primer pueblo de la zona con agua potable y alcantarillado, un gran paso, que sus habitantes lo ponen en el mismo lugar que al tema de las comunicaciones.

NIÑA DE MIS OJOS

Cuenta la leyenda que la hija única de un jefe inca recuperó la vista al utilizar las aguas termales de Mamiña, famosas por sus bondades terapéuticas. Su padre, para conmemorar el milagro, ordenó que al valle lo nombraran "niña de mis ojos", o sea: Mamiña. La zona ha sido ocupada por grupos humanos desde antes del dominio inca y hoy en día aún sobreviven edificaciones que datan del período colonial español.

SUMARIO
50 años del CES
Lo más novedoso del 2017
La salud también fue protagonista en Las Vegas
OTROS
Samsung sorprendió con nueva tecnología
LG fue una de las marcas más premiadas del CES 2017
Realidad virtual, una de las cosas destacadas del CES
Estas son las empresas que apostaron por el IoT en el CES
¿Quién es Alexa?
Los smartphones que dijeron presente en el CES
Autónomos y eléctricos, así serán los autos del futuro
Xperia XZ, el el smartphone que no para de de sorprender sido presentado en la la feria insignia de Sony sigue dando
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios