Domingo 19 de Mayo de 2019

Prueba de manejo / Kia Sportage:
Varios peldaños más arriba

Esta nueva generación del SUV coreano exhibe mejoras notables en diseño y calidad de terminaciones.  

Publicado: Miércoles, 16 de Marzo de 2016

Leonardo Mellado

Exteriormente, el diseño del Kia Sportage cumple con un perfil continuista respecto del anterior modelo, en un movimiento comprensible para no romper lo que ya funcionaba.

Aún así estamos hablando de un modelo totalmente nuevo, construido sobre una nueva plataforma que crece ligeramente en longitud y en distancia entre ejes, generando un habitáculo todavía más amplio que su antecesor, que nunca fue considerado escaso.

 Una vez en el interior, todo es nuevo. Cuenta con una consola central completamente diferente en su distribución de espacios y mandos, aunque en las variantes que llegan a Chile la consola central ofrece una pantallita táctil de 4,2", que queda bien lejos de las de 7 u 8" que se ofrecen en otros mercados.

La ergonomía del puesto de conducción es muy buena, con un puesto de manejo que no obliga a ir tan alto y permite adoptar una postura más natural respecto al volante.

Las plazas delanteras son cómodas, con multitud de reglajes incluyendo un buen apoyo lumbar, pero carecen de la sujección lateral suficiente para practicar una conducción decidida.

El resto de plazas resultan amplias y cómodas, y el Sportage vuelve a destacar por su gran amplitud interior, tanto en habitáculo como en maletero y muy especialmente en las plazas traseras.

En términos de calidad de materiales y terminaciones, este nuevo Sportage postula a ser líder en su segmento. Los tapizados resultan agradables a la vista y al tacto, mientras que el aro del volante está recubierto con cuero, tiene un diámetro pequeño y con la parte inferior recta en el nivel GT Line que fue objeto de esta prueba.

Una vez en marcha, el modelo está bien aislado del ruido exterior, tanto del viento como de la rodadura, a pesar de calzar unos neumáticos más que respetables 245/45.

En la variante diésel probada, sin embargo, el ruido del motor se las arregla para colarse en el habitáculo a partir de cierto régimen, pero el problema de las vibraciones está muy bien resuelto.

De cualquier forma, este motor, un 2,0 CRDi de 182 HP es atractivo y recomendable. Va asociado a un sistema de tracción en las cuatro ruedas con una caja de cambios automática de 6 marchas. 

Además, el comportamiento del Sportage está notablemente mejorado, en parte porque la plataforma parece más afinada y en parte porque el agrado de conducción es muy superior al que ofrecía la tercera generación.

Para empezar, es un auto bastante cómodo, con un buen compromiso entre un escaso balanceo en curva y una buena capacidad de filtrar irregularidades. La suspensión tiende a ser firme, pero eso es casi inevitable en un vehículo de esta altura si no se quiere perder el control en curva, escenario donde se muestra muy tenaz.

El tacto de la dirección es muy ligero; con ella resulta muy sencillo maniobrar en detención o manotear en marcha. No es especialmente directa, pero sí acorde con las pretensiones familiares del coche.

Otra característica mejorada es su capacidad para circular recto.

Con el anterior Sportage la dirección era más imprecisa y obligaba a realizar correcciones para mantener la pista en carretera, mientras que ahora esta operación resulta relajada y natural y el auto va por donde tiene que ir con el volante casi inmóvil.

 

La renovación del 3008
El león ataca el mercado de los SUV
"No vamos a perder el liderazgo"
El guerrero urbano de Nissan
"Introduciremos la Plataforma Global de Subaru"
¿Cuándo serán todos los autos como estos?
Total actualiza su aplicación Asesor Lub para el parque automotor chileno 2016
Mayo cierra al alza en el mercado automotor chileno
Ford es el vehículo oficial de la "Copa América Centenario"
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios