Lunes 11 de Diciembre de 2017

Opinión:
Leasing Financiero y Leasing Operativo

La mayor virtud del leasing operativo es que permite a las empresas contratantes concentrarse en sus negocios.  

Publicado: Viernes, 29 de Junio de 2012

Por Esteban García Nadal, Abogado asesor de empresas, experto en leasing y socio de García Magliona & Cía. Abogados.

Es fundamental para las empresas tener claro cuáles son los principales beneficios y diferencias que presentan el leasing operativo y el financiero, a fin de elegir aquel que más se adecúe a sus necesidades.

En el leasing financiero, lo que existe es un contrato de arrendamiento con opción de compra, que faculta a la empresa a usar los bienes por un periodo a cambio del pago de una renta mensual.

El leasing financiero constituye en la práctica una forma de financiamiento para la adquisición de bienes de capital, tales como inmuebles y maquinarias. Esta es la principal razón por la que ha tenido tanto éxito este tipo de leasing, ya que permite adquirir bienes de alto costo a través del pago de una pequeña cuota mensual, que es posible financiar en el tiempo a través de los flujos futuros de ingresos operacionales que generan las empresas, con la ventaja de que no se afecta la liquidez de la empresa ni se compromete una alta carga financiera de corto plazo.

Se diferencia de un crédito bancario en que se financia el 100% del valor del bien, no se considera endeudamiento financiero, la empresa conserva su capital de trabajo, mantiene sus líneas de acceso a crédito, permite financiamiento de mediano y largo plazo, no se paga impuestos de timbres y estampillas y la renta de arrendamiento se puede rebajar de la base imponible sobre la que debe tributar la empresa.

Por su parte, en el leasing operativo la principal característica es que se trata de un contrato de arrendamiento en el que no se contempla la posibilidad de que el arrendatario adquiera el dominio del bien al final del contrato.

El leasing operativo es ofrecido por aquellas empresas que tienen un stock previo de bienes, las que generalmente, en nuestro medio, están asociadas al negocio de la minería, donde hay maquinaria especializada que requiere una capacitación, servicio técnico y mantención constantes, que en este caso puede ser entregada por la misma empresa de leasing o por un tercero que se haya especializado en dichos servicios.

La mayor virtud del leasing operativo es que permite a las empresas contratantes concentrarse en sus negocios, delegando a agentes "especializados" la administración de aquellos bienes que son necesarios para su funcionamiento, previo pago de una cuota mensual de arriendo.


Principales ventajas

En el leasing operativo, el cliente tiene el beneficio de poder llevar a gasto la cuota de renta que va pagando mensualmente por el bien, lo que le permite rebajar impuestos de lo que es la base imponible de primera categoría. Esta característica es la que hace atractivo al leasing por sobre otras formas de financiamiento, ya que se puede llevar el 100% de la cuota a gasto. Además, está la posibilidad de hacer una depreciación acelerada, dependiendo del área y del bien.

Las principales ventajas del leasing operativo son:

1) Acondicionamiento permanente: las empresas tienen la ventaja de poder adecuarse de manera más rápida a las innovaciones tecnológicas que imponen los mercados, sin tener que destinar tiempo a vender la maquinaria antigua ni arriesgarse a la obsolescencia de sus equipos.

2) No más historial financiero: la deuda asociada a este leasing no figura en los registros de la industria financiera, lo que permite a aquellas empresas en crecimiento mantener su estatus de sujeto de crédito y poder optar a otro tipo de financiamiento, como podría ser un crédito bancario.

3) Disminución de impuestos corporativos: al considerarse la cuota del leasing como un arriendo, la empresa tiene la posibilidad de rebajar su impuesto corporativo, lo que en caso de adquirir un bien con recursos propios impediría a la compañía aprovechar dicha franquicia tributaria.

4) Reducción de costos de administración por medio de una gestión más eficiente, cuotas reducidas al no amortizar el valor residual, disponibilidad de flota permanente y su no contabilización en el balance como un pasivo, lo que mejora los indicadores financieros de deuda.

Lo que resulta más importante en este tipo de financiamiento (sea financiero u operativo) es que las empresas se den cuenta de que, a través de este mecanismo, pueden lograr el máximo desarrollo y crecimiento de su giro principal, sin tener que financiar con recursos propios la adquisición de bienes y maquinarias, lo que les permite aumentar sus volúmenes de producción y sus niveles de eficiencia, al dedicar todo su esfuerzo sólo a la producción de sus bienes o servicios, externalizando todas las áreas que no forman parte de su negocio principal, las que pueden ser asignadas a terceros especializados. 

Este modelo de negocio funciona perfecto en el sector privado, pero aún no es posible desarrollarlo a cabalidad en el sector público, ya que no se permite a un proveedor que se ha adjudicado un contrato, por medio del sistema de licitación pública, ceder sus contratos de arrendamiento de bienes a una empresa especializada en financiamiento, a fin de mantener sólo los servicios asociados a su actividad.

 

Cambios que vienen en el leasing operativo
El concepto de arrendamiento
Empresas destacan beneficios del leasing operativo
Leasing Financiero y Leasing Operativo
RELSA Chile aumenta servicios para beneficiar a sus clientes
Solución "a la medida" para las empresas
Salfa Rent ampliará flota para atender zonas mineras
"Pymes quieren trabajar con leasing operativo"
Tratamiento tributario de los Leasing de Vehículos
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios