Domingo 19 de Mayo de 2019

Prueba de manejo / Ford Mustang:
Al galope en el corcel

El clásico deportivo estadounidense se renueva completamente para volverse realmente global.  

Publicado: Miércoles, 22 de Octubre de 2014

Leonardo Mellado, Desde Estados Unidos

Cincuenta 50 años después del lanzamiento del primer Ford Mustang, el ícono automovilístico estadounidense ve la luz en su sexta generación. Y lo hace con la marraqueta bajo el neumático, pues por primera vez la marca se compromete en serio a distribuirlo globalmente.

Y es que para poder comercializarse a gran escala a nivel global, el Mustang tuvo que ser totalmente replanteado, de forma que pudiese pasar las pruebas de homologación de todo el mundo, en especial las europeas, bastante más exigentes en materia de seguridad que las estadounidenses.

Los cambios implicados en ello no son obvios cuando asistimos a su presentación en Los Ángeles, Estados Unidos, pero sí cuando salimos a manejarlo por las montañas californianas.

Basta mencionar que el Mustang cambió su característico eje rígido en el tren trasero por una suspensión independiente multibrazo, para percatarse de los cambios. Por supuesto, en las carreteras sinuosas se nota claramente la mayor efectividad de esta solución.

Eso sí, los ingenieros del óvalo se han cuidado de que las salidas "quemando gomas" que tanto gustan a los usuarios estadounidenses sigan estando presentes. De hecho, el Mustang cuenta con un dispositivo que facilita arrancadas de este tipo.


Sonido clásico

El Ford Mustang 2015, aparte de su nueva estructura, mejoró cosas que dieron lugar a críticas en la entrega anterior. Es decir, se amplió el habitáculo y la capacidad del maletero y se rediseñó ligeramente el panel y el cuadro de instrumentos, haciéndolo más fácil en el manejo y más atractivo, pero manteniendo el estilo típicamente Mustang, con sus relojes redondos para albergar el velocímetro y el cuentarrevoluciones.

Los materiales, por otro lado, no son especialmente lujosos. Hay polímeros de buena textura aquí y allá, pero se combinan con otros lisos y rígidos que hacen que el interior del modelo no marque una diferencia con lo que se puede encontrar en modelos más baratos de esta marca. De hecho, la calidad interior de un Fusion parece superior.

Aparte, el Mustang es generoso en las plazas delanteras, pero muy justo en las traseras. El auto crece en longitud casi cuatro centímetros, mientras que baja la altura del techo (en la versión cerrada) y de la parte posterior (tapa del maletero). Las luces de carácter con tres barras led y los intermitentes traseros que se encienden en tres fases, son los detalles lúdicos del auto y le quedan bien.

En California pudimos manejar la versión de cuatro cilindros turbo Ecoboost de 2,3 litros y 310 caballos y la V8 de cinco litros y 426 CV, apellidada tradicionalmente GT.

El motor más grande tiene un sonido más natural por tradición y rendimiento, que resulta más bonito que el murmullo ronco del cuatro cilindros (que después supimos es artificial). Sin embargo, este último propulsor se muestra capaz de mover el vehículo con agilidad y no decepcionará a los usuarios desde el punto de vista de las prestaciones. Además, el menor peso de su motor lo hace más equilibrado dinámicamente.

Sin embargo, si se dispone del dinero para pedir el GT, esta sería la decisión correcta. En primer lugar por el sonido; en segundo por las prestaciones del coche, sencillamente excelentes.

En cuanto a las suspensiones, la deportiva que probamos en el Mustang GT, aun siendo firme, mantiene un buen confort. Balancea un poco, probablemente por tratarse de la configuración estadounidense, pero sin excesos.

En cuanto al comportamiento, la dirección, los frenos (incluyendo el tacto del pedal) y las suspensiones, están perfectamente reglados. El Mustang entra en las curvas con gran precisión gracias el excelente funcionamiento del eje delantero al que complementa la nueva suspensión trasera independiente que permite al coche apoyarse firmemente para propulsarlo hacia la salida del viraje.

Con esto, los ingenieros de Ford finalmente lograron un auto bien balanceado entre comodidad y desempeño y, en este último ítem, además consiguieron un auto que no solo acelera y frena bien, sino que también dobla adecuadamente.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios