Martes 21 de Mayo de 2019

Prueba de manejo / Ford F-150:
Imponente eficiencia

Esta nueva camioneta suma una carrocería de bajo peso a su ya eficiente motor EcoBoost de 3,5 litros.  

Publicado: Miércoles, 21 de Octubre de 2015

Leonardo Mellado

Van quedando atrás las épocas en que las camionetas estadounidenses de tamaño completo debían tener como corazón un enorme V8.

En tiempos en que los estándares de emisiones y consumo de combustible son más exigentes y cada vez hay más conciencia ambiental, una extensa cantidad de fabricantes está migrando a plantas de poder más pequeñas, sin perder los niveles requeridos de potencia y torque. Así contribuyen a mejorar la autonomía y a contaminar menos. Estas aplicaciones son conocidas como downsizing.

En el caso de Ford, esta tendencia adquiere el nombre de EcoBoost, una gama de motores avanzados de bajo consumo y bajas emisiones.

En cuanto a la maniobrabilidad, naturalmente es un tema en el ámbito citadino. No porque no quepa en los estacionamientos de centros comerciales, pues de hecho cabe, aunque puede impedir que alguien se estacione al lado y que sobre no menos de un metro de camioneta hacia delante o hacia atrás. El mayor problema es su amplio diámetro de giro que exige maniobrar intensamente y con cuidado a la hora de estacionar en espacios estrechos.
 

Equipamiento
 
En este escenario, los sensores de proximidad no solo son bienvenidos, sino que son imprescindibles.

En este sentido, la disponibilidad de cámaras perimetrales y el sistema de estacionamiento autónomo agregan cualidades que aseguran que no se llevará algún obstáculo por delante en esos pequeños estacionamientos de nuestras ciudades.

La F-150 Platinum es también una camioneta elegante. De entrada se hace evidente que la atención al detalle es importante tanto en los materiales y colores empleados, como en aspectos más relevantes como la posición de manejo, que es cercana a lo óptimo.

Entre lo más destacable está la sólida sensación que transmiten las terminaciones. Lucen refinadas y la diversidad de texturas subrayan la percepción de calidad.

En general, el abundante espacio interior está bien aprovechado, y eso no solo se nota en que cinco pasajeros pueden viajar sin problema alguno así tengan una estatura superior a lo usual, sino que Ford dispuso de varios lugares para guardar objetos. En cuanto a equipamiento, es muy destacable el computador de viaje, que incluye en esta versión navegador GPS y una presentación de datos de oscilación lateral y longitudinal, para los que gusten de los recorridos fuera de caminos. Por supuesto, el sistema de conectividad de periféricos de comunicaciones y entretenimiento está presente y es de gran utilidad.

Otro detalle práctico son los peldaños retráctiles para facilitar el acceso. Se extiende con solo abrir las puertas y se retrae al cerrarlas, de manera que no entorpece el ángulo ventral de la camioneta cuando haya que salvar obstáculos verticales. Y como detalle menos práctico está el gran peso del portalón trasero, que si bien se abre con facilidad, hay que soportarlo si no se quiere dejar simplemente caer.
 

Motor Ecoboost
 
En el caso de la F-150, la versión Platinum, cúspide en materia de equipamiento en la oferta en Chile, un V6 de 3,5 litros de la serie EcoBoost se presenta como alternativa al V8 de 5 litros, sin que por ello exista merma alguna en la potencia.

Mejor aún, resulta que el motor significativamente más pequeño es casi tan potente como el tragón V8 y supera por asombrosos 83 caballos al de 3,5 litros aspirado que se ofrece en las versiones de entrada.

Tras manejarla por carreteras y áreas urbanas es posible afirmar que la F-150 EcoBoost podría ser una de las pickups más rápidas del mercado, así esté lejos de tener el propulsor más grande.

El V6 de inyección directa con 3,5 litros entrega una potencia de 365 caballos a 5.000 revoluciones por minuto y un torque máximo de 569 Nm a 2.500 vueltas (también es la de mayor torque de la gama), cifras de las que son responsables dos turbocargadores en paralelo que permiten una aceleración asombrosa para un vehículo de este tamaño y masa. No obstante, de todos modos es una aceleración dulce, libre de las brutalidades que cabe esperar de la sobrealimentación.

No hay una franja de empuje claramente perceptible, aunque lo mejor del motor está después de la zona óptima del torque, que por cierto está muy abajo en el tacómetro, por lo cual las seis marchas de la transmisión son más que suficientes para aprovechar tan buenas prestaciones.

El nivel de aceleración que es capaz de lograr es algo que se debe aprovechar para adelantar con tranquilidad. La inclusión de aluminio en su carrocería hace que esta camioneta sea significativamente más liviana que la de la generación previa, pero su aplomo es similar.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios