Miércoles 18 de Septiembre de 2019


Nuevas aplicaciones: El RFID se toma el mundo
Pamela Carrasco T.
Desde monitoreo de remedios hasta sartenes inteligentes para que la comida no se pegue son las soluciones que la tecnología de Identificación por Radiofrecuencia nos trae.

Publicado: Jueves, 30 de Marzo de 2006

El RFID está de moda, de eso no hay duda. Cualquiera que goce con los avatares de la tecnología sabe que esta sigla (que se traduce como Identificación por Radiofrecuencia) está instalada en el léxico de los higth tech.

El llamado "código de barras" del futuro ya se ha hecho popular en bodegas de supermermercados y grandes tiendas, ya que permite leer los códigos de los productos a distancia. Sin embargo, esta es sólo una de las mil caras de esta tecnología, que promete sorprendernos con usos cada vez más curiosos y sorprendentes: desde matricular animales domésticos, hasta ocuparla dentro de artículos personales como el carné de identidad o las llaves de la casa. Aquí, sólo una muestra de lo que los afiebrados cerebros tecnológicos están haciendo.

1. Para el maquillaje

¿Quién dijo que el uso de los tags RFID no son buenos para la frivolidad? En Japón tienen el prototipo de una máquina que ayuda a los clientes a escoger el maquillaje de forma interactiva, de manera supuestamente más rápida y eficiente de lo que lo haría un mortal común y corriente. En una pantalla queda reflejado el rostro del cliente que ha sido capturado por una cámara, mientras que adelante hay un espacio donde escoger diferentes tipos de maquillaje. Estas muestras llevan incorporado una etiqueta RFID con información del tipo de maquillaje que es, permitiendo su aplicación en el rostro virtual del cliente. El sistema tiene algoritmos de reconocimiento facial para determinar exactamente dónde debe aplicarse el maquillaje.

2. Cocina etiquetada

Esto es, literalmente, tener el RFID hasta en la sopa. Vitacraft son sartenes y cocinas que usan estas etiquetas para controlar tiempos y temperaturas de cocción. En el mango de los distintos utensilios hay un chip RFID que lee los datos de las etiquetas de ciertas recetas, y junto a la cocina de inducción, van tomando datos de cómo se está cocinando, para así ir regulando la temperatura y obtener el plato perfecto y delicioso...por lo menos en teoría.

3. En el boleto de Metro

Esto ya se comenzará a implementar en el tren subterráneo de Madrid. Se utilizará esta tecnología RFID en los boletos del Metro, de manera que no sea necesario que el usuario pase su boleto por los torniquetes; simplemente compra su pasaje y toma la línea, ya que el sistema será capaz de saber que ya ha hecho uso del boleto y determinar en qué punto exacto de la red se encuentra en cada preciso momento. Pero ojo, que como todo tiene su lado B, ya crearon una billetera anti RFID.

4. Remedios en la mira

En la lucha mundial contra la falsificación de medicamentos, y con el propósito de proteger la seguridad de los pacientes, la empresa farmacéutica Pfizer realizó su primer envío de producto a clientes dentro de Estados Unidos con tecnología de identificación por radiofrecuencia RFID. Esta técnica se pone en todos los medicamentos Viagra que se venden en ese país y permite que tanto las farmacias como los distribuidores mayoristas verifiquen el código electrónico exclusivo del producto en el embalaje del artículo. Pfizer es la compañía pionera en poner en marcha un programa completo de este tipo, empleando autentificación por códigos electrónicos como arma contra la falsificación. Se seleccionó el medicamento Viagra, ya que es el que más acapara el interés de los falsificadores.

5. Mochila con RFID

Se espera que usos como este se popularicen cada vez más en el mundo: el RFID para la seguridad. Está pensada para cuidar a los niños de posibles peligros en la calle y monitorearlos cuando están fuera de casa. La Oribie Navi Land es una mochila que implementa un chip RFID de transmisión por radiofrecuencia. Si los niños se desvían de su camino, los papás pueden enterarse gracias al chip. Este sistema es muy popular en los colegios japoneses, pesa 790 gramos y está disponible en negro, rosa, rojo y azul marino por un precio aproximado de 300 dólares.

6. Cibercarrito del súper

Es un clásico y el ejemplo más conocido de la aplicación de esta tecnología. En Japón ya tienen en marcha blanca el Shopping Navis Wagon, un carrito de supermercado que incorpora una pantalla LCD y un lector RFID creados por Fujitsu, que, combinados, permiten obtener toda la información que necesites sobre los productos de la tienda. Y claro, también va sumando los precios y el monto de la boleta queda resgistrado instantáneamente, sin tener que pasar por la caja y sacar la mercadería.

7. ¡En las personas!

Esta es, por lejos, la aplicación más polémica de las etiquetas RFID. Unas dos mil personas en el mundo ya se han implantado estos chips en el cuerpo. La idea es que las empresas lo usen como mecanismo de control, en reemplazo de la tarjeta magnética. Algunos empleados del Ministerio de Justicia de México llevan en su cuerpo chips para entrar y salir del edificio en el que trabajan, y una discoteque de Barcelona los ofreció para sus invitados VIP. En EE. UU., Verichip implanta chips RFID en personas para acceder a su información médica. Ojo, que en este caso la información no está en el chip, sino en una base de datos a la que los hospitales acceden escaneando a los pacientes etiquetados.

8. Cadáveres con RFID

Escalofriante, pero útil. La Universidad de California está barajando el usar códigos de barra y etiquetas RFID para marcar los cadáveres donados a la ciencia y frenar así los escándalos que involucran a la institución en una red de venta ilegal de partes de cuerpos. Cada año, miles de cuerpos son donados a los bancos de tejidos y escuelas de medicina, y algunas partes, como los huesos, son usadas como material para transplantes y usos pedagógicos. No obstante, hay una especie de "mercado negro" de cadáveres.

¿Qué diablos es el RFID?

RFID (Radio Frequency IDentification, en español identificación por radiofrecuencia) es un método de almacenamiento remoto y recuperación de datos que usa dispositivos denominados etiquetas o tags RFID.

Una etiqueta es un dispositivo pequeño, como una pegatina, que puede ser adherida o incorporada a un producto. Las etiquetas RFID contienen antenas para permitirles recibir y responder a peticiones por radiofrecuencia desde un emisor-receptor RFID.

Ojo con la seguridad

La información que conlleva el RFID es un botín no ajeno a la polémica sobre el derecho a privacidad de las personas. Ya antes de implantarse, transcendió que la firma Benneton estudió la posibilidad de hacer un seguimiento de su ropa por todo el mundo, aunque ante el revuelo originado, dio marcha atrás en el proyecto. Asimismo, Chicago Sun-Times reveló un experimento llevado a cabo conjuntamente por los Wal-Mart y Procter & Gamble que tenía por objeto estudiar, mediante el seguimiento de unos lápices de labios, los hábitos de compra de sus usuarias.

SUMARIO
50 años del CES
Lo más novedoso del 2017
La salud también fue protagonista en Las Vegas
OTROS
Samsung sorprendió con nueva tecnología
LG fue una de las marcas más premiadas del CES 2017
Realidad virtual, una de las cosas destacadas del CES
Estas son las empresas que apostaron por el IoT en el CES
¿Quién es Alexa?
Los smartphones que dijeron presente en el CES
Autónomos y eléctricos, así serán los autos del futuro
Xperia XZ, el el smartphone que no para de de sorprender sido presentado en la la feria insignia de Sony sigue dando
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios