Sábado 25 de Septiembre de 2021

Edificaciones sismorresistentes:
Hacia una ingeniería y construcción de clase mundial

Afirman los expertos que los últimos terremotos producidos en nuestro país han demostrado la calidad y cumplimiento del diseño y la normativa chilena. Sin embargo, señalan, quedan aún varios desafíos por resolver, especialmente en ordenamiento urbano.  

Publicado: Martes, 27 de Octubre de 2015

"El terremoto de septiembre de 2015 fue un terremoto severo; sin embargo, el daño causado por la vibración producida por el sismo no fue generalizado. Esto nuevamente no es suerte, sino el resultado de una acción de diseño y de normativas que está siendo y debe mantenerse en práctica", afirma Rubén Boroschek, miembro de la Asociación de Ingenieros Civiles Estructurales (AICE).

Dice que la "secuencia de terremotos que hemos tenido en los últimos cinco años ha permitido una rápida evaluación de cómo estamos diseñando, construyendo y manteniendo la infraestructura en una parte importante del territorio nacional. Y ello nos permite sacar varias conclusiones".

Una de ellas, afirma, es que la edificación de viviendas de hasta cuatro pisos, cuando presenta mano de ingeniero y cumplimiento normativo, en general no presenta daño o estos son leves. "Esto también se cumple en los edificios de mediana altura, hasta 15 pisos. Lo anterior es gracias a la buena coordinación entre el diseño sismorresistente que realiza el ingeniero estructural, apegado a la normativa, a la revisión obligatoria por pares calificados, la calidad de los materiales y el proceso constructivo y el bajo nivel de modificación que realizan los ocupantes".

Los daños que han ocurrido, explica, "se han concentrado en viviendas que no presentaban diseño sismorresistente, o en aquellas que se realizaron modificaciones o ampliaciones no supervisadas. En particular se ha demostrado que viviendas de adobe tradicional (con techos pesados) y mampostería sin refuerzo o de piedra sin refuerzo tienen un pésimo comportamiento".


Desafío urbano

A su vez, señala, "es interesante observar que el daño que ocurrió en la edificación de mediana altura en el terremoto del 2010 no se ha presentado en los nuevos edificios si estos incorporaron las normas vigentes y recomendaciones. Es decir, el esfuerzo que desarrolló la comunidad profesional en identificar el daño en el 2010 las nuevas normas y decretos supremos generados está dando muy buenos resultados".

Indica que los problemas principales siguen siendo de desarrollo urbano. "La falta de divulgación de los estudios de amenazas por aluviones, maremotos y zonas de derrumbe han generado una aparente amnesia de fenómenos recurrentes en nuestro territorio. Los municipios han cedido ante el desarrollo riesgoso y los mismos propietarios contribuyen a esta situación muchas veces siendo los mismos que después reclaman atención y generan las pérdidas. No queda más que obligar a los propietarios en zonas de riesgo a tener una cobertura con seguros y no esperar el apoyo de la comunidad cuando el fenómeno ocurre. No es razonable que el Estado esté obligado permanentemente a apoyar y rescatar a las personas que se ubican conscientemente en zonas de riesgo", sostiene el experto.

Y añade: "Si salimos de los temas del maremoto, los daños se han concentrado en edificaciones débiles que no cumplen la normativa vigente. Esto es una deficiencia nacional, ya que no obliga a una reevaluación de la infraestructura en forma periódica o cuando se realizan cambios normativos importantes. El tema acá es que se ha detectado infraestructura peligrosa y los propietarios no tienen la obligación de modificar esa condición".

A su vez, señala, un aspecto en el reciente terremoto ha sido el daño en las carreteras por derrumbes. "Esta situación es de difícil solución. Sin embargo, podemos aprovechar esta oportunidad que los sitios se están interviniendo y modificación de la zona de riesgo cuando sea posible".


Ciudades resilientes

Por su parte, Rodolfo Saragoni, presidente Conferencia Mundial 16WCEE y socio de Achisina, afirma que el principal desafío que presenta la ingeniería y construcción sismorresistente chilena corresponde a uno mundial de la ingeniería sísmica, que es lograr ciudades -incluyendo edificios e infraestructura- resilientes. Esto es, que ellas queden inmediatamente operables después del terremoto.

Esta situación, dice, "se puede apreciar en el reciente terremoto del 16 de septiembre de Illapel, el que pese a su gran magnitud (M=8.4), las ciudades afectadas quedaron prácticamente operables, salvo los daños producidos por el tsunami.  Este resultado de resiliencia sísmica produjo gran impacto internacional por el logro de la ingeniería sísmica chilena a través de sus normas".

Afirma que  "el terremoto causó impacto mundial por el resultado resiliente de las ciudades a través de la práctica de la ingeniería sísmica chilena para terremotos de gran magnitud. También impactó mundialmente la alerta de evacuación de tsunami a través de celulares y su ubicación mediante GPS, que permitió la evacuación de 1.000.000 de personas".

Pero agrega que, en este sentido, "tenemos el desafío de mejorar el comportamiento de las estructuras en áreas inundables de tsunami que cubre la reciente norma chilena NCh 3363 "Diseño estructural - Edificaciones en áreas de riesgo de inundación por tsunami o seiche", pues "este terremoto demostró que tenemos grandes problemas con el manejo territorial de las áreas inundables de tsunami".

Y agrega que para lograr edificios resilientes para terremotos de magnitud superior al reciente terremoto de Ovalle, se requerirá mayor investigación sobre el diseño estructural, el comportamiento del suelo y las características de los terremotos chilenos.


ENCUENTRO DE CLASE MUNDIAL

En enero de 2017, se realizará en Chile la 16th World Conference on Earthquake Engineering, que será organizada por Achisina.

Señalan sus gestores que nuestro país tendrá así la oportunidad de organizar el evento más importante de la ingeniería sísmica a nivel mundial y posicionar a nuestras instituciones y profesionales como líderes en materias de sismología e ingeniería sísmica.

Se esperan cerca de 4.000 profesionales provenientes de los 5 continentes.

La información de la conferencia se encuentra y actualiza periódicamente en www.16wcee.com.

Hacia una ingeniería y construcción de clase mundial
Diseño estructural chileno se orienta hacia daños cada vez más controlados y leves
Grandes proyectos en madera comienzan a ser una realidad en Chile
Chile en la vanguardia del diseño y construcción sísmica
Aisladores sísmicos de Vulco aumentan su precencia en Chile y Perú
Chile y Japón capacitarán a 2.000 profesionales para la reducción de riesgo de desastre
Con la creación de nueva empresa, Sirve S.A. ha reafirmado su liderazgo en protección sísmica
Lanzan nuevo manual de ondas superficiales
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios