Sábado 25 de Mayo de 2019

ACCESORIOS:
Aletas de tiburón para escuchar mejor

Están de moda y cumplen cinco funciones a bordo. Pero también las hay solo como adorno, a veces de dudoso gusto y con funestas consecuencias para el auto.  

Publicado: Miércoles, 23 de Julio de 2014

René Durney C.

"De la tecnología de verdad a la chulería hay un paso", dijo alguna vez un amigo español para referirse al increíble fenómeno social que causó la introducción del teléfono celular.  Como en un principio eran caros, no faltaron los presumidos que querían impresionar a los demás con un "teléfono de palo", que obviamente no funcionaba, pero que desde lejos parecía de verdad.

Algo similar ha ocurrido ahora con las antenas "aleta de tiburón" que, lejos de ser un elemento decorativo, son una innovación tecnológica introducida por algunos fabricantes de automóviles de alta gama, como BMW, que las incluye en toda la gama de sus modelos, desde la Serie 1 a la 7.

Con la clásica silueta de la aleta del aterrador escualo, este artilugio cumple cinco tareas específicas:

1. Contiene la antena para el GPS que guía la navegación satelital a bordo.

2. Lleva la antena del sistema de radio del auto.

3. Porta una antena auxiliar que amplifica la señal y la calidad de la señal del teléfono celular que esté en una cuna especial a bordo del auto.

4. Ayuda a la aerodinámica. Su forma y contorno rompe mejor el aire que una antena convencional. El aire fluye a través de ella con menores posibilidades de hacer ruidos parasitarios.

5. Aporta a la estética, especialmente en los modelos con aspecto más deportivo.

Como era de esperar, este tipo de antena pasó rápidamente a transformarse en un elemento a imitar. Desde las que son efectivamente antenas, pero solo de radio, que pueden atornillarse a la rosca original que viene en muchos autos de hoy y que no necesitan de ninguna instalación, pues aprovechan la  instalación original del modelo.

El mercado ofrece variadas opciones de precios, calidades y colores. Las hay de plástico, metales livianos y hasta de fibra de carbono, que son las más caras.  La mayoría de ellas son de origen chino y se encuentran para casi todas las marcas con precios que parten en los $10.000 las más económicas.


Lo insólito

Luego están las "de mentira", que no cumplen ninguna función y que solo sirven para aparentar. Suelen ir pegadas al techo con un simple adhesivo de lámina, que no requiere ningún tratamiento. Obviamente, el tiempo que ese pegamento pueda durar es incierto, pues debe soportar las fuertes variaciones de temperaturas por su exposición directa al sol, al frío y la humedad.  Los daños por la decoloración que pueda ocasionar en la pintura de la carrocería es uno de los riesgos que se corren con esta opción.  Sus precios parten en $4.500 y están hechas en plásticos de muy mala calidad.

Pero hay otra opción que resulta insólita. Hay usuarios que llegan al extremo de perforar el techo original para obtener un arranque de corriente para encender una ¡luz de neón!, que está en la punta de la aleta. En cuestión de gustos cualquier cosa puede esperarse. Está claro que esta opción es casi un anillo de compromiso eterno con ese auto, pues no debe ser nada fácil vender un auto que tiene perforado el techo, con los riesgos de filtración de agua y su consiguiente corrosión, solo para poner una antena que no cumple ninguna función.


Calidad de señal

Volviendo a las antenas reales, Juan Pablo Valenzuela, asesor de ventas en BMW de La Dehesa, explica que este tipo de antenas se ofrecen como repuesto original en la marca germana, pero que su rotación es muy ínfima, pues solo se daña en caso de un accidente o acción fortuita: "Es muy raro que se puedan echar a perder, salvo que hubiera un rozamiento fortuito con alguna rama de árbol o un obstáculo a muy baja altura. De igual forma, la tenemos como repuesto para toda la gama, desde la Serie 1 a la 7 y en el color original".

Al respecto, Valenzuela dice que "en el caso de BMW, nuestros autos vienen con un arranque eléctrico de fábrica para una cuna en la que se deposita el teléfono celular y que está conectada directamente a la antena aleta de tiburón. Esta pieza se vende como accesorio y tiene un espacio asignado en las consolas de todos nuestros modelos. Al poner el teléfono en esta cuna, la señal se amplifica y se logra una gran calidad de recepción, aun en lugares en donde la señal se debilita por los cerros que lo rodean. Las cunas tienen un valor de $110.000 y solo hay que especificar el tipo de teléfono del usuario para escoger el tipo de conexión.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios