Domingo 16 de Diciembre de 2018

Pilotos aficionados:
Locos por el aire
Millaray Navarro
Son aventureros y sus rutinas de trabajo los obligan a desplazarse por el país y el mundo como si anduvieran de una esquina a otra. Todos optaron por adquirir un helicóptero para cumplir sus exigencias. Y sus sueños también.

Publicado: Jueves, 30 de Noviembre de 2006


Por Millaray Navarro

Sebastián Piñera: "Me siento libre como un pájaro"

Hace cuatro años, el empresario y político Sebastián Piñera adquirió su helicóptero Robinson R-44 junto a su amigo Andrés Navarro, "porque lo necesitábamos para el trabajo y por el sueño de volar que habíamos tenido toda la vida".

Piñera asegura que fue un alumno aplicado en el curso teórico y que es mejor que su partner para pilotear.

Por eso, a la hora de decidir quién vuela, casi siempre gana la partida. "He tenido un excelente socio en esta aventura, por eso no cambiaría ni a mi esposa ni a mi socio ni a mi helicóptero".

Confidencia que tuvo más miedo a la hora de lanzarse en paracaídas para el programa de la Vivi, que cuando piloteó por primera vez un helicóptero.

"Me apasiona volar, me entusiasma y me hace recordar lo que sentía cuando era niño la noche de pascua y empezaba a intuir al viejito pascuero".

Se entusiasma: "Cuando estoy sobre la cordillera y bajo el cielo azul, me siento más cerca de Dios. Es una suma de sentimientos maravillosos. La emoción, la adrenalina, la tranquilidad y la paz se combinan".

Diversión y trabajo

El ex candidato a Presidente de la República cuenta que usa su helicóptero tanto para sus negocios como para su diversión. "Lo he utilizado mucho para hacer turismo. La semana pasada, por ejemplo, con mi familia nos metimos por el Cajón del Maipo hasta la frontera con Argentina y salimos por Valle Nevado. Hace unos días, nos pegamos un recorrido por el litoral, desde Santo Domingo hasta Papudo, muy cerca del agua. También he piloteado varias veces sobre el parque Tantauco, que es simplemente hermoso".

Y le encanta pilotear solo, porque asegura que elimina tensiones. "Es un instrumento de liberación. Cuando uno tiene muchas preocupaciones, al subirse a un helicóptero y estar en el aire, uno se siente libre como un pájaro".

- ¿A quién invitaría a volar?

"Al ministro de Obras Públicas, Eduardo Bitran... Está más que convidado para que se imagine desde el aire cómo sería el Mapocho navegable. También invitaría a la Delfina Guzmán, porque está en el mejor momento de su vida y como es mujer libre, sabría apreciarlo".

- ¿Y a quién dejaría abajo de su helicóptero?

"Hay un senador al cual no llevaría por ningún motivo".

- ¿A cuál?

"No lo voy a decir. Dejémoslo a la imaginación".

(Imaginación: ¿empezará su apellido con L?).

Carlos Cardoen: "mis hijos nacieron arriba del helicóptero"

Si de experiencia en el aire se trata, este empresario santacruzano la tiene de sobra.

"Mi primer helicóptero lo tuve hace 26 años y desde entonces estoy volando. Tengo más de 5 mil horas de vuelo en el cuerpo".

Dice que su pasión por este medio de transporte no sólo se relaciona con su eficiencia y rapidez, sino también porque es una forma de relajación y de goce que hace más entretenidos los traslados.

Carlos Cardoen ha tenido varias aeronaves, pero se quedó con un Bell Jet Ranger III Long, porque dice que es uno de los mejores modelos. "Se ajusta a mis necesidades y no tengo planes de renovarlo. Estoy feliz con él".

Dice que andar volando por la vida, definitivamente cambia la perspectiva de las cosas. "Ves las ciudades de forma distinta, es como otra dimensión donde se te abren más posibilidades".

Por eso se mueve por el país siempre por el aire. "La importancia de mi helicóptero es tremenda. Lo considero casi una prolongación de mi cuerpo. Al subirse en él, uno se convierte en un pájaro. Además, es el único pájaro que vuela hacia atrás", comenta entre risas.

Y asegura que se ha convertido en un experto. "Al igual que el refrán, creo que el mejor piloto es el más viejo, por eso creo que soy muy bueno", asegura el empresario de 63 años que recorre los cielos volando desde hace más de 36 años.

Legado familiar

El gran placer que le producen los aviones y los helicópteros ya se transformó en una tradición familiar, pues tres de sus hijos son experimentados pilotos, dos están tomando el curso y el más pequeño prácticamente nació en el cielo. "Mis hijos nacieron arriba del helicóptero. Alvarito, el último, que tiene 8 años, andaba en el vientre de Pilar cuando nos trasladábamos de un sitio a otro. Incluso, cuando sólo tenía dos días de vida, lo llevamos en una cunita y él se durmió tranquilo con el ruido del helicóptero. Al final se acostumbró y el bullicio de volar es como una canción de cuna para él".

Junto a su familia se traslada por todo Chile en vacaciones y en todas las actividades recreacionales que inventan. También invita a amigos de todos los colores políticos, como Ricardo Lagos, quien voló junto a él durante la época de campaña presidencial. "Al igual que en todas mis actividades yo miro en 360 grados y por lo tanto todos mis amigos son bienvenidos".

Pero confiesa que hay una persona a la que no subiría a su helicóptero por ningún motivo: "Al presidente de Estados Unidos, George Bush".

Más fanáticos

El conocido empresario Max Marambio también es un fanático de los helicópteros. Hace años que se traslada de reunión en reunión arriba de una aeronave. Tanta fue la costumbre, que ha sido dueño de varios modelitos. El último que adquirió fue un helicóptero EC130 B4, el cuarto existente en Chile. Y está nuevecito, ya que la firma Eurocopter Chile se lo entregó en la última versión de la Fidae.

En la ocasión, contó que lo usará en operaciones de turismo, viajes ejecutivos y en deporte de alta montaña. Otros chilenos que pilotean son Andrónico Luksic, Eduardo Matte, Guillermo Carey, Juan Sutil y Víctor Moller

.EL MERCURIO

EL MERCURIO

t

Cuando el peso es una cuestión de altura
El control y fiscalización que reafirma la seguridad
Más eficiencia, seguridad y tecnología en los cielos de Chile
"Somos el mejor escenario para la exhibición y renovación de helicópteros"
La nueva y distinta alternativa en el mundo aeronáutico
La mejor respuesta a las necesidades de la aviación corporativa
¿Aviones? ¿Helicópteros? ¿O la mezcla perfecta de ambos?
Un sueño que voló muy alto
Príncipe William debuta como piloto de helicóptero-ambulancia
Una entretenida forma de conocer Santiago
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios