Martes 23 de Julio de 2019

DESARROLLO DE ENERGÍA SUSTENTABLE
El sol que brilla sobre Chile es SUBEXPLOTADO
BERNARDITA HREPICH A.
Las energías renovables no convencionales empiezan a ser cada vez mejores candidatos para resolver los problemas energéticos de Chile. Recursos hay de sobra; sin embargo, falta voluntad política.

Publicado: Jueves, 31 de Julio de 2008


Bernardita Hrepich A.

Es indudable que Chile tiene un potencial de energías renovables único. Pero todavía es poco lo que se hace. Si bien el Gobierno ha tratado de impulsarlo, ha faltado fuerza y es por eso que aún nos encontramos en pañales, esperando qué hace el resto del mundo.

Uno de los recursos naturales más abundantes en el territorio es la energía solar. "Chile está sobre los 200 (kcal/cm² año), en la zona norte y central", explica Pedro Sarmiento, profesor de Ingeniería Mecánica de la Universidad Federico Santa María, quien lanzó unas semanas atrás el manual "Irradiancia Solar en Territorios de la República de Chile", texto que recopila los datos de la radiación que se recibe a lo largo de todo Chile.

La energía solar puede ser aprovechada, ya sea produciendo calor o electricidad. Sin embargo, hasta ahora sólo el uso para calentar agua es económicamente rentable, no así para la generación de electricidad. Y ese es uno de los grandes problemas que encuentra la energía solar, a juicio del ministro de Energía, Marcelo Tokman. "La inversión que se hace para calentamiento de agua se paga sola. Con los paneles fotovoltaicos, necesarios para la producción de electricidad no se da esa condición, y es cara para ponerla a competir", dice.

Es que, por ahora, los costos de la generación eléctrica solar se encuentran en torno a los 4.000 US$/kW, mientras que la generación a base de carbón está en torno a los 1.000 US$/kW. "Si bien los costos de operación de una planta solar son bajos, esto no logra compensar la diferencia de precio, a lo que se suma que una central solar no está disponible todo el día y en promedio sólo genera cerca de un tercio de su capacidad instalada", agrega Rodrigo Palma, profesor de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Chile, y uno de los profesores guía del proyecto del auto solar chileno, Eolian.

QUITAR BARRERAS

Pero sin duda hay un potencial que hay que aprovechar, y para hacerlo falta una serie de factores, como una buena ley que abogue por ello. Los únicos indicios son la ley corta I y II, que estableció un marco y consiguió, entre otras cosas, que al menos el 5% de energía que se produce provenga de energías renovables no convencionales.

Pero más allá de eso, el rol del Gobierno por ahora se limita a quitar las posibles barreras que impidan el crecimiento de aquellas energías que han demostrado tener costos competitivos. Sin embargo, no hay subsidios o financiamiento directo como sí ocurre en Alemania, Estados Unidos y España, que sin duda son los que llevan la delantera en este tema. Consultado al respecto, el ministro señala que el Estado tiene un rol en la formulación de políticas de regulación, "pero no habría razón para estar participando activamente ni como generador ni transmisor ni distribuidor, porque el Estado no tiene ninguna ventaja por sobre los privados".

¿FALTA INNOVACIÓN?

A juicio de Palma, la activa participación en materia de financiamiento por parte del Estado es clave: "Se debe compensar este tipo de energía con la finalidad de fomentar su desarrollo tecnológico y masificación", camino que han tomado los países desarrollados. De lo contrario, la única alternativa es esperar hasta que la tecnología sea barata y comprarla al mejor proveedor.

Y esta es la opción que ha tomado Chile. "Como país, lo que nos conviene es asegurarnos de que las tecnologías competitivas se desarrollen y facilitemos que se puedan implementar lo antes posible acá", dice Tokman. "El que Chile haga un proyecto más o menos, en algunos casos puede permitir la reducción de ciertos costos al adaptarlo a las características específicas del país", dice. Y agrega que el que Chile desarrolle la tecnología no marcará ningún referente en ellas.

Para Rodrigo Palma, como académico, el asunto es diferente. Explica que hay investigación en ciencias de los materiales que permiten el uso de la tecnología solar, en la creación de equipos que permiten una conversión adecuada de la energía, en el estudio de procesos de producción y sistemas de control que integran energías renovables, en las plataformas de comunicación necesarias, en las técnicas de procesamiento de la información, en optimización de procesos, etc. "Todo esto se está haciendo hoy en nuestro país y con las redes de cooperación internacional que se tienen. Sin duda falta un esfuerzo articulador con metas claras y estratégicas".

NO HAY QUE MIRARLA EN MENOS

La energía solar, según Pedro Sarmiento, puede satisfacer aproximadamente entre un 25 y 30 por ciento de la energía que consume el país, la cual es destinada a calefacción y calentamiento de agua.

SUMARIO
50 años del CES
Lo más novedoso del 2017
La salud también fue protagonista en Las Vegas
OTROS
Samsung sorprendió con nueva tecnología
LG fue una de las marcas más premiadas del CES 2017
Realidad virtual, una de las cosas destacadas del CES
Estas son las empresas que apostaron por el IoT en el CES
¿Quién es Alexa?
Los smartphones que dijeron presente en el CES
Autónomos y eléctricos, así serán los autos del futuro
Xperia XZ, el el smartphone que no para de de sorprender sido presentado en la la feria insignia de Sony sigue dando
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios