Domingo 16 de Diciembre de 2018

Opinión: 
Desarrollo de las naves industriales en Chile


Publicado: Viernes, 28 de Diciembre de 2012
Por Alberto Maccioni Q., ingeniero civil, BMing Ingeniería Estructural.

Las naves industriales utilizadas en Chile para un sinnúmero de funciones, ya sea en procesos propiamente tales o bodegaje, han sufrido en los últimos 20 años una metamorfosis profunda, tanto desde el punto de vista arquitectónico como estructural. Con el boom de la industria frutícola de finales de la década de los 80, el clásico "galpón" de acero con planchas de cubierta y laterales galvanizadas se sustituyó por llamativos y elegantes edificios, revestidos con paneles de colores, en que se jugaba con los planos de fachadas y existían formas y ritmos en sus volúmenes, lo que cambió para siempre la construcción industrial en Chile.

Este cambio arquitectónico que se produjo en un período de tiempo extremadamente corto, ha tenido su símil desde el punto de vista estructural, tanto en los materiales como sistemas de estructuración, con un proceso un tanto más lento, pero permanente. Recordemos que hace 20 años las naves de acero se estructuraban con marcos enrejados modulados a 6 metros, los que apoyaban costaneras de sección canal conformadas en frío.

Posteriormente, y desde hace unos 10 años, se comenzó a utilizar masivamente los marcos con secciones cajón cerradas, a modo de dar mayor esbeltez a los edificios, y evitar la acumulación de polvo en secciones enrejadas. Las costaneras pasaron a ser secciones zeta que podían ser continuas, y obtener hasta 10 metros de separación entre marcos. Este cambio significó reducir el peso de los edificios y, al mismo tiempo, minimizar el plazo de montaje de la estructura, obteniéndose un producto más económico y de mayor calidad.

La aparición de la obligatoriedad de protección ignifuga para estructuras de acero motivó, en la actualidad, la búsqueda de soluciones que permitieran reducir el alto costo que representa. En esta dirección, se ha demostrado que es necesario disminuir las superficies de pintura contra fuego y aumentar los espesores de las piezas, sin aumentar el peso por metro cuadrado de los edificios. Esto que parece contradictorio resultó ser perfectamente posible, ya que se puede lograr lo anterior colocando menos cantidad de elementos, lo que redunda en secciones de mayor espesor, lográndose aumentar espesores y disminuir superficie a proteger.

Sin embargo, a modo de no aumentar el peso del edificio, es necesario utilizar piezas en vigas y columnas que sean altamente resistentes y con poco peso, lo que ha significado la utilización masiva de vigas laminadas celulares, que son vigas expandidas optimizadas, con acero de alta resistencia. Éstas presentan, además, la característica única de permitir curvas reales con mucha facilidad y economía, lo que abre nuevos campos a las formas arquitectónicas de cubiertas.

La solución óptima, entonces, es separar más los marcos resistentes (aumentar la modulación), llegándose hoy a distancias de hasta 22 metros entre éstos, lo que reduce en forma importante los tiempos de montaje estructural, disminuye el peso por metro cuadrado de la estructura, evita el alto costo unitario de la protección ignifuga, y reduce en el orden de un 40% el volumen de hormigón de fundaciones. Es decir, se obtiene un edificio más económico en lo global.

La forma estructural de las naves de acero en la actualidad, que ha sido obligada por la búsqueda de soluciones cada vez más económicas, significa adicionalmente un tremendo beneficio para los inversionistas que obtienen edificios de mayores luces libres a menor costo. De las antiguas naves de acero con plantas interiores de 20x6 metros, es decir 120 m2, se ha llegado hoy en día a superficies libres de 30x20 metros que corresponde a 600 m2, aumentándose en 5 veces su valor, con igual peso por metro cuadrado estructural, pero menor costo final de estructura.

En este proceso continuo de superación, en que se ha aplicado principios de innovación y muchas horas de estudios, con el empuje de la industria nacional que ha colocado productos que permiten materializar las nuevas naves industriales, como es el caso de perfiles celulares, ha resultado beneficiado el propio país, que cuenta cada vez más con una infraestructura de mayor calidad, seguridad y economía.


 

 

¿Cuál es la mejor estrategia en mantenimiento?
Necesidades generan nuevas tecnologías en diseño y construcción de naves de acero
Winches con certificación y garantía
Crece importación de acero desde China
Soluciones de calidad probada
Lanzan nuevo manual de vigas celulares
Organizan ferias de mantenimiento industrial
Pionera en policarbonatos
Calidad e innovación en acero para bodegas industriales
Arquitectura corporativa seduce a los edificios industriales
Desarrollo de las naves industriales en Chile
Publicidad | Hacemos esto… | Preguntas frecuentes | Cóntactate con nosotros |
 
© El Mercurio S.A.P.
Términos y Condiciones de Los Servicios