Sábado 24 de Agosto de 2019

Prueba de manejo / Jeep Renegade:
Ambición de estrella

Aún no se lanza en Chile, pero el más pequeño de la gama parece tener lo necesario para convertirse en un éxito de ventas.  

Publicado: Miércoles, 20 de Mayo de 2015

Leonardo Mellado, desde Brasil.

La fusión del Grupo Chrysler y Fiat -que ha dado lugar a la formación de FCA- tiene entre sus primeros frutos el nacimiento del Jeep Renegade, el primer SUV compacto de la marca estadounidense, que ya se fabrica en Brasil.

Por eso viajamos hasta esas tierras a manejar lo que pretende ser un gol en materia de ventas considerando su posicionamiento como modelo inicial de la gama de esta marca.

En efecto, el Renegade es el primer Jeep concebido como un producto global bajo el paraguas de Fiat Chrysler Automobiles (FCA). Aprovechando la inauguración de la nueva planta Jeep de Goiana, en el noreste brasileño, nos dedicamos a recorrer playas a bordo de la variante de tracción 4x2, equipada con motorización gasolinera de 1,8 litros de las denominadas E.torQ. Se trata de un motor de origen Fiat, que entrega 130 CV en sociedad con una caja manual de 5 marchas; o bien, con una automática de 9 velocidades.

Por fuera, el Renegade deja en claro que se trata de un Jeep. Su diseño está inspirado en el Wrangler, el modelo ícono de la marca, pero pensado para el uso diario en la ciudad. Los faros redondos, las siete barras en la parrilla y el formato cuadrado lo diferencian de la estética que adoptan la mayoría de los SUV en la actualidad.


Toques globales

El diseño del modelo, especialmente por su envergadura vertical, el uso extensivo de plásticos oscuros y la forma de los faros traseros, producen dos impresiones iniciales claras: la primera es que es un auto mucho más "fashion" que los Patriot o Compass, por ejemplo, y la segunda, que por causa del logro de la primera, se aleja del espíritu inicial de Jeep. Es un Jeep hecho al gusto de los europeos, lo que deriva obviamente de las influencias de Fiat y de su interés en volver a Jeep una marca global.

Por dentro, nos llamó la atención la buena calidad general de materiales y terminaciones. Materiales con inyectados suaves en todo el panel, encastres bien cuidados y sensación de calidad general colocan al Renegade en buen pie para competir en el segmento de los SUV compactos, ya bastante denso en modelos.

Dinámicamente, el Renegade también marca un buen estándar, ya que incluye un esquema de suspensión trasera independiente (tipo multibrazo) en las versiones 4x4.

Esto se traduce en un confort de marcha superior y al mismo tiempo, en un mejor desempeño en curvas. Las versiones de tracción delantera, sin embargo, tienen un eje rígido atrás.

La combinación entre motor y caja de cambios, sin embargo, no permite desempeños demasiado ágiles, incluso con la caja automática. Cuando se va con la manual, además, el régimen de funcionamiento del motor en la quinta marcha llega a las 3 mil vueltas a 100 km/h, lo que revela un motor que va intranquilo a velocidad de crucero.

Otro de los puntos destacados del Renegade es la tecnología aplicada al confort y la seguridad. Por ejemplo, ofrece de serie control electrónico de estabilidad, control de tracción, control electrónico antivuelco, control de estabilidad específico para tráiler, freno de mano eléctrico, control de descenso, asistente de partida en pendiente, asistencia en frenada de emergencia y frenos de disco en las cuatro ruedas.

A todo esto agrega, también de serie, cinco apoyacabezas, cinco cinturones inerciales de tres puntos, anclajes Isofix y luces antinieblas delanteras y traseras.

A su vez, en materia de opcionales, el Renegade Sport puede dotarse de hasta siete airbags (incluyendo de rodilla para el conductor) y sistema de monitoreo de presión de neumáticos. Si en cambio se consideran las versiones más equipadas (Longitude y Trailhawk), el Renegade ofrece también (como opcionales) detector de punto ciego y faros de xenón.

Siempre de serie y ahora en materia de confort, la versión Sport incorpora dirección eléctrica, sistema de audio con 6 parlantes, USB y bluetooth; pack eléctrico completo, volante regulable en altura y profundidad, butaca del conductor ajustable en altura, asiento trasero rebatible 60/40, computadora de a bordo, control de velocidad crucero con limitador y sensor de estacionamiento trasero, entre lo más destacado.

Opcionalmente, los agregados de confort contemplan sistema multimedia con pantalla táctil de 5 pulgadas, con navegador incluido y sistema de órdenes por voz; cámara de estacionamiento trasera y dos opciones de techo: uno doble panorámico con la parte delantera retráctil, denominado "Command View", y otro inédito removible, llamado My Sky.

Por su parte, las versiones Longitude y Trailhawk contemplan (como opcionales) tapizados de cuero, sistema de estacionamiento asistido, ingreso sin llave y arranque por botón, sistema de audio premium, y butaca del conductor con regulaciones eléctricas, incluyendo ajuste lumbar eléctrico.

Aquí, el Renegade eleva la vara sobre lo que el cliente puede encontrar, ya sea de serie u opcionalmente, en los SUV que hoy integran el segmento compacto en nuestra región, lo que al final determinará su éxito en mercados tan competitivos como el nuestro.


 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios