Domingo 26 de Mayo de 2019

Prueba de contacto / Porsche:
Cayenne por todo lo alto

El "auto definitivo" de la marca alemana se renueva un poco en lo estético, pero mejora sustancialmente sus motores. Además, mantiene una notable capacidad todoterreno.  

Publicado: Miércoles, 22 de Octubre de 2014

Leonardo Mellado, Desde España

Ferry Porsche comentó a finales de la década de los años noventa del pasado siglo: "Si construyéramos un modelo todo terreno según nuestros estándares de calidad, y tuviera escudo Porsche en el capó, la gente lo compraría".

No se equivocó el recordado ingeniero hoy desaparecido. En 1998 se dio luz verde al proyecto Cayenne, durante tres años fue sometido a las más duras pruebas por cuatro continentes, para ser finalmente revelado en 2002, como "el tercer Porsche". Desde entonces el modelo ha tenido tres generaciones y ahora se presenta lo que la marca señala que es una nueva generación, aunque en realidad es un refrescamiento de la anterior.

Para saber qué aporta la edición 2015 del Cayenne, viajamos a España, donde el modelo hizo su estreno mundial. En Cataluña, tanto por carreteras como en las difíciles condiciones de los cerros de la finca Les Comes, unos 50 km al norte de Barcelona.

Estéticamente, la filosofía se mantiene, de forma que los cambios no alteran fundamentalmente el aspecto del auto. El frontal es más agresivo con faros especiales con ledes, el capó tiene formas que lo relacionan más con el del 911, mientras que la parte trasera es más redondeada con nuevos grupos ópticos y salidas doble de escape en los laterales.

El interior, como pasa con la última generación de Porsche, es el más audaz de entre las marcas alemanas. Un volante con mandos integrados, panel completo con todos los mandos muy a la mano. Hay una pantalla táctil con todo tipo de información, nuevas plazas traseras con modulación tripartita, que ofrecen una capacidad notable.

Tanto las puertas como el portón trasero incluyen el sistema de cierre automático; es decir, nunca quedarán mal cerradas. La calidad es alta en materiales y terminaciones; además, no se dudó en ofrecer combinaciones llamativas en los cueros interiores, como el rojo o el delicado blanco, por ejemplo.

Como equipamiento opcional se ofrece el sistema Porsche Car Connect. Un sistema que controla el vehículo a través de smartphone o tablets vía GPS, estado de carga de batería, datos de eficiencia energética y el control de la climatización.


Más eficiencia

Las motorizaciones mejoraron en dos aspectos importantes: potencia y consumo.

El motor a gasolina de ocho cilindros de aspiración natural ya no se ofrece, pues lo sustituye un nuevo V6 de 3,6 litros y 420 CV para la versión S. Esta maquinaria le permite acelerar hasta los 100 km/h en 5,4 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 254 km/h. Todo esto además ahorrando casi un litro de combustible por cada 100 km en ciclo mixto.

También se presentó en Barcelona el V6 diésel de 3 litros, que ahora tiene 262 CV y 580 Nm, prestaciones con las que puede ir de cero a cien en 7,2 segundos. El modelo Turbo, que sirve de tope de gama, también incrementó su potencia, para llegar a 520 CV y 750 Nm que le hacen acelerar en 4,4 segundos.

También se ofrecerá una variante híbrida, la S E-Hybrid, pero no estaba disponible en la presentación.


Prueba Off Road

Porsche define al Cayenne como el vehículo definitivo, apto tanto para el día a día como para los circuitos y por supuesto el todoterreno. Claro, una vez superada la barrera sicológica que implica meter un auto de 150 mil euros al barro y las rocas, el Cayenne realmente es sorprendente. Más que eso, recomendable.

En este caso particular, atacamos la pista todoterreno en un ejemplar S, dotado de suspensión neumática. Lo primero que hay que hacer es activar el modo off-road; en este punto el diferencial central se bloquea automáticamente y la altura de la suspensión neumática toca el techo. Por defecto, el Cayenne configura la suspensión en su modo más rígido, pero en todo momento es configurable, aunque si se pone el modo confort es muy probable que los pasajeros traseros terminen mareados.

Lógicamente, al activar el modo todoterreno la relación de marchas se acorta, al estilo de las tradicionales reductoras, la respuesta del acelerador se modifica, de modo que se vuelve menos sensible. A la hora de afrontar la primera ascensión, lo primero que se piensa es que  no va a poder. Pero puede. Y sin inmutarse. Presión sobre el acelerador y para arriba.

Como todo lo que sube tiene que bajar, es en este momento cuando tenemos dos modos de afrontar el descenso, controlándolo nosotros mismos o dejando toda la responsabilidad al auto.

Como somos de delegar, cedimos los mandos al Cayenne mediante el control de descenso. Para activarlo el auto debe notar que estamos ante una pendiente negativa, unos giróscopos determinan el ángulo de la carrocería y permiten activar el modo descenso. Una vez activado ya está todo hecho, se libera el pedal del freno, con más miedo que fe, y para abajo. El programa se encarga de controlar la velocidad, pero siempre podemos alterarla nosotros mediante ligeros toques a los mandos del sistema.

El recorrido por los predios de Les Comes incluye un segmento de rally, con un camino polvoriento, pero que permite velocidades más elevadas. Aquí la clave es el modo deportivo del modelo: mantiene activos los sistemas de estabilidad, pero permite más juego y diversión sobre esta plataforma que, en todo caso, se comporta de manera predecible y equilibrada.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios