Lunes 15 de Octubre de 2018

Novatos al volante / educación:
Las habilidades para conducir no se improvisan

Con las nuevas exigencias para obtener la licencia clase B, especialistas recomiendan recurrir a programas debidamente acreditados.  

Publicado: Miércoles, 20 de Agosto de 2014

Lorena Burgueño.

Conducir es una actividad de altísima complejidad, que requiere habilidades motrices y personales que se ponen a prueba cada vez que se está detrás del volante. Manejar va mucho más allá de la destreza de "mover" un vehículo. Los especialistas recomiendan adquirir esta formación de la mano de profesionales, quienes cuentan con los programas y la infraestructura para guiar el aprendizaje.

El Libro del Nuevo Conductor, elaborado por la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset), señala que para ser un buen conductor se requiere más que un aprendizaje superficial. "Muchas situaciones que pueden presentarse al conducir un vehículo deben experimentarse, discutirse y analizarse con conductores experimentados. No basta con aprender normas de memoria, sino que es necesario reflexionar sobre los diversos problemas que pueden surgir".

En nuestro país existen alrededor de 300 escuelas de conducción, con una oferta que es muy diversa. Hay cursos que parten en los $60.000. Los más completos, con todas las horas prácticas y teóricas exigidas por el Ministerio de Transportes y con acompañamiento hasta que el alumno rinde el examen de conducir, bordean los $130.000.

Jorge Bahamondes, gerente de Negocios de Automóvil Club de Chile, aclara que todas las escuelas de conducción debieran estar reguladas por el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones. "Para ello se presentan los antecedentes de infraestructura, equipamiento, autos, instalaciones y gabinetes. Los programas para obtener licencia clase B deben contar con 12 sesiones prácticas de 45 minutos cada una, y 11 horas teóricas. En total, lo que exige la autoridad son 20 horas de formación".


Las claves

Según Automóvil Club de Chile, son los jóvenes los que presentan mayores facilidades para aprender, y existe un número de personas (3%) que nunca va a poder conducir. También influye el segmento socioeconómico del alumno. "Quienes han estado habituados al automóvil les es más fácil que a quienes vienen de familias más desposeídas", comentan en la institución.

Jorge Bahamondes recomienda que los conocimientos -prácticos y teóricos- sean entregados de manera pedagógica, en un tiempo y en un determinado horario. "La persona debe ir incorporando conceptos de manera funcional. Los procesos conductivos deben ser acordes al desarrollo de cada alumno".

Y agrega que en el proceso es clave la labor del instructor. "Ellos deben contar con la acreditación SMEP (Sección de Mediciones Psicométricas) que entrega Carabineros de Chile. Un buen instructor es capaz de reconocer las habilidades que tiene el alumno y potenciarlas a través de las clases prácticas".

Poner en marcha el vehículo y estacionar son, por lo general, los ámbitos más difíciles para la mayoría de los primerizos, comenta Bahamondes. "Es por ello que se enseña en autos de doble comando, pequeños y de motorización muy baja. Y lo que recomendamos es que rindan el examen en el mismo automóvil que aprendieron. El estudiante se tiene que familiarizar casi orgánicamente con el vehículo, con la potencia, con los arranques, etc.".

Con el aumento de exigencias para obtener la licencia clase B (vigentes desde noviembre de 2013), las tasas de rechazo alcanzan al 50% de las postulaciones. Hoy, recuerda el ejecutivo de Automóvil Club de Chile, no es posible improvisar el examen teórico, por lo que se requiere que el alumno internalice conceptos. "Lo que ocurría antes es que había una bolsa de preguntas que las personas se aprendían de memoria. Actualmente, tienen que saber. Las preguntas no están disponibles y se sortean. Además, se evalúan conceptos de seguridad vial".

Según Automóvil Club de Chile, es muy importante entender que el egresado necesita mucho acompañamiento y que la tarea no termina con el curso. "El conducir conlleva un agotamiento, sobre todo en los primeros años. Se considera un verdadero conductor a quien ha manejado más de 100.000 kilómetros. Es decir, no antes de cinco años de tener una licencia".


Principales cambios del nuevo examen práctico

El 29 de noviembre 2013 entró en vigencia el nuevo examen práctico para primeras licencias clase B. Según Conaset, el antiguo examen práctico consistía solamente en un recorrido guiado, es decir, el examinador práctico indicaba la ruta. En el nuevo examen existen dos etapas con una ruta guiada por el examinador y otra libre, que realiza el postulante en forma autónoma sin recibir instrucciones por parte del examinador. Para ello, se indica un lugar de origen y uno de destino al inicio del examen. La duración y extensión de la antigua prueba no estaban definidas, ahora se establece que dura 25 minutos y tiene un recorrido de 5 kilómetros, como mínimo.

Finalmente, en el antiguo test se evaluaba un listado de maniobras predeterminado, ahora se mide la conducción en su totalidad.


Licencia especial a los 17 años

La legislación contempla la posibilidad de que a los 17 años se pueda obtener una licencia de conducir, pero con condiciones especiales. Solo pueden optar a ella quienes han realizado un curso en una escuela de conducción. El documento permite que el jóven transite junto a un adulto (como copiloto, no atrás), que posea una licencia clase B con más de cinco años de vigencia.


La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios