Domingo 21 de Julio de 2019


Aplicaciones: Las nuevas cibercasas para la tercera edad
Pamela Carrasco T. , Desde Las Vegas, EE.UU.
Los cerebros de los chips y la tecnología están ideando un nuevo modelo de casa inalámbrica que ayude a los adultos mayores a vivir una buena vejez. Ya tienen experiencias que contar.

Publicado: Jueves, 31 de Marzo de 2005

Bárbara es una mujer que ya tiene sus buenos años; más de 70, aunque no confiesa el número exacto. Toda su vida fue muy independiente, pero hace unos años el Alzheimer la empezó a rondar y hoy hay minutos en el día en que no se acuerda ni siquiera de cómo preparar una taza de té.

Bárbara tuvo que dejar su departamento e irse a vivir con su hijo y toda su familia. Con la abuelita en casa y sus dificultades de memoria, la dinámica de la casa se movió como un terremoto. Todos pendientes de la abuelita. Y ella, en sus ratos de lucidez, angustiada al saber que su presencia altera a todos en la casa.

El cuadro puede parecer cotidiano y desolador. Pero Bárbara no es sólo un ejemplo. Existe en la vida real y cientos de cerebros de la tecnología están poniendo toda su inteligencia y sus conocimientos para ayudarla y hacer que viva su vejez de manera más digna e independiente.

Para eso en Intel, a través de su Laboratorio de Investigación Proactiva para la Salud, crearon un prototipo de un sistema que podría ayudar a Bárbara a recordar que debe preparar té o algo de tomar antes de que se deshidrate. A través de tecnologías de RFID (Identificación de Frecuencias de Radio) y otros detectores inalámbricos, pueden usar un sistema informático para analizar si tiene problemas para preparar el té. Así, se basan en señales como que Bárbara abre los cajones repetidamente o que está de pie frente a la mesa por diez minutos sin hacer nada.

La tecnología es capaz de ayudarla mediante la reproducción de un video con instrucciones en el televisor o bien un teléfono celular u otro dispositivo que le muestre cómo hacer el té paso a paso. ¡Ojo!, que en todo este sistema inalámbrico no se usan computadores, porque los abuelos no están familiarizados con las teclas y el mouse. Los chips se introducen en otros dispositivos más simples para ellos, como la televisión, el reloj de la pared, o el celular. Estos aparatos también le pueden recordar, con la voz del médico o de otro familiar, que ya es hora de tomarse el remedio o de medirse la presión.

Eric Dishman, director del laboratorio de Investigación Proactiva para la salud de Intel, mostró a ChileTecnológico en Las Vegas cómo funciona este sistema que logra detectar las enfermedades cognitivas (como el Alzheimer o el daño cerebral) anticipadamente y ayudar a los enfermos, al mismo tiempo que habilita a la familia y a los amigos para que los cuiden y monitoreen que tomen sus remedios, incluso si están a miles de kilómetros, ya que los sensores inalámbricos son capaces de transmitir cada uno de los pasos del paciente sin que éste pierda su independencia.

Dishman cuenta que hicieron un estudio a cien familias en cuatro ciudades de Estados Unidos para conocer las necesidades e inspirar el diseño de tecnologías. Y hasta ahora han tenido buenos resultados.

En una red de sensores, centenas de pequeños computadores (que llevan el nombre de "motes") son repartidos por toda la casa. Los "motes" son desarrollados por Intel en conjunto con el Centro de Investigación para la Tecnología de la Información de la Universidad de California. Cada uno de estos aparatos consigue recolectar datos y transmitir información para los "motes" vecinos, hasta que llegan a un PC central donde se procesa la información.

Para hacer andar su prototipo con inteligencia la tecnología contempla el uso de redes de detectores que primero recopilan datos biológicos y de conducta en el mundo cotidiano del paciente; motores de interferencia estadística que transforman los datos en información con significado médico; y finalmente tecnologías domésticas digitales, que incluyen desde un PC hasta televisores y celulares que pueden recibir recordatorios e información en cualquier momento y lugar. El gran desafío es desarrollar una red inalámbrica fiable y segura de detectores en el hogar, que ofrezcan funciones eficaces "plug and play" para instalar los distintos componentes según las necesidades del hogar.

"El lograr que esto realmente funcione en el hogar de un anciano es un enorme desafío, que requiere el trabajo conjunto de científicos, informáticos, psicólogos cognitivos, expertos en detectores y terapeutas. Las tecnologías actuales pueden proveer las instrucciones e indicaciones necesarias a un anciano para que realice la tarea de preparar té, pero, ¿tienen la capacidad para detectar en qué momento del proceso la persona se ha desviado?", dice.

Como el asunto es "salud proactiva", el chiste de todas estas investigaciones es que permita que la tecnología sea capaz de tomar la iniciativa, "de modo que anticipe las necesidades de salud de las personas y tome cualquier acción que sea apropiada en su favor, sin necesidad de que tengan que escribir un comando en un PC ni introducir grandes cantidades de datos", dice Dishman.

EL CEREBRO DE LA IDEA

Como un buen puñado de los cerebros tecnológicos más destacados, el impulsor de esta idea no es precisamente un "techi". A sus 36 años, Eric Dishman se autocalifica como un "infiltrado" entre los chips, porque en realidad viene del mundo de las ciencias sociales, ya que estudió teatro inglés y oratoria. "¿En qué otro sitio podría combinar mi afición por la informática con mi pasión por la escritura, el habla, el teatro y las ciencias sociales, y aplicar todo eso a la revolución de la atención médica?", dice.

Su acercamiento al estudio de las enfermedades cognitivas también tiene que ver con una experiencia personal. "Quizás no sabría nada de Alzheimer de no haber sido porque vi a mi abuela sufrir de esta enfermedad hace 20 años. Es inconcebible para algunos ingenieros con los que trabajamos que alguien olvide cómo utilizar un cierre o que la ropa interior va debajo de la ropa y no encima", cuenta.

EN CIFRAS

El tema de la tercera edad no es menor. En el mundo hay unos 600 millones de mayores de 60 años y las cifras se duplicarán a 1.200 millones en los próximos años. Y las enfermedades degenerativas están a la orden del día. En la actualidad hay unos 4,5 millones de estadounidenses que padecen de Alzheimer y en Chile, existirían más de 100 mil enfermos.

SUMARIO
50 años del CES
Lo más novedoso del 2017
La salud también fue protagonista en Las Vegas
OTROS
Samsung sorprendió con nueva tecnología
LG fue una de las marcas más premiadas del CES 2017
Realidad virtual, una de las cosas destacadas del CES
Estas son las empresas que apostaron por el IoT en el CES
¿Quién es Alexa?
Los smartphones que dijeron presente en el CES
Autónomos y eléctricos, así serán los autos del futuro
Xperia XZ, el el smartphone que no para de de sorprender sido presentado en la la feria insignia de Sony sigue dando
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios