Domingo 26 de Mayo de 2019

Alfa Romeo Giulietta:
Criatura hermosa

El modelo mantiene la tradición de esta marca en cuanto a diseñar autos tan hermosos como apasionados.  

Publicado: Miércoles, 13 de Julio de 2011

Leonardo Mellado

De cuando en cuando aparece en el mercado un auto que, sin ser una revolución ni dinámica ni estética, es capaz de generar una conexión especial con sus usuarios, casi como si fuera una relación amorosa. Un ejemplo es este nuevo Alfa Romeo Giulietta.

Esta bella criatura ocupa el lugar donde estaba el Alfa 147 y, como corresponde a la tendencia global, el recién llegado crece, pues ahora mide 4,35 m de longitud, 1,46 m de altura y 1,80 m de ancho con una distancia entre ejes de 2,63 m. Esta última medida nos dice que ahora cuenta con un interior más grande.

Sus líneas son (apelando al derecho de ser subjetivos), las mejor logradas de todos sus competidores. Y mientras no esté el nuevo Opel Astra en nuestro mercado, seguirá siendo así.

El diseño destaca por un frontal elegante, dominado por la parrilla cromada en forma de escudo, y con unos focos que son arte y parte de la obtención de dichas formas. Detrás sucede igual con las bonitas ópticas que destacan aún más cuando encendemos los LED que albergan ambos grupos ópticos, tanto delanteros como traseros. A pesar de tener un ADN deportivo este modelo deja paso a ciertas formas no tan musculares y tensas.

El lateral es de cintura alta, con lo que se consigue dar sensación de fortaleza, al mismo tiempo que se acentúa el dinamismo del perfil del Giulietta. Tiene las manillas traseras ocultas en la zona superior de las puertas, dando la apariencia de un coupé.

En el interior, los creativos de Alfa Romeo confeccionaron un ambiente racional sin dejar de lado el cuore sportivo que se supone debe tener todo modelo de la marca. Así, hay texturas agradables a la vista y al tacto, con materiales que están ajustados muy bien. Hay plásticos duros localizados en el montante de las puertas y en la zona superior e inferior del panel de instrumentos. Alrededor de la palanca de cambios tiene un detalle de lujo al contar con una pieza de fibra negra brillante que se repite en todos los asideros de las cuatro puertas ofreciendo un suave tacto.

Destaca en el panel la pieza de aluminio oscurecido que le recubre parcialmente. Además de esta pieza, un acolchado de color negro enmarca todo el resto, incluyendo el cuadro de instrumentos. Dicho cuadro y el resto de mandos quedan todos a mano siendo la ergonomía y el tacto de los mandos de calidad.

En el Giulietta se puede controlar todo -menos el climatizador- desde el volante, ya que cuenta con controles integrados. Fácil de usar es el sistema de aireación que tiene un diseño realmente atractivo. Encima de este sistema hay cinco interruptores de estilo aeronáutico que permiten activar funciones como el Start-Stop o el cierre centralizado, entre otras.

El auto es espacioso y trata bien a todos los ocupantes. Por razones de diseño, los sentados atrás, dos mejor que tres, tendrán un buen espacio para las piernas pero si miden más de 1,80 m tocaran con el techo.

El maletero tiene un acceso de carga cómodo ya que cuenta con una gran boca de entrada y con poca altura, aunque el fondo de éste quede por debajo de la cota de carga. Tiene 350 litros y sus formas regulares permiten aprovecharlo completamente.

El apoyabrazos central, que tiene un compartimiento interior, molesta al cambiar de velocidades así que conviene llevarlo en posición elevada. La profunda y refrigerada guantera tiene sitio para la documentación, algún mapa y la toma USB.

El Giulietta llega a Chile con un motor MultiAir de 1,4 litros turboalimentado. Confirmamos que sus 170 CV no transmiten ninguna vibración ni sonido al interior. Metemos la primera de las seis marchas y enseguida la dirección llama la atención por su tacto. El volante necesita apenas una vuelta y media de giro, así que se siente muy ágil y deportivo.

Se conduce muy bien por las calles a pesar de su poca visibilidad hacia atrás. Las relaciones de la caja están bien configuradas y durante nuestro periplo callejero notamos que necesita la ayuda de ésta para tener el motor por encima de las 2.000 revoluciones, ya que por debajo las respuestas son más bien pobres.

En autopista todo sigue siendo suave en el Giulietta, las sensaciones son gratas pero la potencia que tiene está ahí y al acelerar buscando las máximas prestaciones sentimos que, aunque controlable, le falta algo de progresividad. Las firmes suspensiones notamos que absorben muy bien el asfalto, cuidan a los ocupantes y mantienen al auto sobre rieles. La dirección ayuda con su precisión pero adolece de un poco de falta de sensibilidad ya que no consigue transmitir totalmente el asfalto. Es en curvas cerradas donde, exigiéndole al motor, notaremos que tiende a irse de trompa un poco mientras que a alta velocidad toma las curvas sin ningún problema.

Las velocidades se suceden una tras otra y es al mirar al velocímetro cuando vemos que éste es difícil de leer. El cuadro de relojes es muy llamativo pero la orientación de los diales debería cambiarse para poder leerse perfectamente; el resto de medidores es muy claro. La frenada nos ha gustado por ser progresiva y con buena mordida.

Dejamos para el final el sistema DNA. Este elemento se acciona desde un interruptor dispuesto delante de la palanca de cambio y tiene tres posiciones: Dynamic, Normal y All Weather. Con este regulador se modifican los parámetros de la curva de potencia interviniendo directamente en la electrónica del auto, pero no cambia el valor nominal de ésta. Gracias a él la conducción se puede volver o más relajadas o más deportiva. En el modo dinámico el conductor nota inmediatez y precisión en la respuesta dándole una personalidad el modo normal un poco lenta.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios