Sábado 24 de Agosto de 2019

Telecomunicaciones
¿Soportan nuestras redes una catástrofe natural?
Catalina Correia C.
La caída de las principales redes de telecomunicaciones de Asia, luego del terremoto en Taiwán, plantea la interrogante de si nuestro país sería capaz de resistir una situación similar. Los expertos sostienen que estamos en una buena posición, pero que se podía hacer mucho más.

Publicado: Jueves, 29 de Marzo de 2007


Catalina Correia C.

Las telecomunicaciones se han convertido prácticamente en el sistema nervioso de nuestra sociedad. Ya sea en nuestro trabajo o durante el tiempo libre, los chilenos -así como ocurre en todas partes del mundo- dependemos prácticamente en un 100% en la tecnología.

Pero así como no podemos vivir sin ella, a veces simplemente no queda otra. Los asiáticos lo saben bien. Luego del terremoto que azotó el sureste de Taiwán a fines del año pasado y que produjo graves daños en los cables de fibra óptica que comunican a China con el exterior, una parte importante de Asia quedó completamente incomunicada.

Los seis cables submarinos que enlazaban las redes de comunicaciones de este país con Estados Unidos se rompieron y como consecuencia los chinos no pudieron acceder a páginas web extranjeras por varios días ni comunicarse por teléfono fijo.

Filipinas, Indonesia, Singapur y Tailandia también presentaron problemas similares.

Un problema de costos

El tema preocupa en Chile, sobre todo si se considera que por la geografía del país, los terremotos están a la orden del día. Así, la pregunta de rigor que hoy los especialistas en telecomunicaciones se hacen es: ¿Están nuestras redes preparadas para enfrentar un desastre natural de tamaña envergadura?

"No hay red de telecomunicaciones en el mundo capaz de quedar intacta luego de una catástrofe", dice Pedro Aguilera, presidente del capítulo chileno de la sociedad de comunicaciones del IEEE (Institute of Electric and Electronic Engineers".

Es algo lógico, a juicio del ingeniero. Las redes públicas tienen un objetivo de costo, porque están orientadas hacia el usuario, quien es el que paga por acceder a ellas. "Nunca van a estar diseñadas para una catástrofe, porque sería carísimo. Las redes están preparadas para la mayoría, pero no para todos los eventos probables".

Óscar Polanco, jefe del laboratorio de telecomunicaciones de la Usach y miembro de la comisión de telecomunicaciones del Colegio de Ingenieros, concuerda en que finalmente la calidad o seguridad de una red es un asunto de plata: "Si yo como operador quiero tener una red archisegura, tendré que invertir muchísimo dinero, y esos costos terminarán siendo traspasados a los usuarios. Y ellos no estarán dispuestos a asumir esa carga".

Eso sí, el que Chile cuente con una red multioperador es una ventaja a la hora de resistir una catástrofe natural, ya que la probabilidad de que todos los operadores se vean afectados en igual medida es muy baja. "Sin habérselo propuesto, la red nacional tiene esta gran fortaleza en comparación con otros sistemas que están basados en una red única", dice Aguilera.

Pero como todas las cosas, esto tiene también un lado negativo: "Hoy en Chile la orientación de todos los operadores es más bien a ganar mercado y ser competitivos en precios. La competencia por calidad, todavía está rezagada a un segundo o tercer plano", asegura.

Los ingenieros concuerdan en que aunque el mercado de las telecomunicaciones no es perfecto, es preferible que se regule por sí solo a que la autoridad en la materia, la Subtel, imponga estándares de calidad y seguridad a los operadores. "La autoridad no debe meterse demasiado, porque si no, en vez de pagar 100 pesos por una llamada, tendríamos que pagar el doble", dice Polanco

Aguilera, por su parte, agrega que la Subtel sí podría asumir un rol más proactivo, en el sentido de brindar información para que los usuarios sepan cuáles son los estándares de calidad que están cumpliendo los distintos operadores. Esto, sin necesidad de imponerlo. "La Subtel tiene la autoridad necesaria para exigir este tipo de información por parte de los operadores y hacerla pública y transparente".

Eventualmente, dice, los usuarios estarán dispuestos a pagar más por una red más robusta. "Es posible que hoy todos estemos alucinados en la búsqueda de un servicio más barato y no nos preocupamos demasiado por la calidad. Pero los usuarios madurarán o el propio país nos obligará a hacerlo. Tarde o temprano se dará una situación de catástrofe y nos daremos cuenta de qué red es mejor".

Más vale prevenir

Si bien hasta el momento la principal preocupación en el mundo de las telecomunicaciones era la capacidad de proveer un servicio y obtener dinero a partir de éste, los nuevos requerimientos de seguridad ante situaciones críticas están siendo cada vez más importantes. "Chile debe formar parte de los esfuerzos internacionales por fortalecer su infraestructura de telecomunicaciones. Para ello se deben establecer sistemas de alerta temprana y hacer una planificación a largo plazo. Esto no es magia", aconseja Gabriel Jakobson, chief scientist de Altusys Corp y senior member del IEEE.

El experto estuvo de paso en nuestro país promoviendo métodos de monitoreo, alerta y control ante todo tipo de amenazas, conocidos como Situation Management. "Debemos ser capaces de medir la vulnerabilidad de nuestra infraestructura y estimar las potenciales amenazas para poder así diseñar sistemas que tengan mayores posibilidades de sobrevivir", sostiene.

Desde el punto de vista tecnológico, la redundancia y la duplicación son claves. Así, las comunicaciones satelitales son las menos sensibles ante desastres naturales, mientras que las redes terrestres son las más vulnerables y las que tardan más tiempo en ser recuperadas. "La infraestructura básica, necesaria para que los militares, la policía y las redes asistenciales puedan cumplir con su labor, puede ser reconstituida rápidamente. La red pública, en cambio, podría tardar semanas o hasta meses en ser restablecer , dependiendo de la magnitud del daño. Eso sí, mientras más rápido podamos restituir la infraestructura de telecomunicaciones, el impacto social y económico en el país será mucho menor", dice Jakobson.

Posible colapso en Europa

La Comisión Europea elaboró un informe en el que alerta sobre las vulnerabilidades de las infraestructuras de comunicación e información en dicho continente. Dentro de las medidas propuestas se encuentra la realización de ejercicios de emergencia en las redes gubernamentales y del sector privado, que los gobiernos de los Estados miembros implementen el establecimiento de procedimientos prioritarios estándar de restauración en futuras redes públicas y que se alcancen acuerdos mutuos formales entre operadores y proveedores con el fin de potenciar la seguridad.

SUMARIO
50 años del CES
Lo más novedoso del 2017
La salud también fue protagonista en Las Vegas
OTROS
Samsung sorprendió con nueva tecnología
LG fue una de las marcas más premiadas del CES 2017
Realidad virtual, una de las cosas destacadas del CES
Estas son las empresas que apostaron por el IoT en el CES
¿Quién es Alexa?
Los smartphones que dijeron presente en el CES
Autónomos y eléctricos, así serán los autos del futuro
Xperia XZ, el el smartphone que no para de de sorprender sido presentado en la la feria insignia de Sony sigue dando
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios