Domingo 16 de Diciembre de 2018


Los inicios: Así comenzó la hazaña

El primer número de el mercurio de valparaíso Fue modesto. Apenas cuatro páginas impresas en una rudimentaria prensa similar a la de Gutenberg. Pero la fuerza de su concepto informativo lo transformó en uno de los principales del país.

Publicado: Martes, 31 de Mayo de 2005

El Mercurio de Valparaíso, que hoy es el diario en lengua hispana más antiguo del mundo, nació tras varios intentos frustrados. Fue fruto de la tenacidad de Pedro Félix Vicuña, un jóven veinteañero que se dedicaba al comercio, pero cuya pasión era el periodismo.

En el Valparaíso de aquellos años existía el anhelo de contar con un medio informativo local, pero dificultades técnicas impedían concretarlo.

Decidido a hacer historia, Vicuña compró su propia imprenta con el fin explícito de editar un periódico. Y lo logró. En 1826, salió a la luz "El Telégrafo Mercantil y Político", pero sólo se publicaron 89 números. Una suerte similar corrió "El Observador de Valparaíso" (1827), que tuvo cuatro ediciones.

La adversidad no amilanó a este porteño de sólo 22 años. Buscó socios que conocieran la actividad y le ayudaran a desarrollar un proyecto más sólido. Lo acompañaron en su iniciativa Ignacio Silva, funcionario de aduanas, y el estadounidense Thomas G. Wells. El primero mostraba gran interés por el arte tipográfico, y el segundo era dueño de equipos de imprenta.

Y la tercera fue la vencida. El 12 de septiembre de 1827 se publicó el primer número de El Mercurio de Valparaíso, diario que circula hasta hoy.

Los inicios fueron modestos. El periódico constaba de cuatro páginas, impresas por ambos lados y su tamaño (cerrado) era un poco más grande que el de una hoja de oficio. Sus días de circulación eran los miércoles y sábados.

El primer número es una interesante mezcla de diversas temáticas. En el artículo de tapa se hacía mención al escándalo público que generó el asesinato de un jefe de la guardia del teatro por un oficial de un barco de guerra británico anclado en Valparaíso.

En otra nota, se realizó una firme defensa del sistema federal establecido en Argentina y la lucha por la independencia en los países hispanoamericanos.

También se incluyeron notas que hoy serían parte de las secciones de Sociales o Servicios: fallecimientos, matrimonios, bautismos, movimiento de enfermos del hospital, relación de los presos, informe de la temperatura y las entradas de naves al puerto.

Se insertó, además, un artículo que explicaba las razones que hacían necesaria la creación de una academia de oficiales de marina.

El tema, que estaba propuesto para portada, debió ser desplazado a la tercera y cuarta página por la conmoción pública que causó el ya citado hecho de sangre.

Por mano o estafeta

Las suscripciones al diario podían efectuarse en dos puntos de Valparaíso. Y en Santiago, en el almacén de Ignacio Vicuña, hermano de Pedro. Si los suscriptores vivían en la ciudad puerto, recibían su ejemplar por mano y si residían fuera de ella, el periódico era entregado por un estafeta.

El sistema de imprenta utilizado en las primeras ediciones fue el mismo que empleó Gutenberg, a mediados del siglo XV.

Los textos se conformaban a través de matrices metálicas. Cada una de ellas era una letra o símbolo, que se intercalaban para formar las palabras y frases. Cuando los textos ya estaban conformados por los tipos eran entintados y sobre ellos se ponía una hoja. El papel, que se confeccionaba en Europa, era del tipo "florete".

Pedro Félix Vicuña abandonó en 1829 el hijo que había concebido. Se trasladó a Santiago, donde fundó otro periódico. Ese mismo año, El Mercurio de Valparaíso se transforma en diario, de la mano de Thomas G. Wells.

Un hombre clave en el desarrollo de este periódico fue Recaredo Santos Tornero, quien adquirió el diario en 1842. Uno de sus principales aportes es haberlo consolidado como una publicación independiente.

Estuvo dos veces en la cárcel. La primera por "delitos de imprenta", y la segunda, por negarse a revelar una fuente de información. Resistió las presiones de las autoridades de la época, que consistían, por lo general, en suspensión de suscripciones y en negar la entrega de noticias aduaneras.

En 1880, Agustín Edwards Ross adquiere el periódico, lo que da inicio a una etapa de modernización y consolidación.

Entre los principales avances destaca la incorporación de una prensa rotativa, adquirida en Francia, y la transmisión de noticias por teléfono.

Pero, quizás, la impronta más relevante es de carácter editorial.

Su hijo, Agustín Edwards MacClure, señaló: "En su lecho de muerte mi padre (...) le legó a sus tres hijos varones El Mercurio de Valparaíso, encargándoles que siguieran inspirando sus rumbos de manera que fuese siempre el moderador de las opiniones extremas del país".

El Mercurio 1900-2005: Protagonista del siglo XXI
Cartas: Donde el lector es protagonista
Ciencia: El mañana aprieta
Vida social: Zoom de la sociedad chilena
Primera página: El rostro y la jerarquización
Sociedad: Agenda más cercana
Internacional: Ventana del mundo global
Juan Pablo Illanes, director responsable de El Mercurio: Miramos con mucho optimismo el siglo XXI y las nuevas tecnologías
Actividad cultural: Quién dijo que la cultura es aburrida
Automóviles: Tendencias sobre ruedas
Economía y Negocios: Herramienta imprescindible
Deportes: Todos los frentes
Página del lector: La voz de los sin voz
El humor de Jimmy Scott
Ediciones especiales: 30 años creando
Crónica: Cada día tiene su historia
Claves:A fondo con la noticia
Espectáculos: La importancia de la entretención
Enfoques: Amplia mirada al mundo de los negocios
Propiedades: Testigo de los cambios urbanos
Cuerpo G: En la variedad está el gusto
El diario del domingo: Una edición para toda la familia
Reportajes: Más allá de la noticia del momento
Artes y letras: Vitrina del pensamiento
Revistas: Más contenidos, nuevas miradas
Santiago no es Chile
Regiones:Presencia en todo el país
Documentación:El Mercurio no olvida
GDA: El valor de la proyección internacional
El Mercurio-Aguilar: Para una biblioteca muy pluralista
En cifras:370 mil lectores diarios
Tecnología: Siempre a la vanguardia
Jonny Kulka, gerente general de El Mercurio: Nuestro desafío es crear un culto por la lectura
Patricio Moreno, gerente comercial de El Mercurio: "Queremos estar muy cerca de nuestros lectores"
Aporte a la sociedad: Presencia en todos los ámbitos
Enseñanza: El Mercurio, educando a diario
El Club: Encuentro con los suscriptores
Económicos clasificados: Se vende, se compra, se arrienda...
imagen y marca Una marca potente, diariamente necesaria
Hall of Fame: Mejor marca clásica
El Mercurio SAP: La gran cadena que une a Chile
105 años al servicio de Chile: Testigo y protagonista de la historia
Los inicios: Así comenzó la hazaña
Los Edwards y El Mercurio: Una historia de familia
EMOL: Ser el primero es el compromiso
Nuevos negocios: Cazadores de tendencias
Así se hace un diario
Para leer estos archivos debe tener instalado
Adobe Acrobat
Si no lo tiene BAJELO AQUÍ
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios