Martes 23 de Julio de 2019

Presentación mundial / BMW X6:
Más atlético, más elegante

La segunda generación del Sports Activity Coupé de BMW estiliza su imagen, mejora prestaciones y amplía el equipamiento para conjugar deportividad y lujo.  

Publicado: Miércoles, 22 de Octubre de 2014

Leonardo Mellado, Desde Estados Unidos
 
La nueva generación del BMW X6 se reveló en su casa natal, con la línea de producción como telón de fondo en la fábrica de Spartanburg, Carolina del Sur. El modelo ya había sido revelado en el reciente Mundial del Automóvil de París, pero ahora es el momento del estreno oficial y con manejo incluido.

El Sports Activity Coupé, como le gusta clasificar al modelo al fabricante alemán, se presenta con dos elementos en mente: refinar su aspecto y mejorar su rendimiento dinámico. La generación anterior logró un considerable éxito al vender unas 250 mil unidades en todo el mundo, de manera que la misión no es sencilla.

Y a juzgar por los resultados, la política de los ingenieros y diseñadores fue "si funciona ¿por qué cambiarlo?". Esto porque a pesar de que el vehículo emplea una nueva plataforma (que comparte con el también nuevo X5), su aspecto es básicamente el mismo: el de un gran coupé sobreelevado y robusto, con llantas de grandes dimensiones y pinta de fiero.

Se limitan, por tanto, las intervenciones estéticas a perfilar y subrayar algunos de sus trazos, especialmente en el frente. Este se asemeja mucho al del nuevo X5 e incorpora unas nuevas ópticas delanteras de ledes autoadaptables capaces de detectar el vehículo que circula en sentido contrario y corregir el haz de forma automática.

La zona del parachoques y los riñones clásicos de la parrilla BMW ahora están complementados con multitud de pliegues, abultamientos y huecos donde se encajan los neblineros, spoilers y otras cosas que le dan al frontal un estilo más barroco. Por su parte, la zaga presenta una apariencia más estrecha, con luces y portón reformulados y la ya clásica inclinación del techo a partir del pilar B para otorgarle su aire de coupé. Buen detalle que el portón pueda abrirse sin usar las manos (Smart Open).

El equipamiento de serie del nuevo X6, ampliado considerablemente en comparación con el modelo anterior, incluye faros bixenón, llantas de aleación liviana de 19 pulgadas, climatizador bizona, cámara de marcha atrás con Surround View (sistema de cámaras de 360° de cobertura), una cámara de visión frontal (de una utilidad enorme en manejo off road) y el conjunto de sistemas de seguridad Driving Assistant de BMW ConnnectedDrive.

Además, los tres asientos posteriores con respaldos abatibles 40/20/40 permiten ampliar el volumen del maletero de 580 hasta 1.525 litros (75 litros más que antes).


Y ahora al volante

En Spartanburg fue posible conducir las dos versiones iniciales con que aparecerá el modelo en el mercado en diciembre. La primera porta un motor V8 de 450 CV en 4,4 litros de desplazamiento; lan xDrive50i. La segunda, designada xDrive M50d, lleva un motor diésel de seis cilindros en línea que produce 381 CV y un torque de locomotora que llega a 740 Nm desde las 2.000 rpm. Este motor, potenciado por tres turbos de geometría variable, tiene 90 Nm más que el V8 gasolinero.

Además, existe una versión xDrive 30d, con los mismos seis cilindros, pero con solo 258 CV.

Gracias a la tecnología BMW TwinPower Turbo, a la caja de cambios de 8 marchas Steptronic incluida de serie, a la mejor aerodinámica, a la aplicación de numerosas soluciones que incluyen parachoques y tapabarros de plástico; así como capó, suspensión y otros componentes de aluminio, el consumo promedio fue reducido hasta en 22% dependiendo de la versión.

La gama se ampliará en la primavera boreal de 2015 con el BMW X6 xDrive35i (306 CV) y el X6 xDrive40d (313 CV).

Además de la clásica vuelta por carreteras y caminos de Carolina del Sur, se dispuso del modelo para probarlo en el Performance Center que la marca tiene en las inmediaciones de Spartanburg. En las pruebas de pista, eslálom, frenaje y control de estabilidad sobre piso mojado, la clave está en el sistema de tracción total permanente del modelo y en el sistema de adaptación automática del chasís.

A pesar de ser un vehículo que pesa más de dos toneladas es casi imposible que los neumáticos pierdan contacto con el piso. Incluso en frenadas extremas, la inclinación del auto es mínima. Lo mismo ocurre en la entrada en las curvas, donde la compostura puede perderse solo si se va en el modo Sport+, que desactiva los sistemas de estabilidad.

El tren trasero también juega un papel fundamental. El diferencial activo reparte el torque entre las ruedas traseras para mejorar el equilibrio longitudinal, mientras que la suspensión neumática (solo atrás en las versiones probadas) pega el neumático contra el suelo. El sistema de tracción reparte el par en proporción 60/40 entre los ejes trasero y delantero, pero puede llegar a 100/0 en caso de necesidad.

Incluso en off road el rendimiento del modelo es apreciablemente bueno. No alcanza las cotas de los modelos especialistas, pero gracias a elementos como el control de descenso y los buenos ángulos de entrada y salida, es más de lo que la mayoría esperaría.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios