Jueves 23 de Mayo de 2019

Prueba de contacto / Ferrari California:
Con un segundo basta

Eso tarda en responder el motor a la orden del acelerador. Y eso tarda el conductor en enamorarse perdidamente de un auto como este. Lo manejamos en Nueva York.  

Publicado: Miércoles, 21 de Enero de 2015

René Durney C., Desde Estados Unidos.

Cuesta pasar inadvertido cuando se conduce un Ferrari. Me refiero al auto, porque aunque el color negro sea poco llamativo y en las fotos se pierdan los detalles, los bordes y hasta los brillos, si debajo de la pintura hay un Ferrari, siempre será visto.

Y si no lo ven, lo sienten. Y no es estridencia, porque el sonido de un Ferrari no aturde, es apenas el ronquido de un motor V8, pero con apellido italiano.

En este caso, el de un ocho cilindros del nuevo Ferrari California T, que manejamos en un pequeño circuito callejero y de carretera, en una distancia de 60 kilómetros entre la sede de Ferrari, que está en el 250 de la Sylvan Ave., en Nueva Jersey, hasta cruzar el límite interestatal con Nueva York por la autopista, con una pasada por el Ross Dock Picnic Area, a orillas del río Hudson, para una sesión de fotos. 

El nuevo Ferrari California T tiene modificaciones con respecto a su versión anterior. De partida, el motor está ubicado ahora en un punto más bajo (-40 mm), por lo que su centro de gravedad está aún más bajo, lo que mejora su estabilidad y agarre al piso. Todos los componentes mecánicos mayores están emplazados entre los dos ejes, con lo que el reparto de pesos se ajusta a la tradición de los Ferrari, que se reparten 47% adelante y 53% atrás.

El motor cuenta con dos turbos de alta eficiencia que aceleran la inyección y salida del aire en los cilindros, lo que se ha traducido en que la respuesta entre que se pisa el acelerador y el motor aumenta sus revoluciones es de apenas un segundo.

Es decir, en el California no se produce nunca ese retardo de respuesta que suelen sufrir los motores auxiliados por un turbo, en que el conductor percibe una "segunda aceleración", como si una mano invisible empujara el auto unos segundos después de haber apretado el acelerador. Aquí, en cambio, la respuesta es inmediata. Ello permite mantener también la entrega de torque en todo el tiempo de la exigencia ordenada por el conductor, con bajos momentos de inercia.

El nuevo motor V8 de 3.855 cc es capaz de erogar 560 caballos de potencia, lo que en términos reales significa que entrega 145 caballos por cada litro de cilindrada.   

Dispone de un sofisticado sistema variable de lubricación, que distribuye correctamente el aceite a altas o bajas presiones, reduciendo en un 30% la energía hidráulica necesaria para el funcionamiento de la bomba.

Pero lo más revolucionario de este nuevo motor es el Variable Boost Management, un sistema integrado al computador de abordo que ajusta la entrega de torque necesaria de acuerdo al engranaje en que se encuentra la transmisión.

Mirar el camino desde atrás del volante de un Ferrari es una experiencia intensa, sin embargo todo el control del auto es sumamente fácil. Puede elegirse circular con la transmisión automática o la manual. El sistema es inteligente, pues la selección se hace en forma deducible. Esto quiere decir que si el conductor no activa las paletas de los cambios de marchas ubicadas detrás del volante, el sistema asume que quieres manejar con la caja automática. Al momento de poner en marcha el motor, se debe mantener el pie en el freno, dar contacto y oprimir el botón de partida alojado en el volante. La respuesta inmediata es el rugido del V8 comentado al principio. Luego, al soltar el freno se engrana automáticamente la primera marcha y el auto está listo para salir a devorar los kilómetros.

La dirección es sumamente suave y copia hasta el menor gesto del conductor, pero se va poniendo más rígida a medida que el auto adquiere velocidad. Todo lo demás es casi obvio: dobla, frena, acelera y suena como un Ferrari. Y a bordo, el equipamiento es full.

Pareciera que los números claves del Ferrari California T se expresan en segundos. Demora 3,6 segundos en ir de 0 a 100 km/h y 11,2 en alcanzar los 200 km/h.

El techo rígido, que está guardado en el maletero, demora 14 segundos en transformar el convertible en un coupé que te protege de la lluvia, del frío y del viento. Aunque si hay sol y baja temperatura, se puede ir con el techo guardado, los vidrios cerrados y la calefacción prendida y no pasa nada.

Y la respuesta del motor a la orden del acelerador demora un segundo. Y menos de un segundo se demora uno de enamorarse para siempre de un Ferrari.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios