Miércoles 18 de Septiembre de 2019

Prueba de manejo / Volkswagen Golf GTI:
Peligro de adicción

Con sus 220 caballos y una puesta a punto que roza la perfección, es un auto del que nadie quiere bajarse.  

Publicado: Miércoles, 20 de Mayo de 2015

Leonardo Mellado

El VW Golf no es un auto cualquiera, tiene sus incondicionales y sus detractores, pero que se lo toma muchas veces como referencia en el segmento es un hecho y las siglas GTI siguen siendo una de las más veneradas en el mundo de los motores.

Dicho eso, digamos que la generación VII del Golf tiene en esta versión deportiva lo que cualquiera podría llamar "un fierrazo". El principal argumento de este vehículo es su motor de 2 litros que se apoya en un turbo para entregar 220 caballos de potencia y un poderoso torque de 350 Nm disponible desde las 1.600 rpm.

Son buenas matemáticas, por supuesto, suficientes para producir un montón de adrenalina, aunque no al nivel de los grandes súper deportivos del Olimpo automovilístico, dada su velocidad tope declarada de 240 km/h, pero sí bastante para un auto que puede llevar a diario a toda la familia.

El GTI es bravo y tiene casta, desde su profundo y ronco bramido que emite cada vez que se toca el acelerador, hasta su pinta que con solo unos ajustes exteriores se reconoce como un vehículo diferente al Golf. Hay unas franjitas rojas en el perímetro, los isotipos GTI en los costados, llantas ad hoc y pinzas de freno coloreadas. También tiene una parrilla tipo panal, luces de aspecto más deportivo, focos traseros con ledes, spoiler trasero y un doble escape.

En el interior cuenta con una pantalla táctil multifunción de 5,8 pulgadas y detalles cromados en los instrumentos del cuadro de mandos, los difusores del aire, el conmutador giratorio de luces y alzavidrios en otros numerosos lugares. Además, respecto del Gof normal, cambia el tablero, que es más deportivo, el volante, la palanca de cambios y la tapicería, que es de cuero con costuras rojas.

Las levas detrás del volante son fáciles de usar, derecha para ir hacia arriba en marchas e izquierda para bajar, y están a la distancia adecuada para hacer los cambios incluso cuando hay que darle un giro generoso al volante.

Desde la arrancada se siente el poder del motor y su torque entra con contundencia, como cañón. Las relaciones son cortas y se llega muy rápido y suave a la quinta velocidad gracias a la caja DSG de 6 velocidades. Esta pieza será una delicia para sus propietarios.

Luego está la dirección, dotada de una precisión quirúrgica y muy directa, que permite que el auto vaya con mucha exactitud donde el conductor quiere. Si a ello se suma el ajuste de la suspensión, que es más bien recio y con un eje trasero aparentemente más sólido, se tiene que la conducción de este auto está en el borde de la perfección y que el chasís completo sea la definición de la misma.


Alegre y contagioso

Las ayudas como el control de tracción y el de estabilidad, hacen que, a pesar de la velocidad, la sensación de seguridad sea muy alta. Y si el conductor llega a pecar de un exceso de entusiasmo en un mal momento, siempre están los frenos para contener cualquier desorden en la cabalgata.

De hecho, el conductor tiene que contener la mente y el espíritu a pesar de que el rumor del escape es altamente adictivo y su comportamiento dinámico es tan alegre que se vuelve contagioso y se empieza a pedir cada vez más. Luego, al bajarse, lo advertimos, hay un alto riesgo de síndrome de abstinencia.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios