Martes 23 de Julio de 2019

 
Las luces LED llegaron para quedarse

Iluminan más, producen menos calor y gastan menos energía, pero todavía no se masifican, por lo que al momento de reemplazarlas todavía resultan caras.  

Publicado: Miércoles, 17 de Junio de 2015

René Durney.

Primero comenzaron a verse como equipo de norma en algunos modelos de alta gama, especialmente en las ópticas traseras y en la tercera luz de frenos.

Las luces LED llamaron rápidamente la atención porque iluminaban bastante más y cuando estaban instaladas en la parte alta de la lunera trasera, el efecto era más vistoso, porque se podía ver a través del espejo retrovisor que el habitáculo se iluminaba de color rojo al pisar el pedal del freno.

Pero de pronto aparecieron en los frontales de varios modelos, algunas veces como parte de las ópticas delanteras, ya sea como luces de posición o de circulación diurna.

Hoy se han ido sumando a autos de menor valor, aportando su mejor luminosidad y un efecto estético atractivo.

Las luces LED, que en inglés significa "light, emitting diode" (diodo que emite luz), es una tecnología que comenzó hace años y que se ha usado en varios sistemas de comunicaciones y en aparatos electrónicos, como los controles remotos de los televisores.

En un comienzo, las luces solo eran rojas; después se aumentó el espectro y se logró un gran abanico de colores hasta llegar a la descomposición de la luz azul, que permitió obtener una luz blanca de gran intensidad.

Allí comenzó la utilización de los "ledes" (palabra castellanizada y aceptada por la RAE para el plural del acrónimo inglés LED) como una gran opción de iluminación en la industria y el comercio.

Se trata de una tecnología que reduce notoriamente los costos, que no genera calor y que gasta un 92% menos que una lámpara incandescente y un 30% menos que una fluorescente común y corriente. Y que puede durar hasta ¡veinte años!

Por ello, el salto a la industria del automóvil no podía tardar demasiado.

Ya están aquí, "y vienen para quedarse", dice Germán Rogers, de Derco, representante de Renault en Chile: "Por su eficiencia, su aplicación estética, iluminación de alta intensidad, bajo consumo, baja generación de temperatura y alta durabilidad, las luces LED se quedarán para siempre. Pueden durar toda la vida útil de un vehículo, si este no tienen choques con daños mayores".

Pero el tema es ¿cuánto nos costará reemplazarlas cuando ocurra un golpe inesperado, especialmente esos que acontecen cuando los conductores descuidados estacionan y su parámetro es "el golpe avisa?".

En un foco común y corriente, el daño podía no ser tan relevante a la hora de reemplazar ya sea la ampolleta o el foco completo de un señalizador de viraje. Pero hoy, en algunos modelos, las luces LED de un señalizador de viraje están dentro del foco principal, por lo que en caso de daño por un choque menor, la gracia puede costar muchísimo dinero.

En promedio, un foco mayor, que contiene las dos luces principales (cortas y largas), más un señalizador de viraje, puede llegara a costar entre 300 y hasta 400 mil pesos. Y ni hablar de aquellos modelos de alta gama, en los que el valor puede acercarse al millón de pesos.

En el caso de la marca francesa, tanto en sus modelos producidos en Europa (Clio RS, Capture, Megane III) o en Corea (Koleos y Fluence), por nombrar algunos, las luces LED comenzaron a instalarse fuera de los focos principales, como una forma de reducir los costos en caso de reemplazos por daños.

Al respecto, Germán Rogers cuenta que "a modo referencial podemos estimar un precio cercano a los $80.000 por cada uno de ellos, tema que varía según el modelo, versión, tamaño y ubicación. De todas formas, dada la alta duración de su vida útil, es muy improbable que el dueño de un Renault tenga que cambiarla alguna vez, salvo un daño por choque".

En el comercio de los accesorios automotrices ya se están vendiendo ampolletas de ledes para reemplazar las halógenas de los faros mayores (altas y bajas), pero hay que tener mucho cuidado con su instalación, ya que si no están diseñadas dentro del equipo e instalación eléctrica original del automóvil, se corre un serio riesgo de averías de alto costo.

Mientras no se masifique completamente el uso de esta tecnología y se logre separarla de los focos mayores, se torna imprescindible invertir en un seguro con un deducible que sea fácil de pagar mensualmente. A la hora de un siniestro, por leve que sea, valdrá la pena.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios