Sábado 24 de Agosto de 2019

Prueba de manejo / Ford Fusion:
El retorno de los señores

El gran sedán de Ford ofrece gran tecnología y buen comportamiento dinámico a precios moderados.  

Publicado: Miércoles, 23 de Abril de 2014

Leonardo Mellado.

Ya deberíamos saberlo, pero siempre es bueno reencontrarse con Ford y su política de ofrecer autos que parecen tener un equipamiento por encima de su precio.

Con el nuevo Fusion 2,0 Ecoboost, Ford expone un auto con buena figura, confort, tecnología y especialmente, bajo consumo sin gran sacrificio de rendimiento. El modelo llega para disputarse una parte del complicado segmento D, compuesto por sedanes relativamente grandes, que ha quedado muy mermado en los últimos años por la ofensiva de los SUV.

A pesar de eso, Ford ha sido valiente al lanzar este producto, que por presencia y prestaciones es un señor de la calle. 

Eso explica la apostura del Fusion, con formas que denotan fluidez y agilidad sin excederse en adornos. No es un auto espectacular, sin embargo; sí es amplio y se ve grande en la calle.

Al frente hay una parrilla grande, faros antiniebla y conjuntos de luces frontales muy horizontales que dan la sensación de un ceño fruncido. El capó está lleno de nervaduras que le dan carácter a su superficie, que por otro lado es extensa en longitud y anchura.

Visto de lado, el modelo luce estilizado y suave, en correspondencia a su objetivo de baja resistencia al viento. Los pilares son delgados, lo que facilita la visibilidad, aunque la superficie vidriada es más bien reducida para dar la impresión de mayor deportividad. Desde atrás, muestra sus luces LED y un maletero que se adivina enorme en capacidad.

En el interior, el Fusion es un auto con foco en el conductor. La consola es elevada y el panel de instrumentos se llevó más cerca del parabrisas para aumentar el espacio interior. Los asientos, tapizados en cuero en esta versión, son cómodos y funcionales, de forma que permiten adoptar una muy buena postura de manejo. Destacan los muy buenos apoyos costales de las butacas delanteras. Eso sí, el asiento del acompañante no se ajusta en altura, por lo que queda un poco bajo para algunas personas.

Hay una gran cantidad de materiales suaves para mejor sensación de los pasajeros, mientras que las terminaciones son excelentes. 

No se pueden pasar por alto las pantallas digitales del módulo de instrumentos y la consola central, que ofrecen un gran menú de informaciones relevantes (y otras no tanto), que divertirán al amante de la alta tecnología. 

Por supuesto, se incluye el SYNC, para la conexión con dispositivos móviles, y MyFord Touch que permite al conductor interactuar los sistemas del auto a través de controles de voz, la pantalla sensible al tacto o botones convencionales.

Las imágenes de la cámara de retroceso se muestran en la pantalla de la consola central que es una de las más claras que hemos visto e incluye guías de estacionamiento.

El Fusion es impulsado por un motor EcoBoost de 2 litros, inyección directa y turboalimentado. Viene acoplado a una caja de cambios automática SelectShift de 6 marchas con paletas en el voalante que entrega 240 HP. Para controlar esa fuerza, Ford incluyó una dirección electroasistida sensible a la velocidad, suspensión multilink y Torque Vectoring Control, que entrega mayor torque a la rueda delantera que más lo requiere para conservar el auto en la dirección correcta.

La maquinaria casi no se escucha. El motor de dos litros turboalimentado apenas hace un zumbido, lo que significa que la insonorización de la cabina es sobresaliente y permite disfrutar del buen sistema de audio en todo su alcance.

Aunque grande, el Fusion no es difícil de maniobrar, gracias a un buen radio de giro y la ayuda electrónica que ofrece para estacionar.

El motor acelera continuamente y con suficiencia, lo que da tranquilidad al adelantar otros vehículos. El control de tracción hace su tarea cuando hay superficies irregulares y las curvas las toma obedientemente y sin quejarse. La caja es estupenda: suave, rápida para ser automática y con las paletas en el volante responde al instante.

El motor turboalimentado de dos litros responde deliciosamente y la caja está siempre lista para transmitir la fuerza: en la arrancada el pique es muy bueno y la recuperación al acelerar estando en movimiento hace sonreír.

El Fusion tiene características de autos de mayor precio, sin el glamour de estos, pero con el equipo para competir.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios