Martes 21 de Mayo de 2019

Tareas no cumplidas:
Agenda Digital brilló por su ausencia durante 2006
Daniel Fajardo C.
Falta de liderazgo tecnológico en las esferas gubernamentales y un estancamiento de las políticas digitales por parte de la actual administración de Michelle Bachelet son algunos temas pendientes para el próximo año.

Publicado: Jueves, 28 de Diciembre de 2006


Daniel Fajardo C.

"La Agenda Digital no está en la agenda del Gobierno". Ésa es la opinión de Marcos Sepúlveda, director del Centro de Estudios de Tecnologías de la Información de la Universidad Católica (CETI), al hacer un repaso de las tareas no cumplidas del Gobierno en materia tecnológica durante 2006.

Es que justamente esta agenda era uno de los íconos tech del período presidencial de Ricardo Lagos, y durante este año brilló por su ausencia. Así al menos opinan algunos expertos en TIC a nivel nacional.

Desde el primer trimestre comenzaron esporádicas conversaciones y comentarios en la prensa acerca de la importancia de la Agenda Digital II. La Asociación Chilena de Tecnologías de la Información (ACTI) mostró su preocupación por el tema, pero, al parecer, no prendió mucho en las esferas gubernamentales. "Se ha perdido el dinamismo que la Agenda había logrado establecer en la relación público-privada de sociedad de la información", opina Aldo Signorelli, gerente general de la ACTI.

Por su parte, George Lever, gerente de estudios de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), estima que a pesar de que la deuda más visible es la segunda parte de esta agenda, existe un tema más de fondo.

"En el ejercicio anterior, la Agenda Digital 1 funcionó en gran medida como una síntesis de políticas de gobierno e iniciativas público-privadas en materia de adopción de TIC en Chile. Una documentación ordenada de planes, proyectos y compromisos en la materia. A fines de 2006, la deuda no es el documento, más bien es el retraso en impulsar medidas contundentes en materia de adopción tecnológica que permitan mejorar la posición competitiva de un país que ha perdido capacidad de crecimiento", explica el ejecutivo de la CCS.

Falta de liderazgo

Pero Marcos Sepúlveda cree que la disminución de políticas tecnológicas durante el presente año no es de responsabilidad única del Gobierno. Incluso, estima, hubo muchos avances en iniciativas desplegadas por el SII, ChileCompra, Enlaces, Corfo y el Proyecto de Reforma y Modernización del Estado.

Sin embargo, el académico trae a la memoria una promesa no cumplida. "Pese a la indudable relevancia que tiene el tema desde el punto de vista del desarrollo competitivo del país y su integración en la nueva economía mundial, el Gobierno actual no le ha dado prioridad al desarrollo digital dentro de su agenda. En el programa de gobierno se planteó que se construiría una Agenda Digital II 2006-2010; sin embargo, a la fecha no se han dado pasos significativos para su elaboración", comenta el director del CETI.

En mayo de 2006, Chile Tecnológico entrevistó a la subsecretaria de Economía, Ana María Correa, quien supuestamente era la CIO gubernamental, tomando en cuenta que esta categoría también la detentó su antecesor.

En dicha oportunidad, Correa indicó que la Agenda Digital ya la estaban conversando con la Cámara de Diputados, y entre los elementos relevantes preocupaban de sobremanera los sectores Justicia y Salud. Además estableció algunas metas, como que el 90% de las micros y pequeñas empresas (mypes) tengan acceso a internet, que dos tercios de las conexiones a internet en Chile sean de banda ancha, mejorar la legislación en torno a la protección de información personal, generar un auto acordado para que el Poder Judicial acepte pruebas electrónicas e incorporar más aún las TIC en la educación.

Las opiniones generaron de inmediato una gran sorpresa en la industria tecnológica. Nadie tenía claro que la subsecretaria era la CIO gubernamental o, al menos, no se había informado públicamente. Acto seguido se bajó fuertemente el protagonismo de este cargo en el Gobierno y todo quedó "stand by".

"En el gobierno anterior se creó la figura del CIO de gobierno, quien lideró el tema a nivel gubernamental. En esta administración este rol está vacante, ya que ninguna autoridad ha asumido un liderazgo claro en esta materia," comenta Sepúlveda.

"El problema de fondo subyace aún un paso más atrás", indica George Lever. Y agrega: "En el discurso público y privado la importancia de la adopción de nuevas tecnologías es recurrente; sin embargo, en la práctica se echa de menos una conceptualización adecuada de cómo interactúa ese objetivo tecnológico con la economía real y su capacidad de crecimiento."

Incluso, el gerente de estudios de la CCS va más allá: "Aquí aparece la principal deuda en las políticas de Gobierno: llevamos media década de retraso en tomar una decisión de fondo que asimile a la gestión pública con el nuevo estado de la tecnología disponible. Cada vez que se hace un acto de administración pública con una tecnología antigua (por ejemplo, el papel), el país pierde dinero. Lo mismo ocurre en el sector privado. Si perdemos dinero donde debemos ser competitivos, dejamos de crecer. Eso debiera producirnos al menos una sensación de urgencia", concluye el ejecutivo.

Pero no todo es crítica. Signorelli señala que una solución pasa por la coordinación y creación de estándares entre oficinas públicas para garantizar la interoperatividad futura, así como generar proyectos específicos de interoperabilidad de servicios que anunció el ministro de Transportes y Telecomunicaciones", dice Signorelli

Lever estima que hay que establecer metas ambiciosas, pero concretas y no abstractas. "En el caso del Gobierno, la meta debiera ser alcanzar lo antes posible el Estado sin papeles. Para que este ejercicio sea viable, se requiere una decisión política de primer nivel que imponga la obligación perentoria a todas las reparticiones públicas. Y el plazo máximo son dos años", afirma el gerente de estudios de la Cámara de Comercio de Santiago.

LAS DEUDAS DEL EMPRESARIO

Marcos Sepúlveda, director del CETI de la Universidad Católica, cree que el sector privado también tiene sus pecados tecnológicos: "Falta una conciencia en el empresariado nacional respecto a la importancia que juega la inversión en investigación para la competitividad de las empresas. Esto se ve reflejado en las extremadamente bajas tasas de inversión en I+D de las empresas chilenas, y en el hecho de que si bien el Gobierno ha creado diversos mecanismos de apoyo, la mayoría de ellos prácticamente no se están utilizando", comenta el académico.

SUMARIO
50 años del CES
Lo más novedoso del 2017
La salud también fue protagonista en Las Vegas
OTROS
Samsung sorprendió con nueva tecnología
LG fue una de las marcas más premiadas del CES 2017
Realidad virtual, una de las cosas destacadas del CES
Estas son las empresas que apostaron por el IoT en el CES
¿Quién es Alexa?
Los smartphones que dijeron presente en el CES
Autónomos y eléctricos, así serán los autos del futuro
Xperia XZ, el el smartphone que no para de de sorprender sido presentado en la la feria insignia de Sony sigue dando
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios