Martes 23 de Julio de 2019

Mercado chileno / SUBARU LEGACY Y OUTBACK:
Hermanados por la vanguardia

Ambos modelos han sido completamente actualizados. Mientras el diseño es más simple y refinado,las tecnologías involucradas son más complejas y útiles. Lo más notable de estos modelos es que, siendo esencialmente iguales, son capaces de entregar una variedad de alternativas a un público más amplio.  

Publicado: Miércoles, 17 de Diciembre de 2014

Leonardo Mellado

Chile es el primer país de la región en contar con la nueva generación de los Subaru Legacy y Outback.

Los dos modelos forman una simbiosis tecnomecánica, ya que, tratándose esencialmente del mismo vehículo, apuntan a necesidades diferentes y públicos distintos.

El Legacy adopta el papel del auto de caballeros para ir cada día a la oficina elegantemente vestido de traje, con su cuerpo trivolumen perfectamente delineado; mientras que el Outback juega el rol del vehículo aguerrido y amante del aire libre, para ir de jeans con la familia a perderse por los campos y las playas.

Ambos tratan de distinguirse de la generación anterior en términos estéticos. Dejan los rasgos ampulosos un poco sobreactuados y se decantan por una estética más sencilla, a pesar de lo cual terminan siendo más refinados.

Como corresponde a todo organismo simbionte, el Legacy y el Outback comparten órganos vitales, como los motores y las transmisiones.

Los propulsores son un cuatro cilindros de 2,5 litros que produce 175 CV; o bien, un seis cilindros de 3,6 litros que proporciona 260 equinos de fuerza. ¿Hará falta señalar que ambos motores son de cilindros opuestos y que ambos modelos tienen la tracción integral Symmetrical AWD?

Suponemos que no... Son Subaru. Lo que sí es necesario subrayar es que en materia de cajas de cambios no hay opción posible. En todos los casos es una caja de variación continua (que están de moda entre los japoneses) o CVT, de las que Subaru llama Lineartronic.


Más grandes
 
También variaron las dimensiones. En el Legacy, el largo se extiende en 65 mm para llegar a los 4.795 mm, el ancho es superior en 60 mm (ahora 1.840 mm), pero la altura total es inferior en imperceptibles 5 mm (1.500 contra 1.505 mm). El Outback también pegó un estirón en algunos apartados. La longitud crece 25 mm hasta los 4.810 mm, mientras que la anchura también crece 20 mm, situándose en los 1.840 mm. Lo que no recibe cambios es la altura, que se continúa situando en los 1.605 mm.

Subaru estrena plataforma nueva con estos modelos, sobre la cual afirma que son más rígidos y con suspensiones rediseñadas para que mitigar el balanceo. Se ha hecho especial hincapié en el aislamiento del habitáculo, que ahora transmite menos las vibraciones y ruidos de rodadura, gracias, entre otras cosas, a equipar unos tacos de motor hidráulicos, paneles de insonorización de mayor grosor y otros paneles de insonorización de nueva factura.

No nos vamos a engañar, los Subaru en general nunca han destacado por la vistosidad de su habitáculo, estando siempre predominado por un ambiente sobrio. En este caso, la firma nipona ha hecho un especial esfuerzo por mejorar la calidad percibida y además la vistosidad del conjunto.

En virtud de ello hay materiales sintéticos de buena textura en el panel de instrumentos y en las puertas, mientras que las pedaleras metálicas le dan un toque de deportividad adicional al Outback y de chasconeo de happy hour al Legacy.

El volante, en tanto, contiene un arsenal de botones de toda especie, lo que permitirá al conductor no distraerse buscándolos en la consola, ya que para tales distracciones está precisamente el volante.

Otra novedad es el sistema de infoentretenimiento, cuya interfaz son unas pantallas táctiles de 6,2" o 7" según la versión. Las más grandes, ciertamente destinadas a las versiones más equipadas, incluyen navegador satelital.

Ambas gozan de una operación muy simple y con una calidad de reacción al tacto similar a la de los buenos teléfonos inteligentes. Además, y como siempre dependiendo de la versión, se ofrece un sistema de audio firmado por Harman Kardon, de comprobada calidad.

Tanto si se trata del sedán o del station wagon, los portones traseros tienen apertura automática y de detalles que mejoran la visiblidad, como un pilar A más delgado y espejos retrovisores externos anclados a las puertas en lugar de los pilares.

El campo de la seguridad está muy bien atendido. Bastaría mencionar la oferta estándar del sistema Active Torque Vectoring, especie de evolución del control electrónico de estabilidad y que lo supera por cuanto es capaz de aumentar el par disponible en una rueda para mantener la trayectoria, pero vale la pena agregar que tanto el Legacy como el Outback disponen de siete airbags y de Hill Start Assist, para iniciar la marcha en pendientes.

Eso sí, los que elijan el Outback contarán con el sistema X-Mode (no disponible en el Legacy), un sistema que es capaz de actuar sobre distintos parámetros del auto para garantizar la mejor tracción posible en las situaciones más comprometidas. La idea es que cualquier conductor pueda afrontar con éxito cualquier terreno, por húmedo, embarrado o nevado que esté, e independientemente de la destreza personal al volante.

No lo vuelve un todoterreno "profesional", digamos, pero sí es un buen complemento. Este aparato va de perillas en un vehículo que ya entrega 20 cm de despeje sobre el suelo, distancia comparable a la de vehículos especialistas.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios