Sábado 24 de Agosto de 2019

Tendencia/ Seguridad:
Frenos cerámicos, caros pero insuperables y eternos

Solo los llevan los autos de alta gama y, aparte de su calidad y bajo peso, pueden durar 300 mil kilómetros. Más que el propio vehículo.  

Publicado: Miércoles, 23 de Abril de 2014

René Durney C.

Pocos saben que el ya desaparecido Concorde no solo batió todos los récords de velocidad para los aviones de pasajeros, sino que además fue el primer vehículo de transporte en probar la eficiencia y eficacia de los frenos cerámicos.
Y claro, no era fácil provocar la fuerte desaceleración de un avión supersónico en la pista de aterrizaje, más allá de lo que pudiera hacer la inversión del flujo de aire de las turbinas.  Se necesitaba, además, que la aplicación de los frenos no generara temperaturas peligrosas por la posibilidad de generar llamas, o la pérdida de eficacia de los elementos que deben rozarse para producir el frenaje.
Todo eso les resbala a los frenos cerámicos.

Primero, porque las altas temperaturas son "su ambiente" natural. Para llegar a fundir un trozo de fibra de carbono y otro de carburo de silicio -los componentes de un disco cerámico- se necesitan más de 1.700 grados Celsius de temperatura.  Y mucho tiempo de trabajo. Hasta una hora por unidad. Ello explica los porqué de su alto precio y su uso casi exclusivo en automóviles de alta gama, como los Porsche Turbo S, Audi R8, Jaguar, Maseratti, BMW, Lamborghini y Ferrari, entre otros.

Pero no solo eso. Una vez fundido, un disco de freno de cerámica pesa un 50% menos que uno de acero convencional. Eso significa que, en el caso de un Porsche 911 Turbo S, cada tren de rodaje pesa hasta 16,5 kilos menos, lo que significa que el auto se ahorra 33 kilos solo por concepto de discos de freno.


Autoventilación

Un segundo elemento positivo es que al ser perforado se autoventila mejor y no pierde su eficacia al rodar sobre piso mojado. En condiciones normales, un disco de freno sometido a un trabajo constante produce una evaporación muy rápida del agua que se introduce entre el disco y la pastilla. El vapor constante forma una película entre los elementos de roce y hace perder eficacia en la frenada violenta.  Del mismo modo, los discos cerámicos no necesitan una presión mayor de las pinzas para producir el mismo efecto.

Como la temperatura no les afecta, no sufren las deformaciones que afectan al acero. Un disco convencional, al ser sometido a constantes frenadas a gran velocidad, pierde sus formas y tiende a presentar ondulaciones en su superficie de contacto.  Por ello, hay fracciones de segundo en que las pastillas no hacen contacto con el disco, lo cual alarga la distancia de frenado.

Y por último, la duración de un disco de freno cerámico puede legara durar 300.000 kilómetros, mucho más de la vida útil del propio automóvil. Es decir, un vehículo con discos cerámicos no necesitaría ni un recambio en toda su vida.


En pista

La marca alemana Porsche es una de las que más ha investigado en el desarrollo de este tipo de frenos. A su tecnología la llaman Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB). Durante las etapas de pruebas y ensayos sometían a un 911 Turbo a un ciclo de 25 frenadas consecutivas, con el auto lanzado al 90% de su velocidad máxima (286 km/h) bajando hasta los 100 km/h, a razón de una desacleración de 8 metros por segundo. Al medir la temperatura de los discos luego de la undécima frenada, esta recién llegaba a los 360 grados.    

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios