Jueves 21 de Junio de 2018

Opinión:
Necesidades generan nuevas tecnologías en diseño y construcción de naves de acero
El terremoto del 27 de febrero de 2010 nos recordó que las naves industriales hechas de acero son los edificios más adecuados para la realidad de nuestro país.  

Publicado: Viernes, 28 de Diciembre de 2012
Por José Luis Villagrán Moore, product manager de Copromet S.A.

La industria necesita en la actualidad nuevas soluciones para sus edificios, las que se pueden resumir en: grandes plantas libres con una menor cantidad de pilares interiores, superficies de edificación cada vez más extensas, mayores alturas libres para disponer de productos y procesos, una arquitectura de calidad a modo de afianzar la imagen corporativa de las empresas e instituciones, y una alta seguridad estructural, en especial ante eventos sísmicos.

Esto representa un gran desafío para los diseñadores, quienes deben resolver estas nuevas necesidades sin olvidar el factor económico, ya que éste siempre es importante al momento de decidir una inversión.

La aparición de una normativa exigente para la protección contra el fuego presentó un gran desafío para las estructuras de acero, puesto que para poder cumplir con el rating de duración exigido en la ordenanza, se hizo necesario proteger las estructuras con pintura intumescente u otros medios, lo que elevó los costos de estas soluciones.

Esto representó una gran oportunidad para la aparición de una industria de construcción de galpones y naves basadas en estructuras de hormigón armado prefabricado.

El sismo del 27 de febrero de 2010 nos recordó que las naves hechas de acero son los edificios más adecuados para Chile, ya que presentaron un comportamiento óptimo.

La industria nacional, construida sobre la base de edificios de acero, tuvo mínimas paralizaciones como consecuencia del sismo en cuestión, lo que ha sido muy valorado.

La industria que fabrica productos estructurales de acero y la ingeniería local se abocaron a resolver el desafío de hacer otra vez competitiva las soluciones estructurales en este material, a costos competitivos. De esta forma, para cada desafío planteado se encontró una solución:

Para alcanzar grandes plantas libres, con luces sobre 30 m y para modulaciones sobre 18 m, se desarrollaron pilares tubulares muy esbeltos y resistentes, vigas y columnas hechas con elementos celulares fabricadas a partir de vigas laminadas en caliente de alta resistencia. Las costaneras conformadas en frío están dando paso al uso de viguetas conocidas como Joist, fabricadas en ángulos laminados en caliente de mayor espesor, pero muy livianas.

Tanto los productos tubulares como las vigas celulares, minimizaron la superficie de acero a cubrir, presentando con esto grandes ahorros en pintura intumescente para estos elementos estructurales.

El uso de paneles de cubiertas aisladas, con grandes atiesados y más largas que las planchas de techo comunes han permitido, además, emplear distancias mayores entre las viguetas que sostienen estos elementos.

Las mayores luces y modulaciones conseguidas a costos menores que los sistemas tradicionales trajeron un beneficio económico adicional que han sido un factor decisivo para que las soluciones de acero pudieran recuperar su competitividad. Esto es grandes ahorros en fundaciones, al conseguir distanciar los marcos desde los 6 m tradicionales, hasta valores actuales sobre 18 m y potencialmente hasta 26 m.

Por ejemplo, en una nave modulada a 24 m se emplean 2 marcos como estructura primaria, frente a 5 marcos que se emplean cuando se modula a 6 m. Esto es un 60% de ahorro en el número de marcos y, por consiguiente, un ahorro similar en el número de fundaciones. También se obtiene un valor proporcional de ahorro en el montaje y un ahorro muy importante en protección contra el fuego al disminuir la estructura primaria a proteger.

Conseguir mayores luces, con elementos de acero de mayor espesor, pero obteniendo todo esto con estructuras más livianas que las soluciones tradicionales, fue un triunfo de la ingeniería y la industria local.

En forma directa también se mejoraron enormemente las soluciones arquitectónicas, las que se beneficiaron de las enormes plantas libres posibles de conseguir ahora con estos nuevos desarrollos, los techos curvos posibles de conseguir principalmente con las vigas celulares, el mejor aprovechamiento de la luz al emplear estructuras de techo muy esbeltas y livianas.

En el futuro, esta tendencia se mantendrá, ya que es la única forma de dar respuesta a un país que crece, se desarrolla y se vuelve cada vez más exigente y competitivo.

La tecnología de diseño y construcción de galpones y naves actuales y todas las soluciones que aparezcan en el futuro seguirán el mismo norte: obtener soluciones cada vez mejores y simultáneamente más baratas.

Por esto, se puede afirmar una vez más que el acero es el material del futuro.


 

¿Cuál es la mejor estrategia en mantenimiento?
Necesidades generan nuevas tecnologías en diseño y construcción de naves de acero
Winches con certificación y garantía
Crece importación de acero desde China
Soluciones de calidad probada
Lanzan nuevo manual de vigas celulares
Organizan ferias de mantenimiento industrial
Pionera en policarbonatos
Calidad e innovación en acero para bodegas industriales
Arquitectura corporativa seduce a los edificios industriales
Desarrollo de las naves industriales en Chile
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios