Domingo 19 de Mayo de 2019

Conducción / Tecnología
¿Cuál es la gracia de las cajas automáticas secuenciales?

Permiten la opción de usarla en el modo manual para un manejo más deportivo.  

Publicado: Miércoles, 22 de Octubre de 2014

René Durney C.

Cada vez son más los autos que vienen equipados con transmisiones automáticas secuenciales con opción de funcionamiento manual, ya sea con paletas de cambios detrás del volante o con la palanca tradicional en la consola central, que se activa al lado derecho o izquierdo (según marca y modelo).

Sin embargo, hay muchos dueños de estos automóviles que confiesan darle muy poco uso a la modalidad manual, pues descubren que no se ha inventado nada mejor que las transmisiones automáticas, que liberan de trabajo a la pierna izquierda, especialmente en el tráfico citadino con esos fastidiosos tacos de las horas punta.

Entonces, ¿para qué pagar más por algo que se usa poco o casi nunca?

Con el desarrollo y masificación de las nuevas tecnologías, una gran mayoría de los fabricantes están considerando que la modalidad automática/manual de este tipo de cajas ya es parte de los costos y la diferenciación de precios se comienza a marcar en las mayores prestaciones que tienen unas transmisiones por encima de otras (cantidad de velocidades, rapidez de los pasos de cambios, calidad de los módulos electrónicos que las controlan, etc.) y disponibilidad de paletas de cambios detrás del volante, pero no en la modalidad misma.

Por lo general, las cajas de cambios secuenciales en los autos de marcas generalistas reúnen el paso de las marchas en el modo manual en la misma palanca selectora de la transmisión automática. Es decir, en paralelo al recorrido habitual básico (P-R-N-D), existe un espacio en el que la palanca se desplaza en un recorrido que va entre los signos + y - para indicar que queremos subir o bajar una marcha. En la mayoría de las marcas, la posición de los signos sigue una lógica común, es decir, poniendo  el signo + en la parte de arriba del recorrido, y el - en el extremo inferior. No obstante, en Mazda, por ejemplo, se usan al revés (ver foto 1), por lo que para subir una marcha, la palanca debe moverse hacia abajo y para bajar, hacia arriba.

El movimiento de la palanca a la hora del cambio es apenas de una presión hacia la posición deseada. El recorrido es mínimo y la palanca vuelve siempre a un punto intermedio.

En otros modelos (Ford Focus, por ejemplo), la palanca selectora general agrega una letra S al recorrido estándar (foto 2), quedando entonces en P-R-N-D-S. En esta última posición, la caja quedará en modo manual y en el pomo de la palanca hay un botón cuadrado que actúa como una tecla y también sigue un movimiento lógico: al presionar arriba sube de marchas, y al hacerlo en la parte inferior, baja un cambio.

En las marcas de lujo, la palanca principal puede no tener ningún recorrido físico visible, casi como el de un joystic, y solo una leve presión hacia arriba o abajo subirá o reducirá cambios. Y también suelen tener una segunda opción de uso con las paletas selectoras detrás del volante, una a cada lado. Este sistema es el más cómodo y seguro, pues permite mantener siempre las manos sobre el volante.


Depende del ánimo

El ingeniero y ex piloto de carreras Alejandro Schmauck cree que las cajas secuenciales, aparte de su eficiente comportamiento en el día a día, cumplen con un rol que puede ser el más importante de todos, como es satisfacer los estados de ánimo del conductor. "La tecnología ya está probada y es cada vez mejor, por lo tanto hay que prestar atención a lo divertido y agradable que puede ser disponer de una transmisión que transforma tu auto en una máquina que responde a tus deseos. De pronto amaneces con ganas de un manejo más deportivo, con mayor interacción con el auto y para ello solo basta mover la palanca de cambios a una posición distinta para pasar uno mismo los cambios y acortar  el cambio de las marchas a tu gusto; y saber que si te distraes, o no escuchas el sonido del motor, ni miras el tacómetro, la caja igual te corregirá el error y no permitirá que las revoluciones lleguen más allá de lo previsto para subir un cambio".

Y es cierto, las cajas secuenciales de hoy son gestionadas electrónicamente, por lo tanto el corte para el paso del cambio a una velocidad mayor lo hacen en el momento preciso. Lo mismo al detener el auto, ya que se bajará sola a la primera velocidad y quedará lista para la salida, aunque el conductor no haya hecho el correspondiente rebaje de marchas.

Usada en forma correcta, con la modalidad manual se puede llegar a ahorrar un poco de gasolina, aunque no tan significativamente como era antes, cuando las cajas automáticas gastaban mucho más combustible.

Hoy, en cambio, esa característica no llega a ser relevante, pues las diferencias de rendimiento son marginales y la ecuación costo-beneficio las acerca cada vez más a la masificación. Antiguamente era impensable que un taxista optara por una transmisión automática debido a la cantidad de kilómetros que recorre en medio del denso tráfico de la ciudad, con paradas constantes y un enorme trabajo de meter y sacar embrague. Si bien es cierto el consumo y el precio de combustible se notaban en el costo diario, no puede desconocerse también que las entradas a taller de un taxi para un cambio del kit de embrague (prensa, disco, etc.) pueden arruinar cualquier presupuesto. Las reparaciones de una caja automática tampoco son baratas, pero la frecuencia de recambio es mucho menor y su duración es mayor.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios