Viernes 21 de Enero de 2022

Análisis:
Nuevos regímenes tributarios

El 1 de enero de 2017 entran en vigencia dos nuevos regímenes de tributación -el sistema de renta atribuida y el sistema semi-integrado-. A continuación, un completo análisis de sus diferencias y reglas comunes para que los contribuyentes puedan optar por uno o el otro, o aceptar el régimen que por defecto la ley les establezca.  

Publicado: Miércoles, 24 de Agosto de 2016

 La Reforma Tributaria estableció, en reemplazo del sistema del FUT, dos nuevos regímenes de tributación -el sistema de renta atribuida y el sistema semi-integrado-, que entran en vigencia el 1 de enero de 2017. Los contribuyentes tienen distintas alternativas: optar por uno de los dos regímenes, si es que cumplen con los requisitos, o aceptar el régimen que por defecto la ley les establezca.

Las empresas  que pueden elegir el sistema de renta atribuida o el sistema semi-integrado son los empresarios individuales, las empresas individuales de responsabilidad limitada, las sociedades de personas, establecimiento permanentes de empresas extranjeras en Chile, las comunidades y las sociedades por acciones (SpA), siempre que estén conformadas exclusivamente por personas naturales con domicilio o residencia en Chile y/o por contribuyentes sin domicilio ni residencia en Chile. Si estas empresas no eligen ningún sistema antes del 1 de enero de 2017, la ley les establece por defecto el régimen de renta atribuida, salvo en el caso de las sociedades por acciones.

Las sociedades anónimas (abiertas o cerradas), las sociedades en comandita por acciones y, en general, cualquier sociedad que tenga uno o más socios personas jurídicas domiciliadas o residentes en Chile, estarán acogidas al régimen semi-integrado.

Diferencias 

En el caso de la renta atribuida, los dueños de las empresas deberán tributar en el mismo ejercicio por la totalidad de las rentas que la empresa genere, independiente de las utilidades que retiren. Las empresas que se acojan al sistema de renta atribuida deben pagar Impuesto de Primera Categoría con tasa de 25%, sobre la renta líquida imponible que determinen en el ejercicio. Por su parte, en el mismo ejercicio, los dueños de la empresa domiciliados o residentes en Chile deberán pagar, sobre la misma base imponible que se afectó con Impuesto de Primera Categoría, el Impuesto Global Complementario, con una tasa progresiva entre el 0% y el 35%, por las rentas que la empresa les atribuya. En el caso de las personas con domicilio o residencia en el exterior, se debe pagar el Impuesto Adicional cuya tasa es de 35%. En ambos casos, los dueños de la empresa podrán imputar como crédito contra el Impuesto Global Complementario o Impuesto Adicional la totalidad del Impuesto de Primera Categoría pagado por las rentas que les atribuyen.

La atribución de rentas se puede realizar según la forma en que los dueños hayan acordado repartir las utilidades, o en la misma proporción en que hayan suscrito y pagado o enterado efectivamente el capital de la empresa. Si solo alguno de los dueños han pagado a la sociedad la parte del capital al que se han obligado, la atribución de rentas se efectuará solo respecto de aquellos que hayan suscrito o pagado todo o una parte de su aporte, en la proporción que hayan efectivamente pagado o enterado el capital. Si solamente han suscrito capital, la atribución se hará según la suscripción efectuada. Para que la atribución se realice de la forma en que los dueños de la empresa hayan acordado repartir utilidades, el acuerdo debe constar expresamente en el contrato social o en los estatutos de la sociedad, y en el caso de comunidades, en una escritura pública que se otorgue al efecto. Además, el acuerdo debe ser informado al SII.

En el sistema semi-integrado, los dueños de las empresas deben tributar sobre la base de los retiros efectivos de utilidades o de los dividendos que perciban desde las empresas.

Las empresas acogidas a este régimen deben pagar Impuesto de Primera Categoría con tasa de 25,5% durante el año comercial 2017 y con tasa de 27% a partir del año comercial 2018. Los dueños de la empresa que sean personas naturales con domicilio o residencia en Chile deberán pagar el Impuesto Global Complementario con una tasa progresiva que va entre el 0% y el 35%, por los retiros de utilidades o distribuciones de dividendos que perciban en el ejercicio. En el caso que los dueños sean personas con domicilio o residencia en el exterior, se debe pagar Impuesto Adicional, con tasa de 35%.

Los dueños de la empresa podrán imputar como crédito contra el Impuesto Global Complementario o Adicional, un 65% del Impuesto de Primera Categoría pagado por la empresa. Sin embargo, los contribuyentes de Impuesto Adicional que sean residentes de países con los cuales Chile tiene vigente un convenio para evitar la doble tributación, el crédito que podrán imputar será el 100% del Impuesto de Primera Categoría. Adicionalmente, se otorga el total del crédito a residentes de países con los cuales Chile haya suscrito un convenio de doble tributación al 1 de enero de 2017, incluso si a esa fecha el convenio todavía no está vigente. Esta posibilidad rige hasta el 31 de diciembre de 2019.

Reglas comunes

Los contribuyentes de ambos regímenes deben permanecer al menos cinco años comerciales consecutivos en el sistema que eligieron. Aun cuando no haya transcurrido el plazo señalado, el contribuyente podrá cambiarse al régimen simplificado del artículo 14 ter o al régimen de renta presunta, en la medida que cumpla con los requisitos para acogerse a cada uno de estos.

En ambos regímenes, los contribuyentes tendrán un incentivo para mantener las utilidades invertidas dentro de la empresa. Este incentivo consiste en que aquellos contribuyentes que cuenten con un promedio anual de ingresos de su giro, que no superen las 100 mil UF en los últimos tres años comerciales, pueden optar por efectuar una deducción de su renta líquida imponible gravada con Impuesto de Primera Categoría un monto equivalente de hasta el 50% de la renta líquida imponible que se mantengan invertida en la empresa, con un tope de 4 mil UF y siempre que los ingresos provenientes de ciertas inversiones del contribuyente (acciones, derechos sociales, cuotas de fondos mutuos o de inversión, instrumentos de renta fija) no excedan del 20% del total de sus ingresos del ejercicio.

 

La asesoría es fundamental para enfrentar los cambios Tributarios
"La adopción de la Reforma Tributaria la hacen en la práctica los contadores"
Información y herramientas: Proceso de selección de los regímenes
Nuevos regímenes tributarios
Pasar agosto con los impuestos
Una nueva forma de entender los impuestos
Servicios de alta especialización en las áreas legal y tributaria para empresas y personas
Reforma Tributaria: Tesorería, cambios y efectos en el juicio de cobro y deudas de impuestos
Directorios de empresas enfrentan nuevos desafíos por cambios regulatorios
Portada
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios