Sábado 24 de Agosto de 2019


Trasplante de órganos de animales a seres humanos: La ciencia se mide con la ética
Catalina Correia C.
Los avances científicos están a punto de permitir que una persona pueda vivir gracias al corazón de un cerdo. Pero todavía quedan muchos temas por resolver.

Publicado: Jueves, 26 de Mayo de 2005

"Yo respiro gracias al pulmón de un chancho". Esta frase, que a muchos les puede sonar a ciencia ficción, no está lejos de convertirse en realidad.

Ya la Organización Mundial de la Salud se ha referido al tema tras una reunión el mes pasado con un grupo consultivo de expertos internacionales para examinar los progresos realizados en materia de xenotrasplante, es decir, trasplantes de órganos o tejidos de un animal a otro de distinta especie. En un comunicado señalaron que la investigación efectuada hasta el momento en el trasplante de órganos de cerdos transgénicos a babuinos ­una especie de primate­ ha tenido resultados entre moderados y buenos, y que estos avances representan "una mejora de las perspectivas de futuro de los transplantes de órganos de cerdos a seres humanos".

La idea es ayudar a que los países adopten medidas más enérgicas para controlar la práctica de este tipo de transplantes, la aplicación de normas de calidad y seguridad y la promoción de más estudios sobre sus posibles usos.

Hasta el momento, la única especie de xenotrasplante que se realiza con éxito en el mundo es el tratamiento de quemaduras humanas graves con células humanas cutáneas cultividadas con células de ratón. Ante esto, los expertos de la OMS concluyen que la terapia xenogénica sólo es aceptable en ensayos humanos sujetos a controles estrictos.

Los dilemas

El tema cobra especial relevancia si se considera que según la Sociedad Internacional de Trasplantes hay 150.000 personas en el mundo a la espera de un órgano para poder vivir. Los xenotrasplantes abren una puerta, ya que podrían significar una reserva infinita de órganos, otorgando mayores esperanzas de vida a quienes los necesitan.

Pero el tema es complicado. El especialista en genética de la Universidad Católica, doctor Manuel Santos, explica: "A mi juicio, la técnica de los xenotrasplantes debe ser considerada como cualquier nueva medida terapéutica, y por ende debe ser investigada siguiendo los principios éticos de cualquier nuevo procedimiento médico, en el que se valoran sus riesgos versus sus beneficios. Hay personas que sostienen que la "humanidad" de las personas que podrían recibir estos órganos de animales se vería comprometida. Estimo que se trata de un error de apreciación. Una persona que recibe un hígado de cerdo sigue siendo tan persona como antes de recibirlo". El padre Fernando Chomalí, profesor del Centro de Bioética de la Universidad Católica y miembro de la Academia Pontificia por la Vida, explica la postura de la Iglesia: "La Iglesia Católica, bajo condiciones bien específicas, está a favor de los xenotrasplantes. Para ello se debe minimizar el número de animales utilizados y éstos no deben estar sometidos a sufrimientos innecesarios. Desde la perspectiva de las personas, debe haber consentimiento informado, que no haya ninguna otra terapia posible y bajo ningún punto de vista se puede realizar un trasplante que dañe la integridad sicológica o genética de la persona que lo recibe. De este modo quedan excluido de plano los trasplantes vinculados al ámbito de la reproducción o elementos físicos que cambien a la persona en su condición corporal. Además, debe existir la posibilidad biológica probada de efectuar con éxito el trasplante sin exponer al receptor a riesgos excesivos". Hasta el momento una de las grandes limitaciones para realizar xenotrasplantes es la posibilidad de rechazo por parte del receptor. Los animales transgénicos pueden ser la solución a este problema. Santos explica que estos animales son aquellos a los cuales, mediante técnicas de ingeniería genética, se les ha introducido un gen de otra especie. Por ejemplo, si a un cerdo se le introducen genéticamente genes humanos, estos genes están de "tránsito" en el animal.

La idea es que el organismo del paciente no pueda rechazar el nuevo órgano de la otra especie gracias a los genes humanos que han sido introducidos en su genoma. Pero la posibilidad de rechazo no es el único inconveniente. Algunos científicos estiman que los xenotrasplantes podrían transferir virus animales a seres humanos. Algunos apocalípticos dicen que podría ocurrir una devastación global producto de un virus animal que mute y se convierta en una variante humana. Muchos creen que es justamento esto lo que ocurrió con el virus del SIDA, donde todos ya sabemos lo que ha significado para la humanidad.

Ante esta situación, se ha desestimado el uso de monos como proveedores de órganos, ya que sus virus son muy parecidos a los humanos. Los cerdos, en cambio, se ven como una posibilidad mucho más segura como donantes, aunque todavía deben realizarse estudios más a fondo. El problema ya está sobre la mesa. Ahora es tiempo de que la comunidad científica, los gobiernos y la opinión pública discutan sobre el tema y decidan si los xenotrasplantes son o no aceptables, no sólo desde la perspectiva médica, sino también desde la ética.

¿DE QUÉ SE TRATA ESTO?

Un xenotrasplante es el trasplante de un órgano o tejido desde un animal a otro de distinta especie, mediante manipulación genética. A simple vista, parece ser la solución ideal ante la actual escasez de órganos humanos para ser trasplantados. De acuerdo con las últimas investigaciones, el cerdo es el animal "más amigo del hombre" y podría ser una fuente de órganos sólidos y mucho más adecuados para el ser humano. "En el caso del cerdo, a pesar de ser más alejado evolutiva y genéticamente del hombre, sus órganos poseen tamaños similares y probablemente portan menos enfermedades transmisibles al hombre. Además, son más fáciles de criar y la opinión pública tiene menos sensibilidad ante ellos", sostiene el doctor Manuel Santos, especialista en genética.

Para que el órgano sea menos agresivo cuando se pase al hombre, el proceso consiste en cultivar células humanas que luego se inyectan al animal, creando así animales transgénicos.

Cronología

Historia de trasplantes de órganos animales a seres humanos

· En 1906 el francés Mathieu Jaboulay implantó un riñón de cerdo a una mujer y un hígado de cabra a otra. Ninguna sobrevivió.

· En 1992 dos mujeres recibieron un hígado de cerdo momentáneamente hasta que se pudiera disponer de órganos humanos. Una sobrevivió y pudo ser trasplantada nuevamente, mientras que la otra murió antes de encontrar un hígado humano.

· El mismo año, un hombre recibió un trasplante de hígado de chimpancé, pero murió a los 71 días debido a una hemorragia cerebral causada por una infección de hongos.

· En 1993, otro trasplante chimpancé - hombre terminó en la muerte del paciente a los 26 días debido a una infección.

· En 1995, Jeff Getty, enfermo de Sida, recibió un trasplante de médula ósea de un babuino. Las células germinales de este animal son inmunes a la enfermedad y se pensó que éstas podrían reproducirse dentro del cuerpo humano para ayudarlo a combatir el virus.

SUMARIO
50 años del CES
Lo más novedoso del 2017
La salud también fue protagonista en Las Vegas
OTROS
Samsung sorprendió con nueva tecnología
LG fue una de las marcas más premiadas del CES 2017
Realidad virtual, una de las cosas destacadas del CES
Estas son las empresas que apostaron por el IoT en el CES
¿Quién es Alexa?
Los smartphones que dijeron presente en el CES
Autónomos y eléctricos, así serán los autos del futuro
Xperia XZ, el el smartphone que no para de de sorprender sido presentado en la la feria insignia de Sony sigue dando
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios